Lily Goodman ayer posó para la prensa (Foto: Alfonso Quiñones)

SD. La cantante cristiana Lily Goodman, dueña de una voz poderosa, prístina y brillante, defendió ayer en rueda de prensa, en la Sala Ravelo del Teatro Nacional, ser dominicana y haberse formado aquí, e incluso haber iniciado aquí su carrera, a pesar de que está radicada hace 12 años en Estados Unidos, donde vive con su esposo que es norteamericano y sus hijos. “Me sorprendo escuchar esto; no sabía que algunos no me consideraban, ¿o no sabían que era de acá, o cómo? !No comprendo!”.

“Mi carrera inició y explotó acá… Todos los éxitos que he logrado los inicié aquí… Si alguien no me considera de acá, no sabe en que mundo está. Creo que estoy bien posicionada acá”, manifestó.

La reconocida artista expresó sentirse contenta porque esta es su tercera nominación a Premios Soberano, en cuya gala de esta noche tendrá una participación especial. “Va a ser una participación muy especial, durante el programa y va a ser un momento muy conmovedor que yo voy a disfrutar muchísimo”.

Reconoció que “con el único artista dominicano con quien siempre he soñado hacer un dueto es con Juan Luis Guerra. Admiro no solo su talento, sino también su disciplina. Y se ve muy humilde también. Y sería la persona con quien más me gustaría trabajar”.

A una pregunta de Notaclave.com explicó: “Yo creo que el don lo da Dios, la gracia la da Dios, ya sea para los que cantamos música cristiana o religiosa, como para los que no. Habiendo dicho esto, no he sido muy influenciada por música secular. Te los puedo contar muy así… muy poquitos. Admiro como dijo a Juan Luis Guerra, admiro mucho…, me cuesta pensar, a Celine Dion, no es mi voz favorita con toda honestidad, pero lo que admiro de ella es su disciplina, admiro mucho que es una mujer muy honesta, muy abierta, y con una moral intachable. Pero no hay muchos”.

Confesó que está comenzando a componer lo que será una nueva producción. “Es una propuesta más congregacional pudiera decir, pero sin perder la esencia de la música y de las canciones vivenciales por la que la gente conoce a Lily”.

La cantante cristiana reconoció que no está muy compenetrada con la música urbana: “No sé si es buena o es mala. Solo escucho lo que me dicen, los mensajes negativos que se escuchan en la música urbana. Pienso que los que hacemos música cristiana, tenemos el compromiso de contrarrestar todo lo que -no solo porque somos diferentes o la religiosidad- sino porque la sociedad necesita mensajes positivos, necesita mensajes menos sexistas, que no impulsen tanto a la sexualidad, a la inmoralidad. Tenemos que pensar en la niñez. Siempre que escucho que esa música casi ha reemplazado al merengue, me entristece pensar eso”.

Esperamos tu comentario