Joseph Ligon, el hombre que estaba preso desde 1953 (Fuente externa)

«Estoy mirando los edificios. Todo esto es nuevo para mí», dijo a su salida de prisión un Joseph Ligon, que más parece un animalito asustado que un preso que ha pasado 68 años en la cárcel. Considerado el preso que más tiempo llevaba en prisión desde joven en Estados Unidos, Ligon fue puesto en libertad el pasado jueves a sus 83 años y finalmente abandonó el centro penitenciario Phoenix en el condado de Montgomery, Pensilvania, que ha sido su casa desde hace décadas.

Ligon entró a la cárcel en 1953, cuando ingresó en el penal a los 15 años. Ese año tomó posesión la reina Isabel II de Inglaterra; juró a su cargo de presidente de los Estados Unidos Dwight Eisenhower bajo cuyo mandato hubo un festín de detonaciones como prueba de bombas atómicas; Francis Crick y James Dewey Watson descubren la estructura helicoidal de la molécula de ADN; y en Moscú falleció Iosif Stalin dando lugar a Nikita Jrushov como nuevo secretario general del Partido Comunista de la URSS -un país que ya no existe-, mientras en París se estrenó la obra de Samuel Beckett Esperando a Godot. Ese año Winston Churchill ganó el Premio Nobel de Literatura por sus discursos y escritos y fallecieron el dramaturgo y premio Nobel estadounidense Eugene O’Neill, el cantante y actor mexicano Jorge Negrete

Ese año que Ligon entró a la cárcel con 15 años de edad nacieron la actual vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kischner, el ex presidente español José María Aznar, el cantante y compositor norteamericano Michael Bolton, el actor británico Pierce Brosnan, el actual presidente de México Andrés Mauel López Obrador y el actor norteamericano John Malkovic.

Joseph Ligon fue condenado a cadena perpetua por su participación en robos y asaltos armados que se saldaron con dos víctimas mortales y seis heridos por arma blanca. El hombre admitió haber participado en el crimen junto con un grupo de adolescentes borrachos, pero negó haber matado a ninguna de las víctimas mortales.

No se puede dudar que de su historia se haga una película. Los cazadores de historias ya deben andar detrás de su abogado.

Ligon pudo finalmente salir de prisiòn porque en 2017 se moderó la sentencia, reduciendo a 35 años el tiempo mínimo que tenía que cumplir, después de que la Corte Suprema de EE.UU. dictaminara que las cadenas perpetuas automáticas para niños son una crueldad. El fallo permitió a muchos reclusos pedir la libertad condicional, pero Ligon no se apresuró a hacerlo porque esta medida suponía seguir siendo vigilado por las autoridades después de salir de prisión.

«Me gusta ser libre», explicó Ligon a The Philadelphia Inquirer. «Con la libertad condicional, tienes que ver a los supervisores de vez en cuando. No puedes salir de la ciudad sin el permiso de los funcionarios de la libertad condicional. Eso es parte de la libertad para mí».

Ligon se negó a pedir la libertad condicional y continuó luchando por su libertad completa junto con el abogado Bradley Bridge, que lo representaba desde 2006. Desde el fallo de 2017, Bridge pasó tres años más tratando de conseguir que liberaran a su cliente teniendo en cuenta los años ya cumplidos de la condena, y finalmente lo ha logrado.

En noviembre de 2020, la jueza del Distrito Este de Pensilvania Anita B. Brody ordenó que Ligon fuera sentenciado de nuevo o puesto en libertad en un plazo de 90 días.

El plazo expiró este pasado 11 de febrero, y Ligon salió al fin de la cárcel. Libre. Lamentó que su madre, su padre y su hermano no estuviesen ahí para verlo libre. Ninguno de ellos está en este mundo.

Y ahora, ¿qué va a ser de Joseph Ligon?

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here