La variante Delta (Fuente externa)

Ha sido la muy seria revista científica Science la que ahora ha llamado la atención acerca de la variante Delta del coronavirus, que cuando apareció por primera vez en diciembre de 2020, en el estado indio de Maharashtra, no parecía tan importante. Pero cuando llegó a Nueva Delhi unos meses después, su impacto fue devastador, con casi 30.000 casos reportados diariamente a finales de abril. «De repente … es dominante y barre completamente a Alpha», que hasta entonces era más frecuente en la ciudad, dijo a la revista Anurag Agrawal, director del Instituto de Genómica y Biología Integrativa en Nueva Delhi.

El caso de la India, por la cantidad de personas que habitan en ese país, y las condiciones de salubridad tan escasas, es sumamente importante para comprender la situación en que nos encontramos actualmente. De hecho, según afirma Agrawal, Nueva Delhi parecía poco probable que sufriera un gran brote nuevo porque muchos de sus residentes ya habían sido infectados o vacunados. Pero esas protecciones parecían ralentizar apenas a Delta, que es más transmisible y puede evadir la inmunidad, dice: «Pasó de un muro de 10 pies alrededor de la ciudad a un muro de 2 pies por el que simplemente se podía caminar».

Desde Nueva Delhi, la variante se ha extendido rápidamente y ahora parece que va a arrasar el mundo en lo que podría ser una nueva ola devastadora.

Una ilustración de las distintas variantes conocidas (Fuente externa)

Los datos más recientes según Science, dicen que en el Reino Unido, Delta ya representa más del 90% de todas las infecciones; ha vuelto a aumentar el número de casos de COVID-19 después de una caída dramática y llevó al gobierno la semana pasada a posponer la etapa final de su plan de reapertura. Un resurgimiento impulsado por Delta en Lisboa llevó al gobierno portugués a promulgar una prohibición de viaje de 3 días entre la ciudad y el resto del país. La variante puede representar el 90% de todos los casos de COVID-19 en la Unión Europea a fines de agosto, advirtió hoy Andrea Ammon, directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. “Es muy probable que la variante Delta circule ampliamente durante el verano, particularmente entre las personas más jóvenes que no son el objetivo de la vacunación”, dijo. “Esto podría causar un riesgo de que las personas más vulnerables se infecten y experimenten enfermedades graves y muerte si no están completamente vacunados ”.

Delta también parece estar causando aumentos repentinos en Rusia, Indonesia y muchos otros países. En los Estados Unidos, donde ahora se estima que su prevalencia es de al menos el 14%, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades declararon a Delta una «variante de preocupación» el 15 de junio.

Las investigaciones en modo máxima urgencia

El aumento de casos a nivel mundial ha desencadenado un frenesí de investigación para comprender por qué Delta parece propagarse mucho más rápido que las otras tres variantes importantes, si es más peligroso de otras maneras y cómo su patrón único de mutaciones, que causa cambios sutiles en su proteínas, pueden causar estragos.

La llegada de la variante Delta habla también de algo que podría parecer desalentador y es el potencial del SARS-CoV-2 para evolucionar y adaptarse en los meses y años venideros. Por el momento, Delta es una amenaza especial para los países más pobres con poco o ningún acceso a las vacunas, dice Soumya Swaminathan, asesor científico en jefe de la Organización Mundial de la Salud. «Mi preocupación inmediata es lo que sucederá cuando Delta se introduzca en África», y sentencia: «Podría terminar con brotes explosivos».

La misma reacción podría ocurrir en nuestro país vecino, Haití. Exactamente igual, toda vez que en Haití no hay noticias de vacunación, e incluso los propios haitianos que conviven en República Dominicano han manifestado en noticieros televisivos de la empresa SIN, recientemente, que antes de vacunarse prefieren regresar a su país.

Una investigación de Public Health England subraya la capacidad de Delta para propagarse. En comparación con Alpha, que apareció en el Reino Unido en 2020, «está obteniendo estimaciones de 50% o 100% más de transmisión», dice Adam Kucharski, modelador de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero Kucharski dice que la protección reducida de las vacunas también puede influir. Los datos de Inglaterra y Escocia indican que las vacunas Pfizer-BioNTech y AstraZeneca ofrecen una protección ligeramente menor contra las infecciones sintomáticas de la nueva variante, que la variante Alpha. Las personas que han recibido una sola inyección, como muchos residentes del Reino Unido, son especialmente vulnerables. Aunque, especifica, dos dosis de cualquiera de las vacunas todavía ofrecen el mismo alto nivel de protección contra la hospitalización de Delta. No está claro qué tan bien las muchas otras vacunas actualmente en uso en todo el mundo protegen contra ella, y hay pocos datos sobre la protección resultante de una combate de COVID-19.

Manioba evasiva: el dominio N-terminal de la proteína de Spike (izquierda) incluye un «supersite» donde los poderosos anticuerpos se cierran al virus (medio). Las mutaciones allí (derecha) pueden evitar que sean vinculantes.

Los dos efectos, mayor transmisibilidad y evasión inmune, son difíciles de desenredar, pero «Yo diría que la variante Delta ha sido impulsada por su transmisibilidad, no por su capacidad para escapar de la inmunidad», establece Jeremy Farrar, quien dirige Wellcome Trust, una fundación benéfica centrada en la investigación de la salud con sede en Londres, establecida desde 1936 con el legado del magnate farmacéutico Henry Wellcome para financiar la investigación para mejorar la salud humana y animal.

«Si Alpha realmente es aproximadamente un 50% más transmisible que la cepa de tipo salvaje, y Delta es un 50% más transmisible de nuevo que Alpha, estamos hablando de un virus que es más del doble de transmisible que la cepa inicial», agrega Aris Katzourakis. virólogo evolutivo de la Universidad de Oxford. Eso significaría que es probable que los países y las poblaciones con bajas tasas de vacunación experimenten grandes brotes nuevos. De hecho, si la propagación más rápida «se debe completamente a los fundamentos del virus, esa es una noticia catastrófica para el resto del mundo», aportó por su parte Adam Kucharski, según la publicación.

Además de esto, es más probable que Delta obligue al internamiento de más personas no vacunadas en el hospital, que la variante Alpha. Los primeros datos del Reino Unido sugieren que el riesgo de hospitalización puede ser el doble. Juntas, estas características podrían causar grandes problemas en África, agregó Swaminathan desde la OMS. “Allí no habrá suficiente oxígeno, no habrá suficientes camas de hospital. Y ya sabemos que los resultados para las personas hospitalizadas en África son peores que en otros países ”, dice. «Así que esto realmente podría conducir a una mayor mortalidad, incluso entre las personas más jóvenes».

 

Esta foto publicada en El Caribe el 6 de mayo de este año, muestra la llegada de turistas extranjeros a Punta Cana sin mascarillas, ellos pueden traer la variante Delta (Foto: cortesía El Caribe)
Personas que entran diariamente de Haití, donde no hay vacunación, ni medidas, podrían hacer llegar Delta muy rápido a República Dominicana (Fuente externa)

 

Las mutaciones pueden frustrar los anticuerpos

Dice Science que los científicos apenas están comenzando a investigar qué es lo que hace que Delta sea tan peligrosa. Se están concentrando en un conjunto de nueve mutaciones en el gen que codifica el pico, la proteína que tachona la superficie del virus y le permite invadir las células humanas. Una mutación importante, llamada P681R, cambia un aminoácido en un punto directamente al lado del sitio de escisión de la furina, donde una enzima humana corta la proteína, un paso clave que permite que el virus invada las células humanas.

En la variante Alpha, una mutación en ese sitio hizo que la escisión fuera más eficiente; una preimpresión publicada a finales de mayo mostró que el cambio diferente de Delta hace que la división de la furina sea aún más fácil. Los investigadores sugieren que esto podría hacer que el virus sea más transmisible.

Sin embargo, los investigadores japoneses que crearon pseudovirus que llevan la mutación no han encontrado que confiera una mayor infectividad en el laboratorio, y en India, otras variantes de coronavirus que incluyen la misma mutación han tenido mucho menos éxito que Delta, dice el virólogo evolutivo Andrew Rambaut de la Universidad de Edimburgo. «Por lo tanto, debe ser una interacción con algo más en el genoma».

Otras mutaciones en Delta podrían ayudarlo a frustrar la inmunidad. Algunos alteran el dominio N-terminal (NTD) del pico, que sobresale de la superficie de la proteína. Un artículo reciente de Cell identificó un punto en el NTD como un “super-sitio”, indefectiblemente dirigido por anticuerpos neutralizantes “ultrapotentes” de pacientes recuperados. Las mutaciones únicas de Delta eliminan los aminoácidos en las posiciones 156 y 157 en el supersitio y cambian el aminoácido 158 de arginina a glicina; este último elimina un punto de contacto directo para la unión de anticuerpos, dice David Ostrov, biólogo estructural de la Universidad de Florida. «Creemos que la mutación 157/158 es una de las mutaciones distintivas en Delta que le ha dado este fenotipo más de evasión inmune», coincide Trevor Bedford, biólogo computacional del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, según la revista Science.

Otra mutación en el superitio NTD también puede ayudar a rechazar los anticuerpos. Y los científicos deberían comenzar a examinar el papel de los cambios en otras proteínas variantes de Delta, opina Nevan Krogan, biólogo molecular de la Universidad de California en San Francisco. “¡Hay tantas cosas que no sabemos sobre estas variantes en todos los niveles! ¡Estamos tan a oscuras!», se lamenta.

Delta tiene varias mutaciones en la proteína nucleocápsida, por ejemplo, que tiene muchas funciones, «como una proteína Swiss Army Knife», compara el virólogo David Bauer del Instituto Francis Crick.

Lo lamentable es que los experimentos para aportar claridad a estos asuntos llevarán meses… Y costarían muchas vidas mientras tanto. De ahí la importancia de reforzar las medidas e impedir que esta variante que probablemente ya esté en Haití, pase a República Dominicana. Las fronteras deberían cerrarse. Así mismo, el turismo. Pero, probablemente nada de eso se haga.

Personas haitianas entrando a la desbandada a República Dominicana y sin ningún tipo de mascarillas, ni distanciamientos (Fuente externa)
Vista del puente fronterizo, latente agolpada sin distanciamiento ni medidas sanitarias (Fuente externa)

 

Acelerar las vacunaciones

Algo sumamente importante que sí ha hecho el gobierno dominicano es acelerar las vacunaciones. Se ha hablado incluso de la posibilidad de una tercera dosis de vacunas, si es que la ciencia lo recomienda. Para ello se están adquiriendo más cantidad de vacunas.

Mientras tanto, los científicos están de acuerdo en que se necesitan acciones urgentes para detener la propagación de la nueva variante. “Las preocupaciones sobre Delta deberían impulsarnos a intensificar realmente los esfuerzos de vacunación y aumentar las vacunas a los lugares donde Delta está avanzando”, alerta la viróloga Angela Rasmussen de la Universidad de Saskatchewan.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha instado a los estadounidenses a vacunarse por completo para protegerse de Delta. Ammon pidió este miércoles 23 de junio a los países europeos que aceleren los planes para vacunar completamente a las poblaciones vulnerables. Mientras tanto, dijo, se deben mantener las restricciones para evitar que la nueva variante se propague y cause otro aumento en los casos, hospitalizaciones y muertes.

Los países con poco acceso a la vacuna deben recurrir nuevamente a intervenciones como el distanciamiento físico y las máscaras, advirtió Angela Rasmussen. Y en Europa, Ammon pidió a los países que hicieran ambas cosas: mantener las restricciones vigentes mientras presionan para vacunar completamente a las poblaciones vulnerables.

El objetivo no es solo salvar vidas inmediatamente, sino también darle al virus menos espacio para evolucionar más.

El éxito de Delta ha demostrado que los científicos no pueden identificar nuevas variantes peligrosas a tiempo para detener su propagación, expresó Emma Hodcroft, viróloga de la Universidad de Basilea, a pesar de un esfuerzo global sin precedentes para rastrear su evolución en tiempo real. Y sería peligroso asumir que el SARS-CoV-2 no puede funcionar mucho mejor, según Katzourakis. «Todo lo que ha sucedido al menos dos veces en la evolución es parte de un patrón», advierte. «No me sorprendería mucho si viéramos cambios equivalentes durante los próximos dos años».

Esa alerta es en la que hay que enfocarse para hacerla imposible. La pandemia se vence entre todos. El peso ahora parece estar sobre los hombros de los jóvenes. Su vacunación y la responsabilidad sobre las medidas sanitarias, evitando aglomeraciones, pueden ser la llave para salir pronto de esta pandemia.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here