La nave antes de despegar (Foto cortesía de EFE)

La nave reutilizable CST-100 Starliner de Boeing que despegó el viernes desde Cabo Cañaveral (Florida) en un primer vuelo de prueba sin tripulación no pudo colocarse en la órbita correcta debido a problemas técnicos y por tanto al errar su curso, no llegará a la Estación Espacial Internacional (EEI) en esta misión.

Jim Bridenstine, administrador de la NASA, ha dicho en una conferencia de prensa que se ha descartado intentar que la nave llegue a la EEI, el objetivo de la misión junto con un regreso seguro a la Tierra. «La nave está en una órbita segura y ahora se trata de trabajar para que en unos dos días pueda salir de ahí y aterrizar en White Sands, en el desierto de Nuevo México».

En una conferencia de prensa en el Centro Kennedy de Cabo Cañaveral, directivos de la NASA, Boeing y United Launch Alliance y los astronautas que viajarán en un eventual primer vuelo tripulado de Starliner se han esforzado en transmitir optimismo.

Si bien el lanzamiento fue exitoso, las cosas no salieron bien después del lanzamiento.

La nave había despegado a las 06:36 hora local (11.36 GMT) de Cabo Cañaveral a bordo de un cohete Atlas V de la United Launch Alliance (ULA). Media hora después, tras despegarse del cohete de lanzamiento, aparecieron los problemas, que, según han dicho los expertos de la NASA, tienen que ver con el «reloj», el sistema de control del tiempo de la nave. Todo esto hizo que la nave saliera del curso o no lo alcanzara y por tanto no pudiera insertarse en la órbita requerida para encontrarse con la EEI.

«Muchas cosas han salido bien» en este vuelo, afirmado optimistamente Bridenstine, quien recalcó que era un vuelo de prueba y estaba pensado para «aprender» de cara a los futuros vuelos tripulados de la Starliner, un argumento esgrimido también por los directivos de Boeing y ULA presentes en la conferencia de prensa.
Todos ellos han destacado el «estupendo trabajo» de los centros de control en Tierra, que han tomado las «decisiones correctas» cuando se presentó el problema, cuyas causas aún están por determinar.

También han subrayado que el resultado de este primer vuelo de prueba no va a afectar al Programa Comercial Tripulado de la NASA, que tiene como objetivo reanudar mediante una alianza con empresas privadas los viajes al espacio desde territorio de Estados Unidos y con astronautas y naves fabricadas en el país, algo que no sucede desde 2011, cuando Estados Unidos levó a la EEI por última vez una nave de fabricación propia y que selló los vuelos de los astronautas norteamericanos en naves propias, y no alquilando o comprando boletos en naves de fabricación rusas.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here