Granja de gallinas criollas en China (Fuente externa)

Este sábado, para variar, Daysi ha hecho un locrio de chuletas ahumadas para combatir la pandemia. Y yo lo he completado con unos huevos fritos con la yema semi blanda y un guineo maduro.

Julián Fernández, el músico, ha comentado en la mañana sobre la palabra locrio que por primera vez encontró en una novela de no sé quién. Hablamos del locrio y de la importancia del huevo frito con ketchup sobre el locrio.

El vocablo locrio tiene dos acepciones: locrios eran los naturales de Lócrida en la antigua Grecia y locrio es el arroz con algún tipo de carne que se cocina en República Dominicana. El origen puede ser la palabra locro, un guiso propio de la cordillera de los Andes.

Existen el locrio de pollo o gallina, el de carne de res o carne de cerdo, el de chicharrones, el de chuletas, el de costillas de cerdo, el de longaniza, de camarones, de chorizo y el locrio de arenque, he probado un locrio de chivo en una fondita de la carretera de la Línea del Noroeste de apaga y vámonos, entre otros.

Locrio de sardinas (Fuente externa)

Pero la historia del huevo frito es mucho más antigua, tal vez uno de los inventos más antiguos de la humanidad, desde que el ser humano conoció las gallinas. Es más antiguo que la invención de la rueda. Ahí donde se pudo criar una gallina, ahí estuvo el primero huevo que de seguro no fue comido y tal vez fue botado. Solo después que se rompió el primer huevo se dieron cuenta de que probablemente se pudiera comer, y se comió crudo. Luego se habría comido puede que hervido y en revoltillo, luego en tortilla y frito, que probablemente sea la manera más difícil de hacer. Pero para llegar hasta ahí seguramente fue un proceso de muchos años, que puede haber comenzado de manera accidental cuando cayó un huevo sobre una piedra caliente.

En el 2014 la revista Actas de la Academia Nacional de Ciencias de China publicó los resultados de una investigación realizada por un equipo internacional de científicos que arrojó que probablemente una de esas primitivas «granjas» avícolas, un lugar donde por primera vez el ser humano decidió sacar partido de estas aves alimentándolas y conviviendo con ellas, lo cual habría ocurrido en el norte de China hace más de 10.000 años… Y la rueda es aproximadamente del 3,500 antes de Cristo.

Según la publicación, los investigadores hallaron huesos de pollo que datan de más de 10.000 años en China. Xingbo Zhao, de la Universidad Agrícola de China en Pekín, junto a un grupo de colegas suyos, compararon el ADN mitocondrial de los antiguos huesos con el de las aves modernas de la orden de los galliformes, incluidos faisanes, perdices y pollos.

Los científicos chinos secuenciaron el ADN mitocondrial de 39 huesos de pollo que datan entre 2.300 y 10.500 años excavados en cuatro sitios arqueológicos en el norte y centro-este de China, y los compararon con las secuencias de ADN mitocondrial de seis ejemplares antiguos de galliformes de España, Hawai, Chile y la Isla de Pascua.

Pollos domésticos (Fuente externa)

La evidencia de los sitios arqueológicos de China indica que los huesos pertenecían a aves domésticas, y el análisis filogenético sugiere que estas están más estrechamente relacionadas con las especies del género Gallus, que incluye a las gallinas y gallos domésticos modernos.

Los resultados sugieren que las especies antiguas contribuyeron a la reserva genética de los pollos que nos comemos hoy en día, y de que el norte de China puede haber sido uno de los varios sitios en los que las gallinas y su prole fue domesticados en todo el mundo.

En Egipto se descubrió la incubación artificial, de tal modo que no solamente fue posible domesticar las gallinas, sino incubar sus huevos de manera segura, para desarrollar la cría. Y eso se llama Avicultura.

Según datos conocidos, la avicultura la llevaron los romanos a España, pero quienes la desarrollaron fueron los musulmanes.

Locrio con chorizos (Fuente externa)

La primera vez que los huevos fritos son mencionados en un texto, se debe al filósofo Averroes quien consideraba que para hacer unos buenos huevos fritos había que usar abundante aceite de oliva, nuevo y con poca acidez. La presencia de Averroes puede encontrarse en El Aleph de Borges, en La Divina Comedia de Dante Alighieri y en la novela Dos años, ocho meses y veintiocho noches de Salman Rushdie.

Una de las más reconocidas representaciones plásticas de los huevos fritos, la hizo Velázquez en su pintura al óleo Vieja friendo huevos (1618).

Vieja friendo huevos, obra De Diego Velásquez, pintada en 1618 (Fuente externa)

Únase todo eso y un plátano fruta maduro y tendrá mi almuerzo de ayer. Una mezcla de lo esencialmente dominicano y lo popularmente cubano. Que ahora que lo releo me vuelve a mover las glándulas salivales.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here