Una imagen icónica: dos de los soldados de la guardia de honor de Mao Tse Tung, con mascarillas, en Pekín (cortesía de EFE)

La epidemia del coronavirus que afecta principalmente a China está haciendo estragos no solo en la vida de las personas que lo padecen, o de los médicos que con incontables sacrificios se enfrentan al fenómeno en directo día a día, a costa de sus propias vidas, resultando 2.000 trabajadores sanitarios chinos infectados, como el médico-mártir que alertó al mundo o Liu Zhiming, el director del hospital Wuchang de Wuhan.

Nuevo hospital construido en 10 días en Wuhan (Fuente externa)

Las autoridades sanitarias chinas elevaron este 18 de febrero el número de muertos por COVID-19 a 1.868 y a 72.436 el de contagiados de la nueva neumonía causada por el coronavirus SARS-CoV-2 en China.

Los fallecidos menos cinco -en Taiwán, Japón, Francia, Filipinas y Hong Kong- se han producido en la China continental y, aunque una treintena de países cuentan con casos diagnosticados de COVID-19, China acapara en torno al 99 % de los infectados.

Rusia acaba de prohibir la entrada de ciudadanos chinos a su territorio. La decisión afecta a los viajes de negocios, estudios, turismo y laborales. Es decir, básicamente todos los que no tengan un carácter especial o diplomático.

El ministro de Sanidad de Japón, Katsunobu Kato, informó el martes que se han registrado 88 nuevos casos de coronavirus a bordo del crucero ‘Diamond Princess’, con lo que el balance se sitúa en un total de 542 personas contagiadas.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha solicitado 42,3 millones de dólares (39,04 millones de euros) para apoyar la respuesta mundial al brote del nuevo coronavirus Covid-19.

Personas conducida a un hospital presumiblemente en Wuhan (Fuente externa

«Este es un brote muy serio y tiene el potencial de crecer, pero necesitamos ponerlo en su justa medida con el número de personas infectadas», ha tratado de tranquilizar Michael Ryan, jefe del departamento de emergencias médicas de la Organización Mundial de la Salud.

«En proporción, fuera de Hubei esta epidemia está afectando a muy poca gente», manifestó.

Los golpes en la economía

Aunque aún es temprano para conocer los daños causados por el coronavirus en la economía mundial, una de las más golpeadas empresas multinacionales parece ser Apple, que no alcanzará sus objetivos trimestrales de ventas, señal de que la desaceleración de la producción y el consumo en China afecta cada vez más a las grandes compañías.

Vista desde un drone de las calles vacías en la ciudad de Wuhan, China (Fuente externa)

Los iPhone se fabrican en China, lo que dificulta el aprovisionamiento, y además las ventas han caído debido al cierre temporal de sus tiendas en ese país. Mientras tanto, Toyota y Volkswagen debieron retrasar el reinicio de la producción en sus plantas de ensamblaje. Disney calculó que sus parques de atracciones en Shangái y Hong Kong podrían perder en total 280 millones de dólares si permanecen cerrados durante dos meses. La compañía de modas Prada ha renunciado a participar en un desfile en mayo en Japón. Chanel al suyo en China en mayo. Barcelona tuvo que suspender la realización del Mobile World Congress debido al retiro de importantes empresas telefónicas que debían participar.

Tailandia, el principal receptor de turistas chinos en el mundo, sufre el descenso en picada del turismo chino que afecta a otros países como Japón, segundo destino de los chinos (más de 9,6 millones en 2019), así como a Corea del Sur (más de 6 millones), Vietnam (4,8 millones), Singapur (3,6 millones) y Malasia (3,1 millones). China es el mayor exportador de turismo del mundo, con unos 150 millones de viajeros que gastaron unos 130.000 millones de dólares en todo el mundo en 2018.

Las personas son chequeadas con medidores de temperaturas (Fuente externa)

En cambio, la multinacional tecnológica Huawei mantiene, de momento, la conferencia de prensa de lanzamiento mundial de sus novedades el próximo 23 de febrero en Barcelona. Y Kaspersky, empresa dedicada a la seguridad informática con sede en Moscú y presencia en unos 200 países, dará a conocer el día siguiente, también en Barcelona, una reciente investigación sobre las amenazas y el futuro de la privacidad digital. El Gran Premio de Vietnam de Fórmula 1, el primero que se celebra en este país del sudeste asiático, se mantendrá en la fecha prevista del 5 de abril en Hanói.

Las afectaciones a la ciencia mundial

La revista Science acaba de publicar un largo reportaje, firmado por Robert F. Service, según el cual las afectaciones a la ciencia en China y el resto del mundo son importantes.

Las universidades de todo el país permanecen cerradas; el acceso a los laboratorios está restringido, los proyectos han sido suspendidos, el trabajo de campo interrumpido y los viajes han sido severamente restringidos, dice el texto. Pero los científicos en otras partes del mundo también están notando un impacto, ya que las colaboraciones con China están en pausa y las reuniones científicas durante los próximos cinco meses se han cancelado o pospuesto.

Imagen del coronavirus en 3D (Fuente externa)

«Básicamente, todo se ha detenido por completo», dice John Speakman, que dirige un laboratorio de comportamiento animal en la Academia de Ciencias de China (CAS) en Beijing, que ha estado efectivamente cerrado desde el Año Nuevo Lunar el 25 de enero. “La interrupción es enorme. El estrés en el personal es realmente alto». Pero Speakman dice que entiende por qué el gobierno chino tomó las medidas. «Es molesto, pero apoyo completamente lo que han hecho», dice.

Las interrupciones son particularmente graves en Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei, el epicentro del brote, que están casi completamente bloqueadas del mundo exterior. Sara Platto, profesora de comportamiento animal en la Universidad de Jianghan en Wuhan, dice que la facultad y los estudiantes que viven en el campus están confinados en sus apartamentos. Al vivir fuera del campus, Platto puede aventurarse afuera, pero solo una vez cada 3 días. «Estoy trabajando más ahora que nunca antes de la epidemia», dice ella. Platto es una consultora científica para colegas en Beijing que están realizando análisis genéticos para determinar la relación del virus que causa COVID-19, que oficialmente se llamó SARS-CoV-2 la semana pasada, con otro coronavirus aislado de un pangolín. Ella dice que participa en 13 grupos de chat destinados a mantener la investigación en marcha. Pero un documento que está escribiendo se ha retrasado porque dejó sus notas en su oficina antes de la epidemia y ahora no puede volver al campus, dice el reportaje de Science.

Una persona cayó muerta en la calle (Fuente externa)

En toda China, unos 760 millones de personas están bajo algún tipo de cierre residencial, según un análisis publicado el lunes por The New York Times. La investigación experimental «se detiene en gran medida en la actualidad porque los estudiantes y el personal de investigación no pueden regresar a los laboratorios», dice Poo Mu-ming, neurocientífico del Centro de Excelencia en Ciencia del Cerebro y Tecnología de Inteligencia de CAS en Shanghai.

Jeffrey Erlich, neurocientífico canadiense de la Universidad de Nueva York en Shanghái, dice que se le pidió que detuviera todos los experimentos con animales y restringiera al personal a la cría de animales únicamente. Para él, eso significaría la pérdida de muchos estudios con ratones y otras especies animales que se entrenan en tareas complejas. «Si tengo que dejar de entrenar a esos animales porque no se me permite que el personal los mantenga, entonces tendría que pedir otro lote de animales y comenzar desde cero, y eso me retrasaría otros 6 a 9 meses», dice.

En Guangzhou (China), unos niños en un aeropuerto con mascaras improvisadas con botellas plásticas (Foto: cortesía de EFE/EPA/Alex Plavevski)

«Es realmente difícil equilibrar la productividad de la investigación del laboratorio y la seguridad y la comodidad de mi personal», expresa Erlich. «Cuando has invertido años de trabajo en experimentos, ¿dónde trazas la línea sobre lo que se considera esencial? Le dije a la persona que todavía está trabajando: «Si en algún momento te sientes incómodo, para».

Plazos extendidos

«Sí, desafortunadamente, el virus es muy molesto con respecto al trabajo», concuerda Jingmai O’Connor, paleontólogo del Instituto de Paleontología de Vertebrados de CAS en Beijing. «No hay nadie trabajando en la colección, nadie que firme el papeleo para que no se puedan hacer las cosas, se cancelan los viajes al extranjero y CAS no acepta solicitudes para el próximo año. No se pueden analizar muestras, todo lo que podemos hacer es trabajar en datos preexistentes en nuestras computadoras «, dice O’Connor.

Algunos investigadores chinos están cambiando el enfoque para redactar su investigación y realizar trámites de financiación de subvenciones. La National Science Foundation de China ha pospuesto los plazos de solicitud de subvenciones por varias semanas, dando a los investigadores tiempo para compensar las demoras. (Las solicitudes se han conectado completamente en línea para evitar la necesidad de sellos oficiales). Mientras tanto, muchas universidades e institutos han aumentado las clases en línea para mantener a los estudiantes a tiempo. Poo dice que está enseñando diariamente conferencias de neurobiología de 2 horas: «Sorprendentemente, hay miles de personas sintonizando cada día».

Camiones y brigadas de personas participan en la fumigación por las calles día y noche (Fuente externa)

Daniel Kammen, investigador de energías renovables en la Universidad de California, Berkeley, dice que está obstaculizando los esfuerzos de su laboratorio para ayudar a establecer proyectos de transporte ecológico en toda China. «El brote de coronavirus ha retrasado nuestros programas de desarrollo de campo, incluidos los lanzamientos de taxis [eléctricos] en las ciudades chinas, debido a las medidas de represión logística», dice.

Sin embargo, la crisis ha puesto algunos laboratorios a toda marcha. Zhang Linqi, investigador del VIH en la Universidad de Tsinghua en Beijing, ahora se está centrando en el nuevo coronavirus. «Mi laboratorio cambió rápidamente de marcha», dice Zhang. Los miembros de su laboratorio incluso decidieron renunciar a las celebraciones del Año Nuevo Lunar el mes pasado: «Decidimos que lo celebraríamos realizando una investigación», dice Zhang. Sintetizaron y caracterizaron el «pico» en la superficie del coronavirus, una proteína que lo ayuda a ingresar a las células humanas. Los hallazgos apuntan hacia varias estrategias de vacuna que el equipo ahora está explorando con socios industriales, dice Zhang.

Muchos investigadores en el resto del mundo también se han puesto a trabajar sobre el nuevo coronavirus. Christopher Dye, un experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Oxford, dice que su laboratorio ha estado inactivo gran parte de su investigación normal. «El efecto principal ha sido la necesidad de clasificar el trabajo, impulsar otros proyectos a un segundo plano mientras ayudamos a nuestros colegas chinos a analizar la gran cantidad de datos nuevos de COVID-19», dice Dye.

Más de una docena de conferencias científicas han anunciado cancelaciones o aplazamientos, no solo en China sino también en otros lugares de Asia y Europa. Entre otras el Simposio Internacional de la International Society for Stem Cell Research, programado para el 13 y 15 de marzo en Shanghai; el 2º Simposio ECS de Singapur sobre materiales energéticos, programado del 1 al 5 de abril; y la reunión Materials Beyond del 18 al 19 de junio en Shanghai.

Los organizadores del Congreso Internacional sobre Enfermedades Infecciosas, programadas para comenzar el jueves en Kuala Lumpur, Malasia, pospusieron su evento y dijeron que la prioridad para sus solicitantes de registro es luchar contra el brote de coronavirus en sus países de origen. Mientras tanto, el 36º Congreso Geológico Internacional, programado para Nueva Delhi a principios de marzo, ha enojado a algunos participantes al prohibir a todos los asistentes con un pasaporte chino, aunque no hayan estado en China durante años. Los organizadores de la reunión dicen que los 480 registrantes chinos pueden unirse por Skype.

De noche, camiones fumigan en las calles desiertas de Wuhan (Captura de imágenes de la TV China)

Las existencias de medicamentos pueden agotarse

También está aumentando la preocupación de que la disponibilidad de medicamentos pronto podría enfrentar interrupciones en todo el mundo. Según un testimonio reciente de Rosemarie Gibson, autora de China Rx, se estima que el 80% de todos los ingredientes farmacéuticos activos (API), las materias primas para medicamentos, se producen en China e India.

Mariângela Simão, subdirectora general de Acceso a Medicamentos y Productos de Salud de la OMS, dice que ella y sus colegas aún no ven signos de que COVID-19 haya afectado los suministros de medicamentos esenciales. El equipo de Simão está en contacto diario con asociaciones farmacéuticas internacionales que realizan un seguimiento de las interrupciones de envío de sus empresas miembros. «La información que tenemos hasta ahora es que no existe un riesgo inmediato con respecto a las API», dice Simão.

Parte de la razón, agrega, es que muchas compañías almacenaron de 2 a 4 meses de sus productos antes de las celebraciones del Año Nuevo Lunar, cuando muchas fábricas cierran. Y aunque Hubei es el hogar de algunas compañías farmacéuticas, hay muchas más en Shanghai y otras partes de China que están menos afectadas. Dicho esto, señala Simão, las interrupciones aún podrían ocurrir si el virus no se controla. «Todo dependerá de cómo evolucionen las situaciones con el brote», según Science.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here