Jean Jean, fotograma de Carpinteros

El actor dominico haitiano Jean Jean, quien estuvo invitado especial al evento que acaba de realizarse en la vecina Haití, dijo a través de una nota que los jóvenes cineastas que organizaron la tercera edición del Festival Nouvelles Vues d´Haïti que acaba de culminar el domingo Día de las Madres, tienen muy claro que el cine es un pretexto para ir al encuentro de otros mundos. «Es fundamental que la isla sane sus heridas antes de que sea demasiado tarde y gangrene. Porque si no lo podemos hacer los dos hermosos pueblos que conformamos la isla, ¿quién lo hará por nosotros?»

Según Jean Jean: «Estamos viviendo un momento histórico y gestos tan concretos y oportunos como dedicarle el festival al país vecino, en una clara demostración de aceptación de llamada al diálogo, si no que es un lanzamiento oficial de llamada al diálogo, ya que al primer país que el Festival decide rendir honor es precisamente a aquel que más cerca tiene, aquél que es su prójimo, su próximo».

«Así como decía mi madre, hay que cuidar de nuestros vecinos porque son nuestros familiares más cercanos. Nunca había sido más preciso conjugar nuestras potencias, por un lado la una es la primera república negra de occidente y la otra es la cuna de la civilización del nuevo mundo. Para que esas expresiones no sigan siendo vaciadas de contenido y de sentido con el fin más vil y desleal, sino más bien, por el contrario es nuestro deber demostrar el porqué llevamos dichos títulos y asumir la responsabilidad histórica que eso conlleva», manifestó el actor y director.

«Por tanto, celebro la iniciativa de SinéNouvèl y de los y las organizadores, en especial a Wendy Désert y Samuel Suffren por habernos brindado ese maravilloso espacio para compartir nuestras culturas en un contexto totalmente nuevo, dentro de una absoluta mirada cargada de dignidad, donde se siente un fuerte movimiento a favor del entendimiento de nuestros pueblos. Porque es tiempo de cambiar de chip por un futuro donde nuestros hombres y mujeres se sientan honrados de estar el uno al lado del otro, que no es por pura casualidad», expresó.

«Como dice Luckenson Jean, miembro de la asociación que organiza el festival SinéNouvèl, “el cine es una de esas armas que pueden salvar a Haïti” y yo iría más lejos, soñando con los ojos abiertos con que el cine es el arma más poderosa para convocarnos al diálogo constructivo con el fin de curar nuestras heridas aún abiertas de nuestras relaciones, ¡porque el cine nos une y nos fortalece!», concluyó.

Esperamos tu comentario