Jay Z fuma puros (Foto: Fuente Externa)

NY. Jay-Z no solamente es uno de los hombres más ricos e influyentes de la industria del entretenimiento, sino con más miras y proyección hacia el futuro.

La disputa que sostiene actualmente con la justicia de Nueva York acerca de un contrato por la venta de 204 millones de dólares de ropa de su marca a Inconix Brand Group, de hace una década, se sale de los marcos del hecho en sí, y de la jurisprudencia, y lo conecta directamente con la revisión a nivel mundial del mundo del arbitraje.

Hace poco ganó una demanda que le ha permitido detener el proceso, con el argumento de que no hay suficientes árbitros negros para resolver el caso justamente dentro de los términos del contrato.

Si Jay Z logra que prevalezca este argumento, el mundo del arbitraje se verá a las puertas de una profunda revolución interna no solamente a nivel de Estados Unidos, sino globalmente.

Al igual que casi todos los contratos comerciales, el acuerdo original entre Jay-Z / Iconix acordó que cualquier disputa se resolvería mediante un proceso de arbitraje comercial. El contrato estipulaba que las partes utilizarían los árbitros proporcionados por la Asociación Americana de Arbitraje (AAA).

Como la disputa en el fondo va sobre los derechos de propiedad intelectual, Jay-Z argumentó que la cláusula de arbitraje no es válida porque no pudieron identificar a un solo árbitro afroamericano en la lista de «Casos grandes y complejos» entregada por la propia asociación. Incluso cuando la AAA revisó su lista ampliada de 200 árbitros potenciales, solo pudo identificar a tres afroamericanos, uno de los cuales no era elegible para participar porque… trabaja para el bufete de abogados que representa a Iconix, el contendiente de Jay Z.

Los abogados del rapero argumentaron ante la Corte Suprema de Nueva York que los árbitros blancos exhiben «sesgos inconscientes» hacia los acusados ​​negros; y que la falta de diversidad racial de la AAA consecuentemente «priva a los litigantes del color de una oportunidad significativa para que sus reclamos sean escuchados por un panel de árbitros que refleje sus antecedentes y experiencia de vida».

Esto «priva a los litigantes negros … de la igual protección de las leyes, igual acceso a las instalaciones públicas y engaña a los consumidores para que crean que recibirán una adjudicación justa e imparcial».

La decisión del Tribunal Supremo de Nueva York de otorgar una suspensión de estos argumentos no tiene precedentes y por tanto se convierte en jurisprudencia y marca un antes y un después dentro del arbitraje.

Se plantea que a diferencia de los tribunales tradicionales, donde los jueces generalmente solo están obligados a seguir decisiones dentro de la misma jurisdicción, el arbitraje es esencialmente un sistema global. Si Nueva York decide que estas son las reglas, los efectos se harán sentir en todo el mundo.

Blancos, varones y ancianos

Lo que el caso ha resaltado es que los árbitros norteamericanos y de la mayoría de las sociedades occidentales, son desproporcionadamente blancos, varones y ancianos. Lo mismo que en los tribunales.

Los árbitros esperan mucho más, ya que el campo de reclutamiento es más amplio, con menos énfasis en la capacitación legal y las calificaciones profesionales.

Los grandes bufetes de abogados son las camas de incubación para los árbitros comerciales. Las posibilidades de ser nombrados por empresas para resolver asuntos altamente complejos como el caso de Jay-Z aumentan exponencialmente si el árbitro trabaja en el llamado círculo de oro de los bufetes de abogados, y aquí es donde comienza la escasez.

El propio bufete de abogados que representa a Jay-Z, Quinn Emanuel, tiene un gran déficit de diversidad a nivel de socios, con solo tres socios afroamericanos incluidos en una lista de casi 300. Incluso si se permitiera a la firma para suministrar árbitros negros para manejar el caso de Jay-Z en sí, no podría hacerlo.

Los nombramientos de árbitros africanos en la Corte Permanente de Arbitraje y jueces negros en la Corte Mundial son proporcionalmente muy bajos.

Hay pocos árbitros no blancos de renombre en las negociaciones internacionales sobre el petróleo, a pesar de que casi el 60% del petróleo se produce fuera de Europa y América del Norte. Hay aún menos expertos en el mundo en desarrollo en disputas fronterizas internacionales. Podría decirse que los países en desarrollo se ven constantemente perjudicados en la justicia internacional como resultado.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here