Jane Goodall junto a un chimpancé joven (Fuente externa)

La científica y activista inglesa Jane Goodall, pionera de la lucha del cambio climático y la defensa de los animales, dijo en una entrevista concedida via Zoom a S Moda El País, de España, que está convencida que la falta de respeto a la naturaleza tiene que ver con la expansión a nivel global del coronavirus.

Entre muchas otras preguntas que le hizo la periodista Ana Fernández Abad y otros tópicos que abordó, la mujer que descubrió que los chimpancés tienen personalidad, expresó que la desforestación del mundo a gran velocidad hace que desaparezcan áreas donde hay una gran biodiversidad. «A medida que destruimos los bosques los animales entran en contacto con especies con las que normalmente no interactuarían en absoluto y algunos virus y bacterias saltan de una a otra. Pasan de una especie donde probablemente han estado cientos de años sin hacer daño a nadie, y al llegar a otro animal aparece una nueva mutación del virus…», dijo.

Jane Goodall, cuando era joven (Fuente externa)

Expresó que normalmente es un animal que ha sido infectado, el que se transforma en un reservorio del virus. «Y los animales están forzados a vivir más cerca de la gente, porque están perdiendo sus tierras, por lo que esos virus pueden pasar a los humanos».

Jane Goodal enfatizó en que «El problema no es solo que no respetemos el medioambiente, sino que no respetamos a los animales: los cazamos, los matamos, los comemos, traficamos con ellos. Muchos acaban en mercados de animales vivos en Asia, donde estas diferentes especies están juntas en situaciones estresantes y antihigiénicas, porque suelen matarlas en ese mismo sitio, y de esta manera el comprador y el vendedor pueden llegar a ser contaminados por uno de estos virus».

«Creemos que la covid-19 comenzó en un mercado de Wuham; el SARS apareció en otro de estos mercados de carne en otro lugar de China; la epidemia de VIH-sida surgió en un mercado de carne de animales silvestres en África, donde los chimpancés eran cazados y matados para venderlos como alimento; ahora hay una enfermedad llamada MERS, cuya infección se transmite por el contacto con un dromedario domesticado, y adicionalmente existen varias enfermedades que han pasado a los humanos a través de los animales de nuestras granjas de cría intensiva, que son una verdadera pesadilla», aseguró.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here