Una calle desolada de Irlanda (Captura de pantalla)

Irlanda, el país vecino del Reino Unido, cuya población no llega a 5 millones de habitantes, volverá a las restricciones de Nivel 5 durante al menos un mes en un esfuerzo por limitar la propagación del coronavirus, dejó establecido el primer ministro Micheal Martin.

Dirigiéndose a la nación, describió la situación como «extremadamente grave», y dijo que la nueva variante del virus se está «propagando a un ritmo que ha superado los modelos más pesimistas disponibles para nosotros».

Martin fue tajante: «Las cifras se deteriorarán aún más en los próximos días».

«Con la presencia de la nueva cepa y el ritmo de crecimiento, este no es un momento para matices en nuestra respuesta. Debemos aplicar los frenos al movimiento y la interacción física en todo el país».

Las restricciones anunciadas incluyen:

No se permiten visitantes en hogares o jardines privados a menos que estén brindando atención a niños, ancianos o personas vulnerables, o que formen parte de una burbuja de apoyo.

No se permiten reuniones sociales o familiares en ningún entorno, con una exención para bodas con hasta seis invitados y funerales con hasta 10 dolientes

Las personas deben quedarse en casa, excepto para viajar por trabajo, educación u otras razones esenciales, o para hacer ejercicio dentro de los 5 km (3,1 millas) de su hogar.

Las tiendas minoristas y los gimnasios no esenciales cerrarán

Las medidas entrarán en vigor a partir de la medianoche de esta noche (miércoles), excepto en el caso de comercios y gimnasios no imprescindibles, centros de ocio y piscinas, que deberán cerrar a partir del cierre de operaciones el 31 de diciembre.

Las restricciones permanecerán vigentes hasta la medianoche del 31 de enero de 2021.

Mientras tanto, las escuelas reabrirán el 11 de enero, ampliando las vacaciones de Navidad en tres días.

El gobierno irlandés también ha acordado que la prohibición de viajes aéreos y de pasajeros en transbordadores desde Gran Bretaña se extenderá hasta el 6 de enero.

«Como se ha identificado una nueva cepa similar en Sudáfrica, esta prohibición también se aplicará a Sudáfrica hasta el 6 de enero», agregó un portavoz.

Martin informó que Irlanda había visto alrededor del 5% de las pruebas de COVID dando positivo en la semana antes de Navidad, pero el martes esto se había disparado al 18%.

Se han confirmado más de 8.000 casos en los últimos siete días, con un aumento del 61% con respecto a la semana anterior, agregó.

«Este último aumento es diferente a la segunda ola. Estamos viendo un aumento de la incidencia de la enfermedad en todos los grupos de edad, especialmente entre los de 19 a 24 años y un aumento muy preocupante entre los de 65 años o más.

«Durante la segunda ola, hubo un gran retraso entre un aumento de casos y un aumento de ingresos hospitalarios.
Esta vez es muy diferente», aseguró.

«Ya estamos viendo un fuerte aumento en el número de ingresos hospitalarios. Esta mañana, había 454 pacientes con COVID en el hospital. Casi se ha duplicado en una semana».

Martin advirtió que el próximo mes puede ser «muy difícil para todos», pero que el fin de las restricciones estaba a la vista.

«Por primera vez desde que esta terrible enfermedad aterrizó en nuestras costas, realmente tenemos un final a la vista», dijo.

«Miles de vacunas aterrizan aquí semanalmente y para fines de enero estoy seguro de que muchas decenas de miles de nuestros ciudadanos más vulnerables y nuestros trabajadores de la salud habrán sido vacunados», declaró.

El Departamento de Salud de Irlanda dijo el miércoles por la noche que hubo otras 13 muertes relacionadas con COVID-19, lo que hace un total de 2226 muertes relacionadas con COVID en el país desde que comenzó la pandemia.

El número de casos confirmados aumentó en 1.718 para hacer un total de 90.157.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here