El virus del VIH puede mantenerse bajo control con medicamentos inyectados una vez al mes (Foto: NIBSC/Science Photo Library)

WASHINGTON. Los medicamentos de acción prolongada han demostrado ser tan efectivos como las píldoras diarias para prevenir la replicación del VIH, de acuerdo con los resultados de ensayos gemelos que reclutaron a más de 1,000 personas en 16 países, dice una investigación publicada en la revista Nature.

Los medicamentos probados, cabotegravir y rilpivirina, se administran una vez al mes como inyección. Son el primero de varios medicamentos antirretrovirales contra el VIH de acción prolongada en desarrollo, que los investigadores esperan que aborden uno de los desafíos más difíciles en la lucha contra el VIH: cómo garantizar que las personas tomen constantemente los medicamentos que pueden evitar que el virus se replique en sus células. Las dosis omitidas ponen en riesgo a las personas con VIH y a sus parejas sexuales.

Los investigadores dicen que los medicamentos de acción prolongada podrían garantizar que la gran mayoría de las personas a las que se prescriben medicamentos antirretrovirales, el tratamiento estándar para el VIH, supriman con éxito el virus, en línea con los objetivos establecidos por las Naciones Unidas. Y podría ayudar al gobierno de los Estados Unidos a cumplir su objetivo de reducir la transmisión del VIH en el país en un 90% en la próxima década. Los investigadores esperan que las drogas de acción prolongada también puedan prevenir el VIH.

«La combinación es un cambio de paradigma», dice Chloe Orkin, investigadora del VIH en la Universidad Queen Mary de Londres, quien informó sobre los hallazgos del ensayo el 7 de marzo en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas en Seattle, Washington. «En lugar de recordarle que tiene VIH los 365 días del año, se reduce a solo 12», dice ella. «Eso le da a la gente una especie de libertad».

Fuente combinada

En la década de 1990, los investigadores idearon combinaciones de medicamentos antirretrovirales que transformaron el VIH de una sentencia de muerte en una condición crónica mantenida bajo control con píldoras diarias. Pero apegarse al horario diario de las píldoras puede resultar complicado. Algunas personas no pueden llegar fácilmente a las clínicas para obtener un suministro regular de medicamentos, por ejemplo, un problema que los medicamentos de mayor duración podrían aliviar.

Las inyecciones de antirretrovirales probadas en los ensayos incluyen una mezcla de cabotegravir y rilpivirina, cada una de las cuales impide que el VIH se replique, pero de diferentes maneras. Los medicamentos permanecen en los tejidos del cuerpo y se filtran durante semanas. La combinación fue desarrollada por ViiV Healthcare, una compañía farmacéutica en Londres que surgió de los gigantes farmacéuticos GlaxoSmithKline y Pfizer.

Uno de los ensayos clínicos comparó los niveles de virus en muestras de sangre de 556 personas con VIH que no habían tomado previamente medicamentos antirretrovirales. Durante 11 meses, los participantes tomaron inyecciones mensuales o dosis diarias de tres píldoras antirretrovirales comunes. El otro ensayo tenía un diseño similar, pero reclutó a 616 personas que habían estado tomando la combinación estándar de píldoras antirretrovirales durante al menos seis meses antes de que comenzara el estudio. No solo las inyecciones mantuvieron el VIH bajo control con la misma eficacia que las píldoras en ambos estudios, sino que en cada estudio más del 85% de las personas que recibieron las inyecciones dijeron que preferían el régimen mensual.

Eso no sorprende a Orkin. Las dosis diarias se vuelven cansonas, especialmente para los adolescentes, dice, y se vuelven tóxicas a medida que las personas envejecen. «Poner tres medicamentos en su cuerpo todos los días durante 40 años es una larga exposición acumulativa», dice ella. Algunos medicamentos también interactúan mal con otros medicamentos que las personas podrían tomar a medida que envejecen, como los tratamientos para la presión arterial alta. Orkin espera que las inyecciones periódicas de dos medicamentos contra el VIH tengan un costo menor que una dosis diaria de tres medicamentos.

La lucha continua

ViiV y otros grupos ahora están realizando ensayos para ver si las inyecciones de cabotegravir o rilpivirine pueden prevenir la transmisión del VIH. La terapia preventiva con antirretrovirales existentes, llamada profilaxis previa a la exposición (PrEP, por sus siglas en inglés), es efectiva, pero puede ser difícil de vender para las personas sin VIH a quienes no les gustan los efectos secundarios, el estigma o la carga de las píldoras diarias. Muchos investigadores del VIH esperan que el desarrollo de medicamentos inyectables de acción prolongada pueda aumentar la adherencia a la PrEP.

Y los científicos todavía están buscando una cura para la infección por VIH. Un estudio publicado en Nature el 5 de marzo informa que una persona con VIH parece estar libre de virus después de recibir un trasplante de células madre que reemplazó sus glóbulos blancos con los de una persona con resistencia natural al virus. Esta es solo la segunda vez que se ha demostrado que este método elimina todos los rastros del virus de una persona.

Pero los científicos advierten que es demasiado pronto para decir que la persona, conocida como el «paciente de Londres», se ha curado. Y los trasplantes de células madre son complicados, costosos y riesgosos en comparación con los medicamentos antirretrovirales de acción prolongada. Los dos pacientes que parecen haber sido eliminados del VIH por tales trasplantes los recibieron para tratar el cáncer avanzado, en lugar de una posible cura para el VIH.

«Para ser honesto, la realidad es que las drogas de acción prolongada son infinitamente más relevantes que la cura», dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. En Bethesda, Maryland, luego de que se conociera la noticia del paciente de Londres, dice el informe publicado por la revista Nature.

Esperamos tu comentario