Un mosquito a punto de chupar sangre. (Cortesía de Eye of Science / Science Photo Library)

SD. Un mosquito hambriento es, en el mejor de los casos, una molestia; en el peor, un transmisor de enfermedades mortales. Por estos tiempos de lluvias Santo Domingo está plagada de mosquitos y el resto de las ciudades y los campos dominicanos, se intuye que también. Es tiempo pues, de dengue, entre otras peligrosas enfermedades.

Ahora, los investigadores han descubierto una forma de evitar que los mosquitos piquen: utilizando medicamentos de «dieta» para engañarlos y hacer que se sientan llenos. Los científicos sugieren que las drogas podrían algún día usarse para controlar la propagación de enfermedades. Sus resultados se reportan en la revista Cell del pasado 7 de febrero (Ver referencia: Duvall, L. B., Ramos-Espiritu, L., Barsoum, K. E., Glickman, J. F. & Vosshall, L. B. et al. Cell https://doi.org/10.1016/j.cell.2018.12.004 (2019)).

«Es un excelente estudio», dice Clare Strode, una bióloga de mosquitos en la Universidad Edge Hill en Ormskirk, Reino Unido. Hay un largo camino por recorrer antes de que el método pueda usarse en la naturaleza, dice, pero «como prueba de principio, es muy prometedor».

Un plan de dieta para mosquitos.

Las hembras de Aedes aegypti, al igual que otras especies de mosquitos, se alimentan de la sangre para obtener la proteína que necesitan para producir sus huevos y propagan enfermedades como el dengue en el proceso. Pero una vez que los mosquitos se han hartado de sangre, dejan de picar hasta que ponen sus huevos varios días después, aunque hay casos de mosquitos que pican una y otra vez, como si ese no fuese el mecanismo que utilizan, y lo hicieran por puro deporte.

Leslie Vosshall, neurobióloga de la Universidad Rockefeller en la ciudad de Nueva York, se preguntó si podría apropiarse este proceso biológico para apagar el apetito de un mosquito, dice el trabajo publicado por la revista Nature.

Investigaciones anteriores habían sugerido que el deseo de un mosquito de alimentarse está controlado por neuropéptidos, moléculas utilizadas por el sistema nervioso para comunicarse. Vosshall y su equipo sospecharon que los receptores del neuropéptido Y (NPY) podrían ser particularmente importantes, porque forman parte de la ruta molecular involucrada en el comportamiento de búsqueda de alimentos para muchos animales, incluidos los humanos.

Algunos medicamentos supresores del apetito humano ya están dirigidos a los receptores NPY, por lo que Vosshall decidió adoptar un enfoque «completamente estrafalario»: alimentar estos medicamentos a los mosquitos y ver qué sucede, dice el artículo de la revista Nature.

El método funcionó: los mosquitos que se alimentaban de una solución que contenía drogas activadoras de NPY tenían menos probabilidades de acercarse a un «señuelo» con olor humano que el grupo de control, y sus apetitos permanecieron reprimidos durante dos días.

Prueba de edición genética

Debido a que las drogas fueron diseñadas originalmente para funcionar en receptores humanos, el equipo de Vosshall quería averiguar dónde estaban actuando contra los mosquitos. Cultivaron 49 proteínas de mosquitos diferentes en cultivo de tejidos y examinaron cuáles respondieron al fármaco. Uno destacó: el receptor 7 tipo NPY (NPYLR7), expone el texto publicado.

Luego, el equipo utilizó la edición del gen CRISPR para crear mosquitos que tenían una mutación en el gen NPYLR7 que impedía que funcionara correctamente. Cuando alimentaron el fármaco a estos mosquitos modificados, ya no tuvo efecto, lo que sugiere que el gen NPYLR7 fue la clave para regular el apetito de los insectos.

Vosshall dice que el proyecto cobró impulso después de que un representante de la filantrópica Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle, Washington, que financia investigaciones sobre enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue y la malaria, expresó entusiasmo por los resultados iniciales presentados en una conferencia. «Eso me animó», dice ella. «Si el principal financiador de salud pública en todo el mundo pensaba que no era ciencia ficción, podíamos hacerlo».

Pero el representante de Gates también señaló que un método para controlar los mosquitos en la naturaleza no podía confiar en una droga humana, que podría tener efectos no deseados en las personas. Así que el equipo de Vosshall comenzó a analizar cientos de miles de moléculas pequeñas para encontrar una que activara el receptor NPYLR7 en mosquitos, y no funcionó en humanos. Finalmente, identificaron seis compuestos prometedores capaces de suprimir el apetito de los mosquitos.

Dentro de lo salvaje

Vosshall dice que estas seis moléculas podrían usarse fuera del laboratorio para reducir la transmisión de la enfermedad. «Si hoy pudiera convencer a todos los mosquitos de la Tierra para que beban nuestra […] droga, todos los mosquitos de la Tierra perderían su apetito durante 2 a 3 días», dice ella. Menos mordidas significaría menos transmisión de enfermedades. «Ese sería el sueño».

Pero Vosshall reconoce que esta posibilidad aún está lejos. Incluso el compuesto más potente que el equipo identificó debe administrarse a una concentración muy alta para afectar el comportamiento de los mosquitos, lo que haría que su implementación en el campo sea prohibitivamente costosa. Vosshall espera asociarse con químicos farmacéuticos para modificar la química y crear una molécula más poderosa.

El equipo también tendría que descubrir cómo atraer a los mosquitos para que se alimenten de estos compuestos, sin atraer también a otros insectos como las mariposas. Esa es una de las principales barreras para utilizar este tipo de técnica en la naturaleza, dice Oliver Brady, un modelador epidemiológico en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Para atraer a A. aegypti, los señuelos deben imitar a los humanos, emitiendo el olor y la concentración correctos de dióxido de carbono, por ejemplo. «Termina siendo una trampa muy complicada y muy costosa», dice.

Esperamos tu comentario