John Strupat con la caja de su prototipo de ventilador de bajo costo (Foto: cortesía de CBS News)

Grande debe ser la frustración de John Strupat con los poderosos, que en medio de la pandemia y ante la necesidad imperativa de la fabricación de ventiladores de respiración mecánica, ha decidido que su diseño sea de código abierto para que pueda ser utilizado por ‘cualquier persona desde cualquier lugar’.

El hombre, un terapeuta retirado de la ciudad de Ontario, que encontró una posible solución de bajo costo para la crítica escasez de ventiladores está haciendo que su diseño esté disponible gratuitamente para cualquier persona a través de un sitio web de código abierto.

John Strupat dijo que tomó la decisión después de no obtener ningún tipo de consideración seria para hacer el dispositivo salvavidas de los gobiernos federales en Canadá ni en Estados Unidos.

«Han pasado dos semanas», dijo. «El ritmo es demasiado lento. Los números [de infección] ni siquiera se estancan y no sé qué más intentar».

Strupat está haciendo que su diseño sea de código abierto en un momento crítico, ya que los hospitales se preparan para un aumento potencial de los casos canadienses de COVID-19 y con ello un cruel cálculo: puede que no haya suficientes ventiladores para funcionar si la tasa de infección se dispara fuera de control como en Italia o España.

Desde que CBC News informó por primera vez la historia de Strupat hace dos semanas, ha sido inundado por una avalancha de correos electrónicos y llamadas telefónicas, muchos de ellos de trabajadores de la salud cada vez más ansiosos que luchan contra la enfermedad en las líneas del frente.

Muchos de ellos le han dicho a Strupat que a medida que crecen las oleadas de la infección, podrían convertirse en un tsunami lo suficientemente grande como para abrumar al sistema de salud.

«Están manejando la situación en este momento, esa es la frase que usan. Están muy nerviosos de que llegue».

«Puedes imaginar las decisiones que tendrán que tomar pronto, si hay más personas que equipo», dijo. «Ciertamente no me gustaría estar en sus zapatos».

El prototipo de ventilador pandémico de John Strupat (Foto: cortesía CBS News)

Si el coronavirus fuera a toda velocidad aquí como en Italia o España, Canadá no tendría suficientes ventiladores para hacer frente. En Ontario, hay aproximadamente 12 ventiladores por cada 100,000 personas, una de las tasas más bajas en Canadá durante la pandemia de COVID-19.

La presidenta de la Asociación Médica Canadiense, la Dra. Sandy Buchman, ya les ha dicho a los médicos de la nación que se preparen para la posibilidad de que, si Canadá se encontrara en una situación tan grave como Italia, muchas personas mayores de 65 años no podrían ser ventiladas, según CBS News.

Docenas de personas que entran en esa categoría también han escrito a Strupat, preguntándoles si pueden tener su diseño para construir su propio ventilador, o en algunos casos comprar su prototipo de inmediato para que puedan llevarlo al hospital en caso de que se infecten.

«¿Qué tan aterrador es eso? La mayoría de ellos provienen de los EE. UU. Porque ven la atención médica de manera un poco diferente a nosotros».

Los correos electrónicos y las llamadas telefónicas como esas son el mayor impulso para que Strupat haga que su diseño esté disponible gratuitamente.

«Cualquier persona de cualquier parte puede mirar el diseño y decidir por sí mismo si quiere fabricarlo o compartir ideas sobre cómo desarrollarlo para su propio país», dijo.

Strupat dijo que si bien su diseño de $500 puede no ofrecer el mismo nivel de atención que los diseños actuales de $25,000 utilizados en los hospitales, su máquina salvaría vidas, incluso en un apagón.

«Funcionará de tres a cuatro horas antes de que se agoten las baterías», dijo. «Si tuviera que elegir, preferiría estar en eso que nada», dijo Strupat al periodista de CBS News Colin Butler.

Si bien los gobiernos federales en Canadá y Estados Unidos podrían no ser receptivos a su invento, Strupat dijo que seguirá intentándolo.

«Todavía no me rindo, estoy un poco frustrado».

Strupat espera que con el diseño disponible gratuitamente para aquellos con las credenciales adecuadas, alguien en algún lugar pueda usarlo y con suerte salvar vidas. También espera que los médicos y los terapeutas respiratorios le den su opinión sobre el diseño, para que pueda mejorarse y, con suerte, ayudar a más personas.

Esperamos tu comentario