Representación cultural de RD en la ITB Berlín (Foto servida)

Especial desde Berlín por Luis José Chávez

BERLÍN. La edición 53 de la Bolsa Internacional de Turismo (ITB Berlín) terminó hace unos dpias, sin embargo, por la importancia de lo que allí sucedió, Nota Clave reproduce la siguiente nota de Luis José Chávez, presidente de Adompretur.

Sucede que la famosa ITB se convirtió en un gran escenario para proyectar algunos de los nuevos íconos culturales de la República Dominicana que se consideran con méritos para ostentar la condición de marca país.

Se trata especialmente de productos nacidos o hechos en la República Dominicana que por su originalidad concitaban la atención a quienes se detenían en el stand del Ministerio de Turismo en la más grande feria turística del mundo.

En este caso fueron las joyas de larimar, de la destacada diseñadora Dominique Calderón; las Muñecas sin rostro, trabajadas a través del proyecto Urbe Icónica impulsado por Iván Uribe y Luis Rivas; las vírgenes talladas en madera, elaboradas en el taller de la arquitecta y gestora cultural, Desireé Cepeda; y Los peces de colores del artesano Patricio Correa, trabajo de arte producido con desechos y materiales del mar.

Tati Olmos, la directora de Turismo Cultural del MITUR, valoró esta presentación en la ITB Berlín como parte de la estrategia promovida por el ministro Francisco Javier García orientada a diversificar y enriquecer la oferta turística dominicana, que durante mucho tiempo se ha proyectado principalmente como un paraíso de sol y playa.

El Larimar, una piedra semi preciosa que solo existe en la República Dominicana, ha dado origen a una producción artesanal de alta calidad, exhibida en escaparates de París, Londres, Roma, Madrid, Berlín y naturalmente en Santo Domingo y en los principales destinos turísticos del país.

Las joyas de larimar exhibidas en la ITB, forman parte de la producción exclusiva de la diseñadora Dominique Calderón, reconocida y certificada por la calidad de su variada producción de accesorios en los colores propios de esta gema: azul claro, azul verdoso, azul profundo y blanco.

Iván Uribe muestra las muñecas sin rostro en la ITB (foto servida)
El pez de Patricio Correa entregado al rey Felipe de España (Foto servida)

La propia Dominique, quien puede comunicarse en seis idiomas, habla con los clientes o interesados sobre las propiedades de este producto, localizado exclusivamente en un yacimiento ubicado en Barahoha, donde la extracción se practica de manera rudimentaria.

Igualmente impresionantes resultaron las muñecas sin rostro, nacidas a finales de los años 70 en el Higuerito de Moca, como expresión de la multiplicidad racial de la mujer criolla, a la que por lo tanto no se le puede atribuir una fisonomía particular.

Reconocidas mundialmente como un símbolo de la artesanía dominicana, las muñecas sin rostro representan un souvenir cada vez más demandado por los turistas que visitan el principal destino insular del Caribe.

Las muñecas dominicanas exhibidas en la ITB de Berlín forman parte del proyecto Urbe Icónica desarrollado por Iván Uribe y Luis Rivas, quienes junto a destacados artistas del país han logrado producir una versión más estilizada con un corte moderno y vanguardista, pero sin perder su esencia original.

Otra presentación de notable impacto en la oferta cultural del país en la feria de Berlín fueron las virgenes talladas en madera, elaboradas en el taller de la arquitecta y gestora cultural, Desireé Cepeda, quien le ha dado una nueva forma artística a uno de los principales simbolos de la religiosidad popular dominicana.

Las figuras de la Virgen de la Altagracia y la Virgen de Las Mercedes trabajadas con un toque mucho más estilizado a partir de la pintura plástica, representan un nuevo aporte del arte dominicano a través de lo mágico religioso.

En Santo Domingo, Desireé cuenta con una tienda taller que se ha convertido en uno de los principales referentes del turismo de la Ciudad Colonial y en un punto de encuentro de los amantes del arte y de la gastronomía dominicana. Se localiza en la calle Mercedes de la Ciudad Colonial, al lado de la Casa de las Academias.

En el stand dominicano en Berlín también se exhibió otro producto artístico cultural que va en camino a convertirse en un ícono exclusivo del país. Se trata de los peces del artesano Patricio Correa, trabajo de arte producido con desechos y materiales de los litorales dominicanos.

El arte de Patricio cobró especial notoriedad cuando el ministro de Turismo, Francisco Javier García, le entregó una de sus piezas al Rey Felipe, con los colores simbólicos de España y República Dominicana.

Patricio también estuvo presente en la ITB de Berlín como parte del componente cultural auspiciado por el Ministerio de Turismo, que como siempre tuvo en la música y la danza, representada por el ballet folklorico, su principal marca de identidad cultural en la feria, en esta ocasión con la presencia estelar de la popular interprete Ileana Reynoso.

Esperamos tu comentario