La industria del cine, como casi todos los renglones de la economía mundial están bajo los efectos del coronavirus. The Hollywood Reporter ha estimado que la crisis acabará costándole a Hollywood cerca de 20.000 millones de dólares. No es una cifra descabellada, pues se puede rastrear en cada producción que es puesta en pausa recientemente. Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings, sin ir más lejos, va a hacer perder a Disney entre 300.000 y 350.000 dólares por día aplazado.

Sin tiempo para morir, antes de que la emergencia traspasara tantas fronteras, ya iba a perder entre 30 y 50 millones por la decisión de cancelar su premiere en China y de, posteriormente, pasar su estreno de abril al próximo noviembre. En esta misma sintonía, el aplazamiento de Un lugar tranquilo 2 a apenas ocho días de su estreno fijado le va a costar a Paramount 30 millones de dólares.

Otros grandes estrenos pospuestos son Mulan y Los nuevos mutantes, de Disney, y Fast & Furious 9 de Universal. Cada día hay noticia de una nueva producción que decide paralizarse durante las semanas que el estudio estime necesarias, y esta concatenación de factores ha provocado que la taquilla mundial experimente su mayor descenso en 20 años, habiendo perdido 7.000 millones hasta ahora.

Si la crisis se extiende a abril y mayo, las pérdidas ascenderán a 10.000 millones más, y los 17.000 millones totales podrán incrementarse si el coronavirus sigue arrasando pasado ese tiempo. The Hollywood Reporter también destaca el impacto humano que todo esto tendrá para los trabajadores de la industria, habiéndole dado altavoz a Matthew D. Loeb, directivo de la IATSE (Alianza Internacional de Trabajadores de Cine).

“Ahora mismo miles de nuestros empleados en todos los sectores de la industria del entretenimiento están sufriendo grandes reveses financieros debido a las medidas del gobierno”, declaraba (EE.UU. ya ha cerrado las fronteras e impuesto varias restricciones en sus núcleos de población). “Los empleados de la industria no deberían ser un daño colateral en la lucha contra el COVID-19, pero no sólo se trata de nosotros”.

“Los estudios económicos demuestran que los gatos en entretenimiento se extienden más allá de nuestra comunidad. El cine y la televisión inyectan 49.000 millones de dólares cada año en el negocio local, y toda la industria del espectáculo aporta 2.1 millones de trabajos en la economía estatal”, concluyó.

Esperamos tu comentario