SD. El dramaturgo y actor de origen puertorriqueño, Lin-Manuel Miranda, presentará el musical Hamilton en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, de Santurce, del 11 al 23 de enero, en el que es uno de los más importantes escenarios de puerto Rico. Esto ha llevado mejoras al teatro, asumidas por Lin-Manuel y su padre, sin contar las ganancias que seguramente tendrá la obra en taquillas. No por gusto permanecerá esos días en cartelera.

Esta es apenas una de las pequeñas relevancias de las industrias culturales, en este caso relacionadas con el teatro.

En Broadway

Los días de de Navidad y Año Nuevo marcan tradicionalmente el marco más lucrativo del año de Broadway. Y este fin de año fue pródigo, pues los récords anteriores cayeron liderados por la obra Hamilton, que se convirtió en el primer musical en atravesar la barrera de los $4 millones de dólares en una sola semana, recaudando $4,041,493 por apenas ocho presentaciones, con un precio promedio de entradas de $375 dólares. Tras cuatro años en Broadway sin señales de desaceleración del negocio, el fenómeno cultural legítimo de Lin-Manuel Miranda ha ganado $463.3 millones hasta la fecha.

El hecho de que Lin-Manuel esté montando su obra en Puerto Rico, es un gesto patriótico, de orgullo nacional, que tiene que ver con el sentido de pertenencia a sus fuertes raíces culturales, que sin dudas ayudará a movilizar las industrias culturales en la vecina isla que sufrió el ciclón del cual todavía se recupera.

La obra Hamilton ha sido presentada ademas en Chicago, Nueva York, Washington DC y San Francisco, además de en Londres, y en esta ocasión Lin-Manuel hará el papel de Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, tras dos años sin hacerlo.

Otro de los propósitos del musical es recaudar al menos 15 millones de dólares para ayudar al Fondo Flamboyán, que se dedicará a apoyar instituciones y grupos artísticos, como un plan de proseguir con la reconstrucción de Puerto Rico tras el paso del huracán María, según han dicho antes los productores.

Se sabe de varios dominicanos que ya se han apuntado a asistir a este musical, un género que sigue aportando, aunque mucho menos en República Dominicana, país donde años atrás (recordemos Victor Victoria, El beso de la mujer araña, etc en grandes puestas en el Teatro Nacional) a pesar de la falta de apoyo y patrocinios. He ahí una de las importancias de la Ley de Mecenazgo que tienen en sus manos los senadores, que hasta ahora no han dado señales de que la vayan a aprobar.

Esperamos tu comentario