«Murió mi padre. Su lucha fue noble, él intentó mantener la dignidad incluso con la pérdida de la independencia», anunció n un post en sus redes sociales el hijo de Joao Gilberto, el popular compositor e intérprete brasileño que le puso estilo, color y discernimiento a un género que es síntesis y esencia de la multiplicidad cultural de un país que es como un continente: Brasil.

Con Antonio Carlos Jobim, el autor de Chica de Ipanema, Joao Gilberto, autor del disco definitivo Chega de Saudade, al darle acta de nacimiento al Bossa Nova, se convirtió en uno de los más influyentes músicos latinoamericanos. Sus aportes han sido descritos por dos elementos fundamentales, uno de ellos es la manera en que simplificó el ritmo sincopado del samba en la guitarra y el modo de cantar a bajo volumen, sin aspavientos, sintiendo el alma de la canción, características apreciables en temas como Desafinado, Para machucar meo coracao, o Aguarela do Brasil. Esto pudo hacerlo gracias a haberse encontrado con Tom Jobim quien sì era músico de academia, no como él que era autodidacta, y que lo acerca al jazz americano. De ahí la capacidad a la vez de influir tan frontalmente en otros ritmos y géneros, como el bolero filin que surgió en Cuba por esos mismos años 50. Cuestión de vasos comunicantes y de inquietudes que estaban en la atmósfera de la época.

El encuentro con el jazzista norteamericano Stan Getz fue determinante en la historia de ida y vuelta de ambos géneros, así como lo fue el encuentro en los años 40 de Chano Pozo y Dizzie Gillespie. La cuestión es que el disco Getz/Gilberto fue tan importante que resulta ganador del Grammy Award del año 65, que incluye el tema mas popular de la música brasileña Chica de Ipanema.

Sin Joao Gilberto no hubiese existido el Tropicalismo, y los rumbos de la música brasileña hubiesen sido otros. Tan definitivo fue su aporte no solo a la música de su país, sino mundial.

Ela e carioca, Amoroso, Brasil, João Voz E Violão, Live in Montreux, In Tokio,, entre otros álbumes y colaboraciones, marcaron el time line de su vida artística y personal que se ha apagado este sábado 6 de julio del 2019.

Esperamos tu comentario