SD. Emma González parece uno de esos personajes salidos de películas futuristas relacionadas con un planeta Tierra moribundo, donde todos luchan por sobrevivir a costa de lo que sea.

Emma González recordando a sus amigos (Fuente Externa)

Emma González es una activista social estadounidense y defensora del control de armas, nacida en 1999.​ Su madre es tutora de matemáticas y su padre, José González, es un abogado de ciberseguridad​ que inmigró de Cuba a la ciudad de Nueva York en 1968. Es una de las estudiantes de último año de secundaria, sobreviviente al tiroteo de la escuela secundaria Stoneman Douglas en Parkland, el pasado 14 de febrero. Por su actitud se ha convertido en una de las figuras públicas más influyentes de Estados Unidos.

Emma con la bandera cubana en su chamarreta verde oliva. (Fuente Externa)

Como cofundadora del grupo de defensa del control de armas Never Again MSD, llamó la atención pública a raíz de un discurso que dio el 17 de febrero de 2018, en una manifestación contra la violencia armada, que se volvió viral. SU imagen se ha convertido en el icono reconocible de la lucha de la juventud norteamericana en contra de la ley de armas de fuego. En solo diez días, tras abrir una cuenta de Twitter acumuló más de un millón de seguidores.

Su silencio que duró exactamente lo que los disparos del asesino que disparó a mansalva contra sus excompañeros de estudio, se convirtió en el silencio más significativo de los últimos tiempos, y su video editado por el periódico El País, demuestra ser una efectiva herramienta de una locuacidad increíble.

La joven líder es bisexual, ama la astronomía y es muy buena en la escritura creativa, aunque mala en las Matemáticas. Según la revista Vogue, su corte de cabello no es una reacción al tiroteo en la escuela. “La gente me preguntaba: ‘¿Estás tomando una postura feminista?’ ​No, no lo era. Es Florida. El pelo es solo un suéter extra que estoy obligada a vestir”, dijo González. “Incluso hice una presentación en Powerpoint para convencer a mis padres de que me dejaran afeitarme la cabeza, y funcionó”, expresó quien ha sido entrevistada en los principales medios de prensa de Estados Unidos, lo cual le ha dado visibilidad no solo a ella como figura, sino al movimiento que representa.

Emma, con los ojos cerrados (Fuente Externa)

La ultraderecha la ha atacado por andar con la cabeza afeitada, pero sobre todo por su definición sexual y por el color de su piel, pero también por una chamarreta que ha usado, de color verde oliva que tiene en el hombro derecho una banderita cubana.

Reacción de Gloria Estefan

La artista cubano americana Gloria Estefan probablemente se haya visto reflejada de algún modo con la historia detrás de Emma González. Su hija Emely Estefan también es homosexual, también tiene una imagen diferente, y Gloria, como el padre de Emma llegó a Estados Unidos siendo niños.

Emma y Gloria, en fotomontaje (Fuente Externa)

He aquí la relación de la cantante cubano americana, publicada en sus propias redes en relación con Emma González.

¨Quiero darle muchas gracias a todos los que me escribieron comentarios positivos en apoyo a mi “post” sobre #EmmaGonzalez Emma4change . Y aunque yo raramente le doy validez a las personas que lanzan retórica negativa en mi página o me faltan el respeto, prefiriendo mejor mostrarle agradecimiento a las personas que me han querido y apoyado en las buenas y en las malas, a veces es importante responderle a la retórica llena de odio y abogar por el cambio necesario, pese lo difícil que sea la batalla. Es mucho más fácil mantenerse al margen de temas delicados que lanzarse a opinar en un tema controversial que enciende pasiones, aumenta temores y causa división. Pero nada que realmente vale la pena es fácil de lograr.

Estos jóvenes que comenzaron el movimiento #neveragain han retado el statu quo a pesar de haber sufrido miedo, dolor y horrores imposibles de imaginar. Sufrieron pérdidas incomprensibles a manos de otro joven desacertado que, estoy segura, sufrió mucha tristeza y dificultad. Sin embargo ellos han escogido tomar acción para tratar de evitar que otros pasen por lo mismo. En vez de esconder sus cabezas en la arena o correr lo más lejos posible de esa experiencia llena de terror, escogieron mejor tratar de “cambiar” las cosas.

Fortalecieron su resolución y enfrentaron los retos de frente solo para encontrar que el asesino que lograron evadir era solamente la primera ola de ataques que recibirían tratando de crear un mundo más seguro. En la universidad tome un curso titulado “Literatura Del Holocausto” y yo lloré en cada clase. La maestra era una sobreviviente de Auschwitz que tenia numeros tatuados en el brazo y tenía 15 años cuando la liberaron. Había sido violada repetidamente por los soldados Nazis pero de alguna forma mantuvo su amabilidad y su humanidad. Con darme el privilegio de enseñarme, cambió mi vida. Y lo más importante que se me quedó de esa experiencia desgarradora es la certeza que el silencio es el peligro más grande que tiene la rectitud.

Cuando algo no está bien necesitamos reconocerlo y tratar de mejorar la situación. Por eso de nuevo aplaudo a nuestros jóvenes valientes que están tratando de convertir su pesadilla en una oportunidad para que nuestra bella nación crezca y cambie. Somos afortunados de tener un documento que vive y respira, nuestra Constitución, que nos da derechos que compartimos TODOS, y que sin importar inclinaciones políticas, todos apreciamos y veneramos. Y estos jóvenes no piden debilitar ni destruir nuestra segunda enmienda. Simplemente nos están recordando que nuestra constitución ha crecido, como también nosotros, con cada experiencia nueva y difícil. Y que nuestros padres fundadores fueron lo suficientemente brillante que nos dieron un sendero pero también reconocieron que “el pueblo” es el que decide hasta donde ese sendero nos llevará.

Y al ver nuestros jóvenes valientes convertirse en blancos porque se atreven a pedir cambios, no podemos olvidar que son jóvenes idealistas pero también increíblemente vulnerables. Y sería un crimen imperdonable que se sintieran tan intimidados que sufrieran más daño a su espíritu que el que sufrieron al enfrentar un asesino con un arma de guerra que fue capaz de acabar con muchas vidas con apretar el gatillo una vez. #NEVERAGAIN #NUNCAMAS¨.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones