Multitud son distanciamiento social (Fuente externa)

El coronavirus no duerme. Anda en busca de nuevas víctimas en todo el mundo, de manera constante. Se mueve con más intensidad por los sitios donde hay aglomeración de personas, donde no se guardan las medidas de distanciamiento social, como en los bares, centros de espectáculos, teatros, discotecas, estadios, restaurantes, oficinas, mercados y casinos, dando lugar a grupos temibles de infección que confirman cada vez más lo que muchos científicos han estado diciendo durante meses: el virus permanece en el aire en ambientes interiores, infectando a los que están cerca.

Mucha gente común es irresponsable, otros lo hacen por ignorancia. Pero muchos no usan las mascarillas y otros no respetan el distanciamiento social recomendado.

Muchas personas -incluso importantes ejecutivos de la Organización Mundial de la Salud- tampoco creen, como se dice ahora, que la transmisión aérea es un factor significativo en la pandemia, especialmente en lugares abarrotados y de poca ventilación, las consecuencias para la contención serán significativas. Es posible que se necesiten máscaras en interiores, incluso en entornos socialmente distantes.

Los trabajadores de la salud pueden necesitar máscaras N95 que filtran incluso las gotas respiratorias más pequeñas a medida que atienden a pacientes con coronavirus.

Es posible que los sistemas de ventilación en escuelas, hogares de ancianos, residencias y negocios necesiten minimizar la recirculación de aire y agregar nuevos filtros potentes. También es probable que se necesiten luces ultravioletas para matar las partículas virales que flotan en pequeñas gotas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sostenido durante mucho tiempo que el coronavirus se transmite principalmente por grandes gotas respiratorias que, una vez expulsadas por personas infectadas con tos y estornudos, caen rápidamente al piso.

Ahora, una carta abierta a la OMS, enviada por 239 científicos en 32 países establece la evidencia de que incluso las partículas más pequeñas pueden infectar a las personas y están pidiendo a la agencia que revise sus recomendaciones. Los investigadores planean publicar su carta en una revista científica, dice un artículo del periódico The New York Times.

Incluso en su última actualización sobre el coronavirus, publicada el 29 de junio, la OMS dijo que la transmisión del virus en el aire es posible solo después de procedimientos médicos que producen aerosoles o gotas de menos de cinco micras (un micrón es igual a 1 millonésima parte de un metro).

La ventilación adecuada y las máscaras N95 sólo son necesarias en esas circunstancias, dice la OMS. En cambio, su guía de control de infecciones, antes y durante esta pandemia, ha promovido en gran medida la importancia del lavado de manos como estrategia de prevención primaria, a pesar de que hay pruebas limitadas de la transmisión del virus desde las superficies. (Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ahora dicen que es probable que las superficies incluso jueguen un papel menor).

La Dra Benedetta Allegranzi, líder técnica de la OMS en control de infecciones, dijo que la evidencia de que el virus se propaga por el aire no era convincente. «Especialmente en los últimos meses, hemos estado afirmando varias veces que consideramos que la transmisión aérea es posible, pero ciertamente no está respaldada por evidencia sólida o incluso clara», dijo. «Hay un fuerte debate sobre esto».

Sin embargo, las entrevistas con casi 20 científicos, incluidos una docena de consultores de la OMS y varios miembros del comité que diseñaron la guía, y los correos electrónicos internos muestran la imagen de una organización que, a pesar de las buenas intenciones, no está al día con la ciencia.

La falta de recursos de la OMS

La mayoría de los expertos consultados señalaron el impacto de la reducción del presupuesto de la OMS, y las difíciles relaciones políticas que tiene que gestionar, especialmente con Estados Unidos y China. También elogiaron al personal del organismo por realizar sesiones informativas diarias y responder incansablemente a preguntas sobre la pandemia.

Pero el Comité de Prevención y Control de Infecciones de la OMS en particular, según los expertos, está sujeto a una visión rígida de la evidencia científica, es lento y reacio al riesgo de actualizar su guía y permite que algunas voces conservadoras griten la disonancia, dice el rotativo.

«Morirán defendiendo su punto de vista», dijo una consultora de la OMS hace un tiempo, que no deseaba ser identificada debido a su continuo trabajo para la organización. Incluso sus partidarios más firmes dijeron que el comité debería diversificar su experiencia y relajar sus criterios de prueba, especialmente en un brote de rápido movimiento.

«Me siento frustrada por los problemas del flujo de aire y el tamaño de las partículas», dijo Mary-Louise McLaws, miembro del comité y epidemióloga de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney.

«Si comenzamos a revisar el flujo de aire, tendríamos que estar preparados para cambiar mucho de lo que hacemos», dijo. «Creo que es una buena idea, una muy buena idea, pero causará un enorme estremecimiento en la sociedad de control de infecciones».

A principios de abril, un grupo de 36 expertos en calidad del aire instó a la OMS a considerar la creciente evidencia sobre la transmisión del coronavirus en el aire. La agencia respondió con prontitud y llamó a Lidia Morawska, líder del grupo y consultora de la OMS desde hace mucho tiempo, para concertar una reunión.

Pero la discusión estuvo dominada por unos pocos expertos que eran firmes partidarios del lavado de manos y consideraron que debía enfatizarse sobre los aerosoles, según algunos participantes, y el consejo del comité se mantuvo sin cambios.

Aerosoles

Morawska y otros señalaron varios incidentes que indican la transmisión del virus en el aire, particularmente en espacios interiores poco ventilados y abarrotados. Dijeron que la OMS estaba haciendo una distinción artificial entre aerosoles pequeños y gotas más grandes, a pesar de que las personas infectadas producen ambos.

«Sabemos desde 1946 que toser y hablar generan aerosoles», dijo Linsey Marr, experta en transmisión de virus en el aire en Virginia Tech.

Los científicos no han podido cultivar el coronavirus a partir de aerosoles en el laboratorio. Pero eso no significa que los aerosoles no sean infecciosos, dijo Marr: la mayoría de las muestras en esos experimentos provienen de habitaciones de hospital con un buen flujo de aire que diluiría los niveles virales.

En la mayoría de los edificios, dijo, «la tasa de intercambio de aire suele ser mucho más baja, lo que permite que los virus se acumulen en el aire y supongan un mayor riesgo».

La OMS también se basa en una definición anticuada de transmisión aérea, dijo Marr. La agencia cree que un patógeno en el aire, como el virus del sarampión, tiene que ser altamente infeccioso y viajar largas distancias.

En general, la gente «piensa y habla de la transmisión por vía aérea de manera profundamente estúpida», dijo Bill Hanage, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

«Tenemos la noción de que la transmisión por aire significa gotas que cuelgan en el aire capaces de infectarte muchas horas después, que van a la deriva por las calles, a través de los buzones y que llegan a las casas de todas partes», dijo Hanage.

Todos los expertos están de acuerdo en que el coronavirus no se comporta de esa manera. Marr y otros dijeron que el coronavirus parecía ser más infeccioso cuando la gente estaba en contacto prolongado a corta distancia, especialmente en interiores, y más aún en eventos de superdifusión, exactamente lo que los científicos esperaban de la transmisión en aerosol.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here