Virgilio Castillo director de Servicios Administrados y Cloud de Claro Dominicana

Francia Tejeda Sánchez, lectora asidua de Nota Clave, decidió poner un restaurante en una zona de clase media alta de la capital. «Yo no quiero una cosa grande, a lo más un restaurancito de ocho mesas; comida criolla bien servida, pasarla bien, tener clientes a quienes conozca y de quienes sepa sus gustos, sin musicón, ni nada de eso que a veces espanta a la gente. Lo que quiero es crecer. Producir decentemente para poder vivir», dijo a Nota Clave esta mujer que tuvo que cerrar su antiguo taller de mecánica en la pandemia.

A Francia, que es madre soltera y tiene dos hijos adolescentes, le preocupa el tema de la contabilidad, los impuestos, la organización de su pequeño negocio desde el punto de vista de lo que ella llama ‘los numeritos’. Dice que cocina como una diosa y siempre ha soñado con ese negocio.

Para poder garantizar y satisfacer las necesidades del pequeño restaurante de Francia, Claro Dominicana ha dado a conocer que ha desarrollado un nuevo producto -si se le puede llamar así- que han llamado Punto de Venta. No se trata de un punto de venta de paqueticos, ni de celulares. Lo que venden estos puntos son servicios que le den comodidad y tranquilidad sobre todo a las pequeñas y medianas empresas.

El origen de todo ocurrió hace ocho años, cuando América Móvil tuvo la idea de una estrategia para crear datas centers en diferentes partes, en diferentes países, donde tuviese operaciones. Donde crea su propia nube, donde experimenta todo tipo de sistemas y a partir de ahí se nombra en Claro Dominicana una dirección que trabaje ese desarrollo de ese nuevo portafolio. Al frente de ella se encuentra Virgilio Castillo, quien habló con Nota Clave.

«Nosotros ‘ceteamos’ una estrategia en función de las tendencias tecnológicas que uno va viendo. Lo que uno ve es que los diferentes tipos de sistemas, pequeños, grandes, todo va hacia la nube. Estamos en una era en que está todo conectado, la gente quiere comprar todo a través del Internet. Son cosas que nosotros vemos. Hace par de años atrás escuchó hablar de la Giga Red de Claro. Desarrollamos la red móvil para que pueda contar con los anchos de banda que se van a necesitar, viendo la tendencia de los negocios que todo es en línea, desde el celular», explica Virgilio, un hombre que siempre vive dos pasos más adelante de los seres humanos normales: él ya sabe cómo será todo en dos, tres, cuatro o cinco años.

Claro Dominicana está desarrollando plenamente la parte de fibras ópticas, que existe en parte en la que llega a las casas, provee de televisión e Internet, conecta más de 95% de las celdas de los celulares.

Las verticales desarrolladas por Claro plantean las áreas donde se debe desarrollar productos. Por ejemplo, hospitalidad, salud, comercio, son algunas de ellas, y cada país se pone a trabajar según crea que sea lo imperativo según el estado de desarrollo en que está.

Según Castillo, se dieron cuenta la necesidad de desarrollar las Pymes de República Dominicana, y pensaron «cómo les proveemos conectividad y los habilitamos digitalmente, cómo les ayudamos en ese proceso de transformación digital para esas pequeñas y medianas empresas que no tienen todo el capital. Así que empezamos a desarrollar soluciones desde la nube, donde el cliente no tiene que hacer una inversión inicial en sistemas, servidores, equipos, etcétera».

«Les ponemos todo desde la nube, incluso equipos que van del lado del cliente se los damos en modalidad de renta, de manera que bajemos la barrera de entrada y ellos puedan habilitarse digitalmente. No importa que un restaurant, por ejemplo, sea de 10 mesas o de 25. Es lo mismo. Aquí la solución que hemos puesto en operación está operando desde la nube y el restaurante va a tener los mismos requerimientos», manifestó.

A continuación lo necesario para que Francia Sánchez pueda desarrollar su nuevo restaurante:

-Un punto de venta con su impresora, donde está la cajera;
-Una tableta para cada camarero (opcional),
-Se puede crear un código QR que usted llega con su celular a la mesa, lee el código y ahí está el menú en línea, desde donde usted puede incluso ordenar,
-Una impresora para la cocina,

«Una vez usted tiene ese set inicial, no importa la cantidad de mesas. Es muy acequible. Como dueño de restaurante que no siempre es muy diestro en tecnología, se libera de estas complicaciones tecnológicas. Es un sistema al cual va a acceder a él desde donde quiera que usted esté, incluso desde el extranjero. Usted puede ver lo que se está vendiendo, que sus clientes pueden tener una app en la mano desde donde pueden hacer órdenes. Donde ahora en estos tiempos donde todo es Delivery, usted puede sumarle la parte Delivery y la administración de esa parte», detalló el experto.

¿Y si la nube falla?

Una de las dudas que puede tener Francia es qué sería de ella y de su negocio si es que la nube fallara. «El sistema opera de un forma que puede durar hasta seis días operando sin estar conectado», informa Virgilio Castillo.

«Estas son soluciones para operar desde la nube, porque están considerando que estos negocios van a estar conectados. El cerebro del negocio está en la nube. Usted puede tener esto conectado vía internet, vía fibra óptica que le llega a su negocio, o un respaldo desde el celular… Incluso si todo se apaga, usted sigue facturando, sigue gestionando las mesas que están ahí, sigue viendo el menú, usted sigue activo. Cuando se recupere el problema que le sacó de línea, si es que eso llegara a ocurrir… Porque como le decía, por eso es que nosotros hemos estado invirtiendo dinero en infraestructura tecnológica que habiliten la mejor red móvil y fija de este país. Esa es la realidad. Obvio un sistema y todos los sistemas tienen posibilidad de fallar. Por eso este sistema puede operar fuera de línea. Y cuando se recupera la línea él actualiza todo hacia la nube y sigue todo normal, de manera automática», establece el ejecutivo de Claro Dominicana.

La estación de Punto de Venta está ‘customizada’ para esta solución, una pantalla tuch screen, fácil de manejar donde puede interactuar con el sistema central.

El ejecutivo de la empresa telefónica asegura que de esta tecnología que ponen a servicio de las pymes dominicanas, se pueden servir restaurantes, cualquier tipo de tiendas, supermercados, salones de belleza, talleres de mecánica.

«Pero no es la misma solución para todo el mundo. Hay una parte de los equipos que son comunes, pero se han diseñado funcionalidades muy particulares para cada uno; un restaurante usa unos equipos, pueden ser diferentes a un supermercados que usan una balanza, la caja registradora, el lector de códigos de barra, etc», expone.

«En un restaurante como el de Francia el sistema gestiona inventarios en los almacenes, y permite crear recetas. Van descontando milimétricamente desde el almacén, todo está a la medida. Va gestionando el inventario en función de la cantidad de platos que van saliendo. Todo es gráfico. Una de las verticales tiene más de dos mil imágenes para que Usted cree sus platos con su foto y todas las cosas, y solo sea rápidamente seleccionar, etc. Todo tuch screen, muy intuitivo para que los empleados cada vez puedan asumir esa tecnología de una forma fácil como hacemos nivel de celular», resume.

Las tarifas del servicio y la seguridad

Según Virgilio, las tarifas son más o menos iguales. Aunque son variables. Un restaurante puede tener solamente un Punto de Venta con una impresora, en ese caso sería más o menos como RD$3,800 pesos al mes, según sus cálculos. Si quiere adicionar cosas, como el sistema para el Delivery, un printer en la cocina y una pantalla en la cocina que lleve la gestión de cada una de las órdenes, que le lleve los turnos, quién llegó primero, el tiempo que lleva ese plato, que le dé una alerta si se pasa de 15 minutos, etcétera, se le van sumando algunos pesos más, en dependencia de las necesidades del negocio.

El esquema tradicional sería de este modo: comprar servidores, instalarlos en su local, tener un espacio acondicionado para ellos, comprar la seguridad, las impresoras, instalar la red interna, las pantallas tuch screen, etc. Cuando viene a ver llega y puede pasar de unos 70 mil pesos.

«Con estos nuevos esquemas nos encargamos de todos esos aspectos, la seguridad, donde descansa todo esto, que todo sea redundante. En Claro nos tomamos bastante en serio el tema de la seguridad, sabemos lo que implica esto para los negocios. Queremos ser el apoyo para los negocios, así que estos temas de seguridad los vemos en diferentes capas. Hay un diseño muy especial que hacemos para este tipo de cosas, normalmente usamos varias marcas, como si fueran diferentes barreras, un primer nivel de barrera, un segundo de barrera, un tercer nivel de barrera», concluyó Virgilio Castillo.

Solo queda un mensaje para Francia Sánchez. El restaurante va.

Recomendación de Nota Clave: no gaste en comprar todas esas cosas por su cuenta. Hágalo con un Punto de Venta Claro. Cuando lo inaugure, Nota Clave hará cobertura periodística.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here