El Festival de Cine de Cannes de 2019 finalizó triunfante para el brasileño Kleber Mendonça Filho, quien compartió el Premio del Jurado del festival con el codirector Juliano Dornelles por su aplaudida «Bacurau», en un empate con el también laureado thriller policiaco francés «Les Misérables». Y si «Bacurau” sigue la lucha de una remota comarca brasileña por sobrevivir contra un grupo de asesinos extranjeros; ahora, su director Mendonça Filho enfrenta otra batalla surrealista en su propio país.

«Estamos enfrentando una especie de persecución a los artistas, a los educadores y a los científicos cuando la educación y la cultura son y siempre serán prioridades del país», enfatizó Dornelles.

«El premio es una respuesta irónica a aquellos que creen que lo que nosotros hacemos no es necesario», expresó.

Dos semanas antes del festival, el gobierno brasileño anunció un ultimátum de 30 días para que Mendonça Filho devolviera aproximadamente US$500 000 que le había proporcionado para el filme del 2012, “Sonidos de vecinos”. Según múltiples informes en la prensa brasileña, la financiación estaba destinada a esa película, pero el gobierno actual, del cual el director es un fiel enemigo, sostiene que el presupuesto final de Mendonça Filho fue aproximadamente un 50% más alto que el máximo permitido por el programa.

El financiamiento provino del Ministerio de Cultura de Brasil, una institución abolida después de ganar las elecciones de enero del 2019, el actual presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro. Mendonça Filho fue notificado por primera vez de la demanda para devolver su presupuesto de «Sonidos Vecinos» hace varios meses, durante la producción de «Bacurau», según establece el diario digital En Filme.

El cineasta ha estado apelando la decisión ante el tribunal antes de la fecha límite del 3 de junio, y calificó el último decreto del gobierno como un intento de capitalizar su reciente publicidad en Cannes, donde su anterior película, «Aquarius», también estuvo en competencia el año 2016.

El director brasileño junto a los actores de «Aquarius» protestaron aquella vez en contra de Bolsonaro en la alfombra roja de Cannes.

«Cada vez que me expongo, el gobierno ve una oportunidad para hacerme algo», dijo Mendonça Filho en la rueda de prensa de Cannes este año. «No considero Bacurau un análisis científico de cómo estamos en Brasil y hacia dónde vamos. Sin embargo, sí creo que refleja los sentimientos que nos invaden», expuso.

En la rueda de prensa, realizada en el Salón de la Prensa del segundo piso del Palais du Film, en Cannes, manifestó que «En una democracia los ciudadanos no deben de perder de vista los principios, aunque gobiernen otros. La educación es fundamental en ese aspecto. En realidad, la actualidad ha acabado alcanzado a nuestro filme: el Brasil de hoy parece una distopía»

«Todo lo que hicimos para adaptar el presupuesto fue consultado con la Agencia de Cine Brasileña y el Ministerio de Cultura en ese momento», expuso. «Desafortunadamente, hubo una toma del poder y el Ministerio de Cultura fue tomado por personas de la derecha que ahora vieron la oportunidad de comenzar a sabotear el cine brasileño».

Una apelación anterior fue rechazada, pero Mendonça Filho planea otro enfrentamiento en el tribunal antes de que finalice el período de 30 días. «En este momento, la gran pregunta es si la industria cinematográfica brasileña continuará, porque se ha recortado toda la financiación», dijo, y señaló que incluso los principales festivales cinematográficos brasileños, incluido el Festival Internacional de Cine de Río de Janeiro, han perdido el apoyo del gobierno. «Es impensable», dijo. “Las películas a punto de ser filmadas han sido canceladas. Esto se ha hecho con cinismo».

El cineasta se opuso por última vez a la reacción del gobierno en «Aquarius», cuando el drama de Sonia Braga se estrenó en Cannes con una protesta en la alfombra roja. Antes de la proyección de la película, Mendonça Filho y varios de sus colegas portaron una pancarta que decía «Para el golpe de Estado en Brasil», mientras que otros sostuvieron carteles que decían «Nos resistiremos» y «Brasil ya no es una democracia». La protesta fue una respuesta a la impugnación reciente de la entonces presidenta Dilma Rousseff, que resultó en la destitución de la primera presidenta del país y una elección que catapultó a Bolsonaro al poder.

Mendonça Filho dijo que estaba sorprendido por el resentimiento que la protesta causó en las ramas superiores del gobierno. «Mucha gente lo tomó personalmente», dijo. “Pensamos que era solo otra protesta. Pero es como si todavía estuvieran tratando de quitar el pastel de sus caras «.

«Aquarius» fue aclamado en Brasil y recaudó más de $ 1.2 millones en taquilla. Sin embargo, el país se negó a seleccionar la película como su candidato al Oscar en un idioma extranjero; el jurado reunido para el proceso de selección incluyó a un periodista brasileño que criticó públicamente la protesta de Cannes. Otros tres cineastas, incluido el director de «Neon Bull», ganador de Venecia, Gabriel Mascaro, retiraron sus películas para protestar.

«Durante todo el sabotaje de ‘Acuario’ para los Premios de la Academia, nunca dije: ‘¿Por qué me están haciendo esto?'», Dijo Mendonça Filho. «Seguí viajando por todo el mundo, obtuve todos los fondos que necesitaba para ‘Bacurau’ y estoy bien». La película fue producida por la distribuidora SBS con sede en Francia, y está programada para estrenarse en cines de todo Brasil el 29 de agosto.

Mendonça Filho dijo que estaba dispuesto a filmar fuera de Brasil si el país seguía siendo un desafío de producción. Cuando se le preguntó si sentía que su inminente enfrentamiento con el gobierno lo hacía ser cauteloso con respecto a la autoexpresión, dudó. «Es una pregunta muy difícil, porque me da un poco de miedo cuando me preguntas», dijo. “Pero no hay autocensura. Simplemente hacemos las películas que queremos hacer».

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here