SD. El hombre que mató al Quijote, la muy accidentada película del norteamericano Terry Williams será la que clausurará el 19 de mayo el 71 Festival de Cannes, en medio de un tira y jala por los derechos entre su director y el productor Paulo Branco, con el cual había firmado para que algo hiciera y tal parece que no hizo nunca nada, para ahora entorpecer judicialmente un filme que tal parece que no acaba por exorcizarse.

El filme que no participa en la Sección Oficial está respaldado por la productora española Tornasol Films, del español Gerardo Herrero, quien produjo el filme dominico español Las siete muertes, junto a Gabriel Tineo del BHD León.

El hombre que mató al Quijote que fue concebida en 1998, comenzó su andadura en el año 2000 con 30 millones de dólares de presupuesto, con Johnny Deep y Jean Rochefort, Johnny Deep y Vanessa Paradis en los protagónicos, pero las cosas fueron cambiando y a seis días de iniciado el rodaje se desató una tormenta en el lugar que se rodaba en Navarra (España), y se destruyó el equipo de filmación, la zona era habitualmente sobrevolada por aviones caza F16, el protagonista jean Rochefort cayó en una crisis de hernia discal, y hubo que retirarlo del proyecto, comenzaron a ocurrir problemas con la aseguradora de la película, así como otras dificultades de financiación y terminó yéndose todo a bolina.

La película sufrió ocho intentos de rodaje fallidos a lo largo de 19 años, tanto que fue reconocida como una de las producciones más infames del séptimo arte.

En 2013 el persistente director volvió a tratar de levantar su proyecto, pero tampoco pudo ser.

Gilliam firmó en 2016 un contrato con el mítico productor portugués Paulo Branco. Todo saltó por los aires y el director continuó la producción sin Branco.

Ahora, con la película terminada, Branco reclama sus derechos del contrato firmado por el director estadounidense, y el cineasta insiste en que no hay nada ilegal en su decisión de continuar la película de la mano de Tornasol y otros productores.

El filme narra la historia de un anciano convencido de que es Don Quijote y que confunde a Toby, un ejecutivo publicitario, con su fiel escudero, Sancho Panza. La pareja se embarca en un viaje extraño, con saltos hacia atrás y adelante en el tiempo, entre el actual siglo XXI y el mágico siglo XVII. Poco a poco, Toby, como el Caballero de La Mancha, se va contagiando de ese mundo ilusorio incapaz de separar sueño y realidad.

Ahora el filme es protagonizado por Jonathan Pryce como Don Quijote, y cuenta entre otros con un reparto de actores americanos, españoles y otras nacionalidades, entre los que se encuentran Adam Driver, Olga Kurylenko, Rossy de Palma, Oscar Jaenada, Sergi López, Jordi Mollá, y varios más.

La sentencia del duelo judicial entre el estoico director Gilliam y el reconocido productor, ganador del premio Raimondo-Rezzonico del Festival Internacional de Cine de Locarno al mejor productor mundial, se hará pública el 15 de junio, casi un mes después de su estreno mundial en la clausura de Cannes.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones