Jea Smith junto a su hermano el expresidente John F. Kennedy (Fuente externa)

La última de los hermanos del asesinado presidente norteamericano John F. Kennedy, Jean Kennedy Smith, quien fuera embajadora en Irlanda, murió el miércoles en su residencia de Manhattan a los 92 años de edad, según confirmó su hija al periódico The New York Times.

Smith era la octava de nueve hijos nacidos de Joseph P. y Rose Kennedy. Eran cinco hermanas y cuatro hermanos. El mayor de ellos Joseph Kennedy Jr., fue asesinado en acción durante la Segunda Guerra Mundial; Kathleen «Kick» Kennedy, quien murió en un accidente aéreo en 1948; el presidente John F. Kennedy, asesinado en 1963 y el senador Robert F. Kennedy, asesinado en 1968. Rosemary Kennedy (quien había sufrido una lobotomìa en la infancia y tenía problemas mentales) falleció de casas naturales en el 2005, a los 86 años. Patricia Kennedy Lawford, fallecida de un cáncer de boca en el 2006. El senador Edward (Ted) Kennedy, el más joven de los hermanos Kennedy, murió de cáncer cerebral en agosto de 2009, el mismo mes en que murió su hermana Eunice Kennedy Shriver a los 88 años por causa de un cerebro cardivascular.

Smith era la hermana más joven y la última persona sobreviviente de un clan familiar que se incrustó en la conciencia estadounidense y se escribió en la historia estadounidense, produciendo un presidente y senadores y una mística incomparable creada a partir de la gloria política, el carisma personal, la gran riqueza y la tragedia asombrosa, dice la prensa estadounidense.

Hasta la edad en que la mayoría de las personas se jubilan, Smith llevó una vida tranquila de privilegios y filantropía, con casas palaciegas, veranos en la orilla y un calendario ocupado de funciones sociales y de caridad. Compartió triunfos y tragedias familiares, aunque siempre a la sombra de sus hermanos y hermanas.

En 1993, a los 65 años, fue nombrada embajadora en Irlanda (sin muchas ilusiones) por el presidente Bill Clinton a instancias de su hermano Teddy.

 

Familia Kennedy en Acción de Gracias en Hyannisport, Massachusetts, 1948. Desde la izquierda: John F. Kennedy, Jean Ann Smith, Rose Kennedy, Joseph Kennedy Sr., Patricia Lawford, Robert F. Kennedy, Eunice Mary Shriver, Edward Kennedy (en cuclillas) (Fuente externa)

Según cuenta The Boston Globe, Smith fue la primera mujer Kennedy de su generación en asumir un trabajo político serio. Al igual que sus hermanas y las esposas de sus hermanos, había tenido roles en campañas políticas familiares, pero no en el servicio público. Su padre, Joseph P. Kennedy Sr., había sido embajador en Gran Bretaña cuando era una niña, y había visitado Irlanda, la tierra de sus antepasados, muchas veces.

Pero sabía poco acerca de la diplomacia, la política irlandesa o las complejidades de la violencia sectaria. La campaña de bombardeos y asesinatos del IRA, ejército republicano irlandés, para expulsar a los británicos de Ulster y unirlo a la abrumadora católica irlandesa con Irlanda predominantemente protestante del Norte. El nombramiento también se hizo en un momento crucial, ya que el movimiento había comenzado a caminar hacia un acuerdo para poner fin a décadas de combates que habían dejado miles de muertos en todos los lados.

Aún así, los irlandeses, que consideraban al presidente Kennedy como un santo virtual, la acogieron calurosamente y los líderes irlandeses estaban ansiosos por ayudarla. Pronto se convirtió en la segunda mujer más prominente en Irlanda, después de la presidenta Mary Robinson. Y durante los siguientes cinco años, en la forma poco ortodoxa en que los aficionados a veces triunfan, Smith abrazó su trabajo y desempeñó un papel en el asentamiento del Ulster.

Ella rompió las reglas y dejó de lado las sutilezas diplomáticas. Fue reprendida por el Secretario de Estado Warren M. Christopher por destituir a dos altos funcionarios que no estaban de acuerdo con sus puntos de vista. Visitó Irlanda del Norte, una provincia británica y no su territorio, y se reunió repetidamente con Gerry Adams, el jefe del ala política del IRA, Sinn Fein, aunque la política de los Estados Unidos lo prohibió.

Si bien muchos funcionarios en Londres y el Departamento de Estado de los EE. UU. creían que ella estaba excediendo su autoridad y consideraban a Adams como un portavoz terrorista, Smith ayudó a despejar el camino para una visa que lo dejó ir a los Estados Unidos para presentar su caso para un alto el fuego y el retiro británico del Ulster.

Casi de la noche a la mañana, se convirtió en una popular hija de Irlanda en Estados Unidos. Seis meses después, el 31 de agosto de 1994, se declaró un alto el fuego. A instancias de Smith, Ted Kennedy y otros, Clinton se reunió con Adams en la Casa Blanca en 1995, otorgando una cierta respetabilidad a Sinn Fein.

Cuando el alto el fuego se interrumpió en 1996 por la continua exclusión de Sinn Fein de las conversaciones de paz, Smith convocó a Joe Cahill, el líder del IRA, y lo reprochó. Sinn Fein finalmente fue admitido en las conversaciones, y el alto el fuego se restableció en 1997. Las negociaciones dirigidas por el ex senador George J. Mitchell produjeron el Acuerdo de Belfast en abril de 1998.

Proporcionó el desarme de grupos paramilitares y el poder compartido en Irlanda del Norte. Un mes después, se aprobó en referéndums en Irlanda e Irlanda del Norte. Los años posteriores se vieron empañados por tiroteos, crisis políticas, disputas de desarme y otras crisis. Pero el pacto de Belfast todavía se considera como el documento formal para la eliminación gradual de décadas de guerra sectaria en el Ulster.

El papel de Smith, traer el IRA del hielo, era importante, y estaba orgullosa de ello.

«El pueblo irlandés estaba dispuesto a llevarme al pie de la letra, para darme el beneficio de la duda porque yo era Kennedy», dijo en 1998 mientras se preparaba para terminar su misión en Dublín. “Era un engranaje, realmente, en la máquina que se movía. Tuve la suerte de estar aquí para quizás darle un impulso a lo que estaba sucediendo”, explicó entonces, según el citado periódico de Massachussets.

Irlanda la presión concediéndole la ciudadanía honoraria.

El ex presidente Barcak Obama le condecoró con la Medalla de la Libertad en el 2010 (Fuente externa)

Algunos datos biográficos

Jean Ann Kennedy nació en Brookline, Massachusetts, el 20 de febrero de 1928. Su infancia fue idílica, con veranos en Cape Cod, inviernos en Palm Beach, Florida, y vida en mansiones en Bronxville, un suburbio próspero en el condado de Westchester, Nueva York.

Fue educada en las escuelas de niñas católicas romanas y se graduó en 1948 del Manhattanville College of the Sacred Heart en Nueva York con un título en inglés. Ella presentó a futuras esposas a tres de sus hermanos: Ethel Skakel, una compañera de clase de Manhattanville, a Robert; Jacqueline Bouvier, una amiga de John; y Virginia Joan Bennett, también estudiante de Manhattanville, a Edward.

Se casó con Stephen Smith, un financiero de Nueva York, en 1956. Supervisó la fortuna de US$500 millones de la familia Kennedy después de que su padre quedó incapacitado por un derrame cerebral en 1961, y aconsejó a sus hermanos en campañas políticas. La pareja tuvo cuatro hijos. Le gustaban el tenis, nadar, navegar y la caminata por la playa.

Su papel en política, como el de sus hermanas, era aparecer en eventos de campaña, comenzando con las carreras de John para el Congreso y el Senado y su campaña para la presidencia en 1960. También recaudó fondos para programas en beneficio de niños discapacitados y durante muchos años fue Fideicomisario del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas en Washington, dice Boston Globe.

En 1974, fundó Very Special Arts, una filial del Centro Kennedy que ofrece programas de escritura creativa, danza, música, teatro y otras artes para miles de artistas con discapacidades físicas o mentales en Estados Unidos y en otros lugares. Con George Plimpton, produjo un libro de entrevistas con tales artistas, «Crónicas de coraje: artistas muy especiales», en 1993.

Al sobrevivir a sus hermanos, Smith soportó las muertes violentas de algunos de sus hermanos y los accidentes de algunos de sus sobrinos. El mayor de todos sus hermanos caído en combate en 1944. Kathleen murió en un accidente aéreo en Francia en 1948. El presidente Kennedy y el senador Robert Kennedy fueron asesinados en 1963 y 1968. Luego Rosemary, con discapacidad mental e interna la mayor parte de su vida; Patricia Kennedy Lawford, quien se divorció del actor británico Peter Lawford, murió por un cñancer como se mencionó arribal; así como Eunice Kennedy Shriver, campeona de las Olimpiadas Especiales y esposa de R. Sargent Shriver, el primer director del Cuerpo de Paz, murió en agosto de 2009 de un accidente cerebrovascular y Ted Kennedy murió dos semanas después, a causa de un cáncer cerebral.

El esposo de Smith había fallecido en 1990. Además de su hija Kym, le sobreviven sus dos hijos, Stephen Jr. y William; otra hija, Amanda; y seis nietos.

En 1991, Smith participó en el juicio de Florida de su hijo William por un cargo de violación. El caso surgió de su visita a un bar con Ted Kennedy y un encuentro sexual con una mujer en la finca Kennedy en Palm Beach. Terminó en la absolución, pero la cobertura televisiva y el testimonio gráfico produjeron una espeluznante mezcla de sexo y escándalo en la familia más famosa de Estados Unidos.

Jean Kennedy Smith siempre fue la figura tranquila de los Kennedy, haciendo su trabajo de caridad pero evitando publicidad innecesaria, coinciden los medios norteamericanos. Quizás por sus servicios diplomáticos en la solución del problema de Irlanda, o tal vez por sus servicios en el área de las artes, o quizás por ambas cosas recibió de manos del Presidente Barack Obama la Medalla Presidencial de la Libertad en el 2010.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here