Zenaida, en momentos en que era expulsada por las dirigentes del municipio de Regla en La Habana. Nótese el pantalón blanco y los tenis blancos, impecables de la dirigente (Facebook de Zenaida Romeu)

SD. En Cuba suceden cosas que nunca antes habían sucedido. hay cosas que han cambiado sí… pero para peor. Vender comida, aunque sea a precio mínimo a personas que se han quedado sin techo, sin nada material, casi sin alma, es patético. Que una gloria de la música cubana y latinoamericana como Zenaida Romeu, embajadora de Buena Voluntad de la Unesco, sea expulsada como una delincuente de un municipio habanero porque fueron a dar ayuda a los damnificados por parte de la propia presidenta del gobierno municipal, es algo inusitado, repudiable, indignante, inmoral.

Si antes los escritores y artistas eran admirados por los dirigentes del país, o al menos con indulgencia, hoy son sacados a caja destemplada por algunos que no tienen la más mínima idea de cuánto vale un artista, sobre todo en medio de las calamidades. Es de dudar que la jefa del gobierno del municipio habanero de Regla haya visto la película Titanic, donde un conjunto de cuerdas se mantiene brindando música hasta segundos antes del hundimiento, cuando entonces todos se dan la mano y se entregan al destino.

La Camerata Romeu es una de las agrupaciones musicales femeninas mas prestigiosas de la música latinoamericana y las integrantes junto a su directora acaban de ser víctimas de una indignante situación, al ser expulsadas de zonas devastadas de Regla donde repartían algunos recursos recolectados para las víctimas del tornado que asoló ese y otros municipios de La Habana el pasado domingo.

Un testimonio de la propia directora sinfónica compartido en su perfil de Facebook por el actor Luis Alberto García, da cuentas que la jefa del Gobierno municipal les prohibió a las integrantes de la agrupación musical seguir la iniciativa personal y dio órdenes a la Policía de “acompañarlas” fuera de la localidad.

 

 

 

Las muchachas en silencio, arriban al sitio del desastre, en Regla (Facebook de Zenaida Romeu)

“Camerata Romeu fue a las zonas más golpeadas por el tornado. Me impresionó al llegar a la Basílica todo lo que las 18 muchachas tenían disponible para ayudar a otros cubanos sumidos en la tragedia. Llegamos primero a Regla, caminamos en silencio espantadas por la tragedia y preguntando a las personas donde eran los lugares de mayores afectaciones. (…) Mucha solidaridad en el pueblo. Tranquilas dejábamos en cada hogar lo que considerábamos más útil y necesario para ellos”, relata.

Zenaida y las integrantes de la Camerata Romeu (Facebook de Zenaida Romeu)

Cuenta que “al regresar por un pasillo entre escombros que conducía a viviendas devastadas” se toparon con la jefa de gobierno del municipio Regla.

Otra instantánea de Zenaida y las integrantes de la Camerata Romeu (Facebook de Zenaida Romeu)

 

El policía les manda a callarse, es el momento de la expulsión (Facebook de Zenaida Romeu)

 

“(…) Nos prohibió continuar con nuestra personal y silenciosa ayuda. Le solicitó a la policía que nos ‘acompañara’ fuera de Regla y nos rodearon una docena de ellos impidiéndonos continuar entregando ropa de niño, agua, pan, abrigos, colchas, zapatos, toallas, detergente, jabones… de nuestro propio pecunio sin carteles, sin prensa, en silencio, sin aglomeraciones, respetuosa y organizadamente”, añade.

Para Romeu, es inadmisible que “tantas personas estén impidiendo y frenando un gesto solidario que es humano, altruista, hermoso, benéfico, espontáneo, propio de lo mejor del ser humano”.

“En lugar de eso nos conminaron a irnos y nos trataron como delincuentes peligrosas. Es una vergüenza. En esa villa nació mi madre. Ella tenía bellos recuerdos de infancia. Nadie tiene autoridad allí ni en ningún lado y menos usarla para quitarnos la posibilidad de ayudar al prójimo”, sostiene.

Otro testimonio

Por otra parte el gran compositor y director orquestal José María Vitier, y su esposa Silvia, poeta y compositora, estuvieron también por esa zona y he aquí su testimonio y punto de vista:

“Acabamos de llegar de Regla de llevar todo lo que pudimos comprar y recoger para ayudar. Tuvimos que dar muchas vueltas porque hay muchas calles cerradas por los arreglos de electricidad, finalmente logramos llegar a la Calle Rotaria uno de los sitios peores, vimos con estupor el desastre, las personas recibían nuestra modesta ayuda con agradecimiento y se presentía en ellos una sensación de vergüenza que me derrotó. No estaban preparados para recibir ayuda, son personas suficientes que perdieron sus casas y todo y que nunca pensaron en verse en esa situación. Qué doble pena, propia y ajena. Mucho dolor.

No tuvimos problemas para entregar la ayuda, nadie nos paró, pero acabo de leer el post de Zenaida Romeu y me parece indignante y Ojalá boten y multen a la susodicha funcionaria desalmada de Regla, que impidió y maltrató a las muchachas de la Camerata al intentar entregar su ayuda que en estos momentos resulta vital. A nosotros no nos pasó pero éramos sólo dos personas y los vecinos del lugar nos ayudaron a encontrar las personas más necesitadas.

Hay muchas personas, jóvenes civiles y soldados, trabajando, brigadas de la compañía eléctrica, Etecsa, comunales. Se ha recogido casi todo el escombro, pero aún queda bastante y hay basura y mal olor. Para ello hay palas mecánicas recogiendo basura y es un poco peligroso caminar entre todos esos aparatos trabajando. Nadie para, ni conversa, se siente una tensión, una premura por terminar.

Hemos regresado a la casa sintiendo que ha sido muy poco lo que hemos podido hacer, trataremos de recopilar más cosas para enviarlas, y si alguien se opone habrá que denunciarlo por falta de solidaridad, humanidad é incluso falta de patriotismo porque eso va contra Cuba.

Cosas necesarias:
– latas de comida, agua, detergente, papel higiénico, aceite, leche condensada, pan, jabón, shampoo, pastas, puré de tomate ropa, zapatos, ropa de niños, juguetes, sábanas, toallas, Abrigos, cazuelas y quizás otras cosas que olvido. Fueron muy bien recibidas, así que creemos que todo eso hace falta.
Silvia y Jose María”.

Un reconocido humorista dio cena gratis a un grupo de adolescentes de la zona que mas duele hoy en Cuba y donde perdieron la vida unas cuatro personas, pero hay unos 200 heridos, y decenas de casas caídas totalmente y otras derrumbadas parcialmente. Según reportes a través de las redes hay mucha gente viviendo a la intemperie. En la Aduana del aeropuerto internacional decomisan ayudas traídas por cubanos que están en el extranjero.

Alejandro Sanz se indigna en sus redes: “¿Cómo es posible que las ayudas recogidas para el tornado de Cuba no lleguen, que pongan restricciones aduaneras o que se apropien de ellas para poder venderlas a personas que se han quedado sin nada? Siento impotencia y el silencio del Gobierno no ayuda”.

Abrazos y no antorchas

Luis Alberto García, respetado y popular actor cubano de cine, televisión, teatro y radio, valentísimo publicó antes de lo de Zenaida Romeu la petición al gobierno cubano de que ayuden a ayudar, pues: “gente buena y solidaria, cubanos y no cubanos, fuera de las costas del archipiélago, (que están) pidiendo canales por los cuales colaborar con los damnificados”.

“¿Podrían escucharles? ¿Tender las manos a quienes quieren tendérnoslas? ¿Aceptar su ayuda humanitaria que no es ni debe confundirse con limosnas ni chantajes?”, escribió.

“Cuando alguien decide dar su apoyo está mal quedarse en silencio o mirar hacia otra parte. Hasta la Aduana debería flexibilizar en estos días sus leyes. (traficantes y revendedores abstenerse)”, especificó.
“Una lata de carne no tiene ideología. Tiene carne. Y salsa. Una cobija salva del frío. No es de derecha ni de izquierda. Un colchón es apolítico. Vale para dormir y hacer el amor. No todo puede venir por Western Unión. Hay uniones mejores”, manifestó.

“A los que desfilaron anoche ya con menos espontaneidad (las pioneras y pioneros de la escuela de mis hijas llevaban días confeccionando las antorchas que se usaron), algo o alguien debió sugerirles ante la ocurrencia del devastador e impredecible tornado y sus lamentables destrozos, que a Martí le habría encantado que cambiaran todo el concepto y que marcharan por las calles de Regla, Guanabacoa, 10 de Octubre, San Miguel del Padrón… recogiendo escombros, dando abrazos, un pan, esperanza, un caramelo, confianza, un colchón, una manta, un techo transitorio. Antorchas virtuales. Y sería un homenaje monumental”, expuso.

Aclaró “que el legado martiano es incluyente y no excluyente. Con todos y para el bien de todos. Y no ‘con los que estén conmigo o con los que voten SÍ en las elecciones venideras”.

“Creo que el discurso oficial está haciendo, peligrosamente para el futuro de la nación, demasiado hincapié en que votar SÍ, es votar por Cuba y que los verdaderos patriotas serán los que voten a favor, dejando entonces para los que voten NO o se abstengan o no asistan a las urnas, toda la traición, la apostasía y el entreguismo de este mundo”, aseveró.

“En el discurso gritado, vociferado (…) del Presidente de la FEU (Federación de Estudiantes Universitarios), hubo poco Martí y demasiado énfasis en el voto positivo. ¡Yo voto sí! ¡Yo voto sí! ¡Yo voto sí! No entendí bien de qué iba la actividad. O a lo mejor sí”, concluyó con ironía.

Esperamos tu comentario