WASHINGTON. Las fuerzas armadas de los EE. UU. deben utilizar el marco de su nuevo Comando Espacial, anunciado este año por el presidente Donald Trump para pasar a la ofensiva a fin de mantener la supremacía militar en los cielos, expresó el Secretario de Defensa James Mattis en el Instituto de Paz de Estados Unidos.

“Tenemos que estar preparados para ir a la ofensiva en el espacio”, dijo Mattis el pasado martes. Y agregó: “Ningún deporte competitivo en el mundo puede jugar defensa y ganar”.

El ejército estadounidense tendría que lanzar una nueva generación de satélites que podrían defenderse, ser más resistentes y ser reemplazados rápidamente, manifestó el secretario de Defensa, según un reporte de Space Daily.

El presupuesto de defensa de los Estados Unidos para el año fiscal 2019 incluye el restablecimiento del Comando Espacial de los Estados Unidos. A principios de octubre, Trump dijo que Estados Unidos estaba creando una fuerza espacial para alcanzar a China y Rusia.

En septiembre, Moscú advirtió a Washington contra el despliegue de armas convencionales en el espacio, diciendo que la comunidad internacional tenía que adoptar un acuerdo sobre el tema.

El ejército de Estados Unidos está explorando alternativas simétricas y asimétricas para hacer un seguimiento de la decisión del presidente Donald Trump de retirarse del Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), recordó en su intervención el secretario de Defensa.

“Estamos haciendo todo lo posible para encontrar una opción”, dijo Mattis. “Hay opciones tanto simétricas como asimétricas”, sentenció, a la vez que dio a conocer que Trump tomará consejo del Departamento de Defensa sobre esta decisión “grave” de abandonar la INF.

Mattis dijo que el gobierno de Trump estaba en conversaciones con sus socios de la OTAN sobre la decisión de Washington de retirarse del Tratado INF. Durante su visita a Praga el domingo, se reunió con el primer ministro checo, Andrej Babis, quien calificó de “malas noticias” la anulación prevista del Tratado INF y pidió una mejor comunicación con Rusia.

El 20 de octubre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que Estados Unidos se retiraría de la INF, alegando que Moscú no estaba respetando el acuerdo.

El Kremlin rechazó las acusaciones estadounidenses de violar el pacto y advirtió que Moscú tomaría medidas para proteger los intereses de seguridad rusos. El domingo, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que Washington presentó una lista de quejas sobre la implementación del tratado y que Moscú estaba preparando una respuesta, recordó Space Daily.

Una fuerza espacial independiente

Tres días después, el 23 de octubre, el vicepresidente Mike Pence aclaró que la Casa Blanca no prevé la creación de una fuerza espacial independiente antes de 2020.

Pence expresó que el Trump pronto le pedirá al Congreso que reúna a militares y civiles que trabajan en la seguridad del espacio en un comando unificado, similar a las fuerzas especiales de los militares.

“El Consejo Nacional del Espacio está haciendo recomendaciones al presidente para comenzar esencialmente con el establecimiento de un Comando Espacial unificado, en gran medida en la forma en que establecimos un comando de las Fuerzas Especiales”, dijo Pence en una conferencia espacial organizada por el Washington Post.

“Empecemos por poner a todos bajo un comando unificado”, dijo, y agregó que también le gustaría ver a una Agencia de Desarrollo Espacial encargada de las nuevas tecnologías.

Según Pence, alrededor de 60,000 personas trabajan actualmente en la seguridad del espacio en los Estados Unidos, en varias ramas de los servicios militares y de inteligencia.

“En primera instancia, no se parecerán a otras sucursales del servicio que se pusieron de pie. Creemos que será una consolidación, y desde allí los futuros congresos y futuras administraciones pueden crecer y expandirse y nutrir… la Fuerza Espacial como ellos consideren”, agregó.

La idea de crear inmediatamente una Fuerza Espacial a la par con el Ejército de los EE. UU. o la Fuerza Aérea generó en el pasado controversias entre los legisladores, algunos de los cuales quieren que el espacio permanezca bajo el disfraz de la Fuerza Aérea.

Pence también dijo que la administración trabajará con el Congreso, a partir del próximo año, para votar sobre una ley que cree esa Fuerza Espacial independiente para 2020.

El jefe de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos dijo en septiembre que crear una Fuerza Espacial costaría alrededor de $13 mil millones de dólares, para una fuerza de 13,000 personas en los primeros cinco años.

El ejército de EE.UU. lo conforman cinco ramas: el Ejército, la Fuerza Aérea (que actualmente supervisa las operaciones espaciales), la Armada, los Marines y la Guardia Costera.

Hablando en una reunión del Consejo Nacional del Espacio, Pence dijo: “El espacio es un campo de guerra, al igual que la tierra, el aire y el mar, y Estados Unidos será tan dominante allí como lo estamos aquí en la Tierra”.

Nombró a los adversarios de Estados Unidos como Rusia y China, y dijo que las amenazas espaciales potenciales incluyen armas anti-satélites, láseres aéreos, “actividades en órbita altamente amenazantes y misiles hipersónicos evasivos”, según reporta Space Daily.

Esperamos tu comentario

Notas de las mejores agencias de noticias internacionales.