Una sesión del Congreso (Fuente externa)

Estados Unidos acaba de aprobar una nueva ley que exige que los propietarios de empresas ficticias, ampliamente utilizadas para ocultar miles de millones de dólares, revelen sus identidades, cerrando la puerta a un método popular de lavado de dinero y evasión de impuestos.

La Ley de Transparencia Corporativa es parte de una ley de presupuesto de defensa ampliamente aprobada en el Congreso el viernes 1 de enero, a pesar del veto de Donald Trump. Según este texto, los propietarios de empresas ficticias ahora deben dar su identidad a una agencia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, la red de aplicación de delitos financieros (FinCEN), dice un artículo publicado en Le Monde con datos de la AFP.

Solo la Hacienda y la Policía tendrán acceso a esta información, por lo que siempre estará protegida del público en general. Pero para los defensores de la transparencia, este es un primer paso importante contra la corrupción, el crimen organizado y la evasión fiscal. «Durante años, los expertos han clasificado sistemáticamente a las empresas fantasmas como la falla más grande en nuestros sistemas contra el lavado de dinero», señala Ian Gary, director ejecutivo de la coalición FACT, que ha trabajado para esta ley. “Este es el paso más importante que podemos tomar para proteger mejor nuestro sistema financiero del abuso».

Uno de los países más fáciles de blanquear dinero

Las Naciones Unidas estiman que cada año se lavan en todo el mundo entre 800.000 millones y 2 billones de dólares. Si bien se ha prestado mucha atención a paraísos fiscales como Panamá o las Islas Caimán, los expertos argumentan que el tamaño de la economía estadounidense y, por lo tanto, su capacidad para absorber miles de millones de dólares relativamente desapercibidos, ha hecho fundamental para transformar los fondos ilícitos en dinero limpio.

A principios de 2020, Tax Justice Network clasificó a las Islas Caimán y a los Estados Unidos como los campeones por permitir el ocultamiento de las finanzas a los ojos de la ley y los impuestos. Gary Kalman, director estadounidense de la ONG Transparencia Internacional, dijo que la nueva ley es «fundamental» en la lucha contra el lavado de dinero.

Pese a las tensiones geopolíticas, apunta a la llegada de aluviones de dinero de China y Rusia, porque según él, Estados Unidos es uno de los lugares más fáciles para blanquearlo, a través de propiedades, activos, negocios, o incluso del arte.

«Somos el lugar más fácil del mundo para establecer una sociedad limitada», dijo Kalman a la agencia France-Presse (AFP) antes de que se aprobara la ley. “Somos el paraíso para todos los regímenes corruptos y criminales que quieren esconder su dinero. Al obligar a los dueños de negocios a revelar su identidad, Estados Unidos está estableciendo un ‘estándar’ para el sistema financiero global», afirmó.

La ley aprobada castiga la no divulgación de la identidad de estos propietarios con penas de hasta dos años de prisión y 10.000 dólares. Según FACT, se espera que las transacciones en efectivo disminuyan drásticamente. Se espera que el sector inmobiliario, apreciado por los extranjeros por aportar grandes sumas de dinero a la economía estadounidense, pero también el sector farmacéutico, los artículos de lujo o el equipamiento industrial, se vean afectados.

La ley no es perfecta, dicen los analistas. La base de datos no estará abierta al público ni a los medios de comunicación, aunque estos últimos han sido la fuente de las mayores revelaciones sobre estos temas, como es el caso de los Papeles de Panamá. Sin embargo, el Tesoro y las agencias de aplicación de la ley tienen una capacidad limitada para profundizar en estos temas. «Creemos que esta base de datos debería ser pública», dice Gary Kalman, según el artículo de Le Monde con apoyo de la AFP.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here