Un equipo de investigación integrado por científicos chinos ha dado a conocer un estudio que ha arrojado evidencias acerca de las afectaciones de la calidad de la esperma en hombres, lo cual además impactaría su fertilidad en general.

El estudio fue publicado en la revista Reproducción, bajo el título Evaluating the impact of COVID-19 on male reproduction, con la firma de Yu Tian y Li-quan Zhou, ambos del Instituto de Salud Reproductiva, del Centro de Medicina Reproductiva, en el Tongji Medical College, de la Universidad de Ciencias y Técnicas de Huazhong, en Wuhan, Hubei, China.

Aunque es principalmente una enfermedad respiratoria, esta enorme base amplifica los efectos adversos de los aspectos menos graves de COVID-19 e invita a una evaluación adicional. El SARS-CoV-2 comparte aproximadamente el 80% de la secuencia de aminoácidos con el coronavirus 1 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-1) (Gralinski & Menachery 2020) que causó más de 8000 infecciones en 2003. Ambos virus usan serina proteasa 2 transmembrana (TMPRSS2 ) y el receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) para infectar las células huésped, según establecen los científicos en su estudio.

Además de los pulmones, ACE2 se expresa en muchos tejidos, incluidos el sistema cardiovascular, el tracto gastrointestinal y el hígado. En consecuencia, se observó daño a esos órganos en los pacientes con COVID-19 (Xiao et al. 2020, Zhang et al. 2020b, Zheng et al. 2020). En particular, también se informó que los testículos expresan ACE2 en diferentes tipos de células (Wang y Xu 2020) y vale la pena señalar que ser hombre es un factor que contribuye a las muertes por COVID-19 (Williamson et al. 2020). En estudios relacionados, los pacientes masculinos mostraron niveles plasmáticos más altos de citocinas inmunes innatas que los pacientes femeninos (Takahashi et al. 2020) y una alta proporción de pacientes masculinos estaban en edad reproductiva (Guan et al. 2020). Por lo tanto, si la infección por SARS-CoV-2 daña el sistema reproductor masculino se convierte en un tema que merece una mayor investigación.

Los estudios actuales confirman que el SARS-CoV-2 puede afectar el sistema reproductivo masculino. Se observaron niveles anormales de hormonas sexuales y disminución de la calidad del esperma en pacientes durante y después de la recuperación del COVID-19. Además, se detectó daño severo por inflamación en los testículos y en la autopsia se informó la presencia de virus en el tejido testicular. Se han informado efectos perjudiciales sobre la fertilidad masculina durante infecciones con los virus Zika (ZIKV), paperas (MuV) y SARS-CoV-1, pero el panorama es menos completo para el COVID-19. Una mejor comprensión de los mecanismos de infección y fisiopatología requerirá una vigilancia e investigación a largo plazo. Sin embargo, estudios previos de los virus antes mencionados, especialmente el SARS-CoV-1, pueden proporcionar una guía significativa para analizar el efecto de COVID-19 en la reproducción masculina. Aquí, con base en la evidencia disponible, discutimos el tropismo del SARS-CoV-2 para las células testiculares y analizamos los mecanismos conocidos y potenciales por los cuales el SARS-CoV-2 afecta la salud reproductiva masculina con el objetivo de proporcionar una referencia para futuras investigaciones y tratamientos de COVID-19, dice el estudio.

Los principales mecanismos de los virus que afectan la reproducción masculina se pueden resumir de la siguiente manera: (a) invasión viral directa de células germinales y propagación de virus por transmisión sexual; (b) virus que afectan la endocrinología reproductiva necesaria para mantener las características sexuales secundarias; (c) una respuesta inflamatoria secundaria inducida por una infección viral que afecta gravemente a los testículos; y (d) fiebres desencadenadas por infecciones virales que interfieren con la fisiología reproductiva normal. Es de destacar que los mecanismos anteriores a menudo coexisten y tienen un efecto sinérgico en la mediación del deterioro. Además, el sistema reproductivo masculino también puede verse afectado por los medicamentos utilizados para tratar una infección viral, con la principal razón de ser el efecto gonadotóxico de los medicamentos, como los glucocorticoides y los interferones (Drobnis y Nangia 2017, Li et al. 2020c). Curiosamente, la unión de SARS-CoV-2 a ACE2 podría causar una regulación positiva de la angiotensina II, que puede inducir efectos adversos sobre la fertilidad masculina (Welter et al. 2014, Aitken 2020). Basándonos en los estudios actuales sobre el SARS-CoV-2 y la evidencia de que otros virus interrumpieron la reproducción masculina, analizamos los mecanismos conocidos y potenciales de que el SARS-CoV-2 afectaba la reproducción masculina, afirman los autores.

Afectaciones de los testículos

La evidencia de infección testicular por SARS-CoV-2 no es convincente. En 2003-2004, varios grupos informaron exámenes histopatológicos de testículos de muertes por SARS-CoV-1. Se informaron más resultados negativos (Zhang et al. 2003, Zhao et al. 2003b, Ding et al. 2004) que positivos (Zhao et al. 2003a, c) en la evaluación de la presencia del virus. De manera similar, el virus SARS-CoV-2 no estuvo presente en las muestras de testículo de un paciente con COVID-19 que murió en la fase aguda (Song et al. 2020). Sin embargo, otro estudio informó que el virus podría detectarse en múltiples órganos, incluidos los testículos, con diversos grados de reducción y daño de las células germinales (Bian et al. 2020). Recientemente, Yang et al. analizaron muestras de testículo de 12 pacientes fallecidos con COVID-19. El virus se detectó en un solo paciente que tenía una carga viral alta. El virus SARS-CoV-2 no estaba presente en los túbulos seminíferos, sino solo en el intersticio, y no estaba claro si el virus provenía de la sangre en lugar de una infección de los testículos (Yang et al. 2020b).

Sin embargo, si el virus puede estar presente en los testículos no depende completamente de la infección viral. Existen otras afecciones en las que el virus puede ingresar y alterar el tejido testicular, incluida la carga viral alta en sangre, la inflamación local, la hiperpirexia y la BTB imperfecta. Por lo tanto, no se puede descartar la posibilidad de que el SARS-CoV-2 interrumpa directamente los testículos, pero en los pacientes con COVID-19 leve sin factores de riesgo, parece poco probable.

La posibilidad de transmisión sexual del SARS-CoV-2

La evidencia actual no respalda la transmisión sexual del virus SARS-CoV-2. Seis estudios de cohortes pequeños (Guo et al.2020, Holtmann et al.2020, Li et al.2020b, Ma et al.2020, Pan et al.2020, Song et al.2020) de tres condados y un informe de caso (Paoli et al.2020a) de Italia no detectaron ácidos nucleicos virales en muestras de semen de pacientes varones levemente afectados y en etapa de recuperación. Dos estudios independientes también informaron que no había virus SARS-CoV-2 en el líquido prostático (Quan et al. 2020, Zhang et al. 2020a). Sin embargo, un estudio mostró que el SARS-CoV-2 podría extenderse al semen. En este estudio, entre los 23 pacientes con recuperación clínica y los 15 pacientes en fase aguda, 2 (8,7%) y 4 (26,7%) pacientes, respectivamente, dieron positivo a los componentes del virus en su semen (Li et al. 2020a), lo que contrasta claramente a estudios previos. Pero no se proporcionó la metodología detallada de falsos positivos causados ​​por errores de muestreo y detección (Paoli et al. 2020b). Todos estos estudios sufren de tamaños de muestra pequeños y la demografía de los pacientes en convalecencia después de una infección leve puede haber introducido un sesgo de selección. Además, la abundancia de ARN viral en el semen fue baja en comparación con otros tejidos y los procedimientos para la recolección de eyaculados son vulnerables a la contaminación. Se necesitan ensayos más grandes y multicéntricos para concluir resultados convincentes en cuanto a la presencia o ausencia de SARS-CoV-2 en el semen, especialmente para pacientes en las primeras etapas del curso de la enfermedad o asintomáticos. Sin embargo, según los estudios disponibles, la probabilidad de que el virus entre en el semen en pacientes leves o en etapa de recuperación es muy baja. En conjunto, la ausencia de SARS-CoV-2 en el semen cuestiona la posibilidad de transmisión sexual de COVID-19.

Desde el mismo inicio de la pandemia de covid-19, ha habido una preocupación comprensible (pero teórica) sobre si este coronavirus podría tener un impacto perjudicial en la fertilidad de los hombres que se infectan.

Si bien serían probablemente necesarios estudios ampliados a mayor cantidad de personas y en mayor longitud de tiempo, no es menos cierto de la positividad de los resultados que arroja el estudio chino.

De manera que sobre todo en los hombres que siempre andan alardeando de su fertilidad este es un motivo más para cuidarse de no ser infectados por el coronavirus. Valdría la pena conocer acerca de un estudio de cómo influye el Covid 19 en el sistema reproductivo femenino.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here