Ilustración (Fuente externa)

Dirk Schulze-Makuch, geobiólogo de la Universidad Estatal de Washington (WSU) dirigió un estudio publicado en la revista Astrobiology el mes pasado. El documento identifica dos docenas de exoplanetas (planetas ubicados fuera de nuestro sistema solar) que podrían ser mundos «superhabitables» más adecuados para la vida que el nuestro.

Los investigadores crearon un conjunto de criterios para que los planetas califiquen como potencialmente superhabitables. Esta lista incluye una edad de entre 5 mil millones y 8 mil millones de años (la Tierra tiene aproximadamente 4,5 mil millones de años) y una ubicación dentro de la zona habitable de una estrella donde podría existir agua líquida. También buscaron estrellas longevas que fueran más frías que nuestro sol.

En lugar de centrarse en los clones de la Tierra, el equipo buscó planetas que fueran más masivos que el nuestro. «Se esperaría que uno que tenga alrededor de 1,5 veces la masa de la Tierra retenga su calentamiento interior a través de la desintegración radiactiva por más tiempo y también tenga una gravedad más fuerte para retener la atmósfera durante un período de tiempo más largo», dijo la WSU en un comunicado el pasado lunes.

El equipo aplicó los criterios a 4.500 exoplanetas conocidos e identificó 24 que se acercaron más a cumplir los requisitos. Ninguno cumplía todos los requisitos, pero insinúan las posibilidades de mundos favorables a la vida más allá del nuestro.

Hay muchas incógnitas en lo que respecta a estos paraísos potenciales. «La habitabilidad no significa que estos planetas definitivamente tengan vida, simplemente las condiciones que conducirían a la vida», dijo WSU. Un problema aún mayor es que los candidatos están a más de 100 años luz de distancia, demasiado lejos para llegar.

Lo que es útil aquí son los criterios para los planetas que pueden no verse exactamente como la Tierra, pero podrían ser lugares aún más impresionantes para la vida. Esto podría ayudarnos a dirigir los recursos de los telescopios espaciales de próxima generación como el muy retrasado James Webb de la NASA.

«Tenemos que centrarnos en ciertos planetas que tienen las condiciones más prometedoras para una vida compleja», dijo Schulze-Makuch. «Sin embargo, debemos tener cuidado de no quedarnos estancados buscando una segunda Tierra porque podría haber planetas que podrían ser más adecuados para la vida que el nuestro».

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here