El delegado permanente de la República Dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas, para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), José Antonio Rodríguez, fue elegido presidente interino de la Comisión PX del Consejo Ejecutivo de esa organización de las Naciones Unidas.

El autor de Como un Bolero se ha ganado la simpatía de la mayoría de los embajadores antes la Unesco por su autenticidad y por su defensa de la Cultura.

De hecho es la primera vez que República Dominicana ostenta tan altos puestos en organismos del sistema de Naciones Unidas y precisamente en la Unesco. Gracias a la calidad de su trabajo diplomático, ha logrado que el país sea miembro del Consejo Ejecutivo de la Unesco y ahora, este miércoles, a propuesta de la embajadora de Cuba, Yahima Esquivel y refrendada por la embajadora de Uruguay, Alejandra de Bellas, sin oposición ni ningún otro candidato, José Antonio Rodríguez ha sido electo por unanimidad de los 58 embajadores de los Estados Miembro, presidente interino de la Comisión PX de ese organismo.

José Antonio Rodríguez, embajador dominicano ante la Unesco (Fuente externa)

«La Comisión PX es de suma importancia, pues es la que se encarga del Programa y de Relaciones Exteriores, y por tanto se encarga de debatir temas, generalmente álgidos o de suma importancia», expresó José Antonio Rodríguez a la llegada a su residencia en París.

La elección de la República Dominicana acaba de ocurrir en el marco de la ducentésima novena (209) sesión del Consejo Ejecutivo, el organismo de mayor rango de la UNESCO.

Rodríguez explicó a Nota Clave, que había sido «un día largo de un trabajo agotador», pero que se sentía «confortado y orgulloso por darle a República Dominicana ese puesto que se elige, no precisamente como país, sino como persona». Sucede que dentro del mundo diplomático de la Unesco el dominicano ha logrado calar, gracias a su valentía y profundidad así como su autenticidad. Por ejemplo, el pasado viernes realizó un estremecedor discurso “por la unidad”, considerado por el presidente de la Conferencia General, Altay Cengizer, como una de las dos mejores alocuciones.

El diplomático dominicano hizo un llamado a esa organización multilateral a “rendir honor a los que estuvieron antes”. “Mostrémosles a las generaciones futuras que ocuparán estos asientos que existió una legión de diplomáticos que por encima de sus diferencias de idioma, color, costumbres, culturas y tamaño, supo ver en esa diferencia la unidad que da razón de ser y estar en este nuestro hogar, la UNESCO”, expresó aquel día en que llamó a la unidad y la lucha por los valores que se encuentran en los pilares del organismo. La ovación no se hizo esperar.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here