El Rey Emérito Don Juan Carlos (Fuente externa)

El intelectual español Alfonso Ussía tuiteó a las 6:00 de la mañana hora dominicana «Envío un mensaje al Rey Don Juan Carlos. Me responde con esperanza. «Mil gracias. Este es un paréntesis, no unas vacaciones. Abrazos a todos».

El rey emérito de España, Don Juan Carlos se encontraría ya fuera de España. Al amanecer de este martes 4 de agosto estaría ya en Casa de Campo, La Romana, República Dominicana o en Estoril, Cascáis, Portugal.

Si bien ayer el canal TVi de Portugal informó a las 10:08 de la noche hora portuguesa, 4:08 de la tarde hora dominicana, que Don Juan Carlos, el hombre que garantizó la democratización de España, se encontraría ya exiliado en Estoril, consejo de Cascáis, en la costa de Portugal; esta mañana el periódico ABC español aseguraba que ya se encontraba en República Dominicana.

«El rey Don Juan Carlos viajó este fin de semana a Sanxenxo (Pontevedra). Desde este destino, uno de sus predilectos para practicar una de sus principales aficiones, la vela, se desplazó a la localidad portuguesa de Oporto, desde donde tomó un avión para viajar al aeropuerto de Santo Domingo (República Dominicana), según pudo saber ABC», dice ese rotativo, reconocido por su apoyo a la monarquía española.

El rey emérito de España le habìa comunicado este lunes a su hijo que abandonaría el país y elegiría otro para vivir.

En Estoril el Rey Emérito pasó parte de su infancia y adolescencia, y a este sitio le ata una relación muy fuerte (Fuente externa)

En cuanto a Estoril, precisamente, el padre de Juan Carlos I, Juan de Borbón, estuvo exiliado en esa ciudad costera y balnearia, donde crió a su hijo antes de que éste regresara a España.

El alcalde de Cascais, Carlos Carreiras, había declarado al periódico ‘Diário de Notícias’ que recibirían «con los brazos abiertos» al rey emérito, que pasó parte de su infancia y juventud en esta localidad.

El hoy rey emérito a la extrema derecha, con sus padres y hermanas (Fuente externa)

 

El anuncio de exilio no cambiará la exigencia al rey emérito de pagar entorno a 70 millones de euros a la Hacienda española para regularizar su situación fiscal por los 100 millones de euros que llegó a tener en un banco suizo, fruto de un regalo del Rey de Arabia, según sus propias revelaciones, según afirman diversos expertos en tributación y asesoría fiscal consultados por el periódico español El Economista.

«Este dinero debería haber tributado por el Impuesto sobre Donaciones en 2012, fecha en la que recibió la transferencia. Aunque el Rey emérito era, y aún lo es, residente en Madrid, donde hay una exención casi absoluta por este tributo, al tratarse de capitales situados en el extranjero debería haber tributado por la tarifa estatal con un tipo de hasta el 65%. Esta declaración parece ser que no se llevó a cabo», afirma el diario.

En Casa de Campo

El rey Juan Carlos corta la cinta inaugurando una villa con su nombre en Casa de Campo, le acompañan el presidente Danilo Medina y los Fanjul a la derecha (Fuente externa)

Don Juan Carlos quien estaría ya en una de las residencias de los Fanjul, es amigo de Pepe Fanjul (1944), el segundo de los cuatro hermanos, y su mujer Emilia desde hace décadas, aunque hay fuentes que dicen que empezó a frecuentar más asiduamente la isla caribeña, un escenario ideal para su retiro, lejos del escrutinio público, a partir del 2014 año en que abdicó a favor de su hijo.

La hermana de la abuela de los empresarios del azúcar cubanos, era Edelmira Sampedro, una cubana que se casó con el Príncipe Alfonso, hijo mayor de Alfonso XIII, abuelo de Don Juan Carlos.

Si bien nacidos en Cuba, los Fanjul –Alfonso (Alfy), Pepe, Alexander y Andrés– son de ascendencia española y abandonaron su patria cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959. Los hijos del patriarca, Alfonso Fanjul, le prometieron a su padre reconstruir el imperio que había levantado la familia durante más de un siglo y medio y que la Revolución les había expropiado. Eso hicieron. Hace pocos años, durante la era de Barack Obama se supo que estaban negociando con el gobierno cubano administrar la zafra en la mayor isla de las Antillas a cambio de que le devolvieran alguno de sus centrales azucareros. La negociación que parecía la salvación de la economía cubana, no prosperó evidentemente.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here