Peter Handke es austríaco y se siente feliz de haberlo ganado (Foto: Alfonso Quiñones)

La Academia Sueca ha dado a conocer este jueves dos autores europeos como ganadores de los premios correspondientes al 2018 y 2019.

EL autor del «como si nada», el austríaco Peter Handke, políticamente incorrecto, defensor de Slobodan Milosevic, quien rechazaba «la falsa canonización del Nobel», por lo que «habría que suprimirlo», acaba de ganar… el Premio Nobel de Literatura.

Handke es autor de la muy leída novela El miedo de portero al penalti, que arranca así: «Al mecánico Josef Bloch, que había sido anteriormente un famoso portero de un equipo de fútbol, al ir al trabajo por la mañana, le fue comunicado que estaba despedido. Sea como sea, Bloch lo interpretó así cuando, al aparecer por la puerta de la garita donde los obreros estaban descansando, solamente el capataz levantó la vista del almuerzo, así que se marchó de la obra. En la calle alzó el brazo, pero el coche que pasaba por allí en aquel momento no era un taxi —tampoco lo hubiera sido si Bloch no hubiera levantado el brazo para hacer señas a un taxi. Finalmente escuchó el sonido de unos frenos; Bloch se dio la vuelta: a sus espaldas había un taxi y el taxista decía algo malhumorado; Bloch se dio la vuelta de nuevo, se metió en el taxi y dijo que quería ir al mercado».

También es autor de 23 novelas, entre ellas de La ausencia, de 15 obras de teatro, 27 libros de ensayos, 5 poemarios y tres guiones cinematográficos. Handke también es un hombre del cine, que no solamente ha escrito guiones para el oscarizado Win Wenders, sino que él mismo ha dirigido.

Mujer polaca

Olga Tocarczuk (Fuente externa)

Como Henrik Sienkiewicz en 1905, Wladyslaw Reymont en 1924, Czeslaw Milosz en 1980, y Wyslawa Szymborska en 1996, la novelista Olga Tocarczuk honra la literatura polaca con un muy inesperado Premio Nobel, siendo una de las personas más jóvenes en ser reconocida por el más importante galardón literario mundial, a los 57 años de edad.

La nueva ganadora es autora de 17 libros publicados, varios de ellos de narrativa, uno de poesía y algunos de ensayos.

Teniendo en cuenta cierto sentido de la racionalidad geográfica, Africa negra debió haber sido reconocida, pues desde 1986 que lo ganó Wole Soyinka, nadie más lo ha ganado. De América Latina el último ganador fue Mario Vargas Llosa en el 2010.

Entre los que salen en las quinielas casi todos los años se encuentran los brasileños Rubem Fonseca (1925) y Nélida Piñón (1934), el sirio Adonis (1930), la egipcia Nawal El Saadawi (1931), el holandés Cees Nooteboom (1933), la estadounidense Joyce Carol Oates (1938), el israelí David Grossman (1954), el italiano Claudio Magris (1939), el albanés Ismail Kadaré (1936), la guadalupeña Maryse Condé (1937), el keniano Ngũgĩ wa Thiong’o (1938), la canadiense Margaret Atwood (1939), el húngaro László Krasznahorkai (1954), el portugués António Lobo Antunes (1942), el japonés Haruki Murakami (1949), el español Javier Marías (1951) y el mozambiqueño Mia Couto (1955), entre muchos otros.

Esperamos tu comentario