Ahora que República Dominicana se aboca a hacer realidad la entrada en vigor de la nueva Ley de Mecenazgo, cuya propuesta de Reglamento se encuentra en la mesa del presidente Luis Abinader, es necesario poner ejemplos de mecenazgo exitosos en el mundo. En otras entregas he hablado del Centro León -quizás la mejor institución cultural privada del Caribe- ejemplo de mecenazgo sostenido en República Dominicana, entre otros como el Centro Cultural Mirador, el Centro Cultural Perelló (en Baní), la Escuela de Música de Punta Cana, etc.

En un reportaje titulado «El hombre más rico del mundo aumenta donaciones pese a su escepticismo sobre la caridad», publicado el 4 de octubre de 2012, cuando era el hombre de mayor fortuna del mundo, según Forbes, el mismo Carlos Slim lo reconoció: “Hemos visto donaciones durante 100 años”. “Hemos visto a miles de personas trabajar sin fines de lucro, y los problemas y la pobreza son mayores. No han resuelto nada”. Describió su enfoque como alternativa práctica a otras formas de filantropía, enfoque centrado en resultados y “enseñando a pescar”, a diferencia de la dependencia de la manutención. Desea aliviar la pobreza en México y otros países, dijo, a través de sus negocios, pero también invirtiendo en programas de salud y educación que formen “capital humano”.

La arquitectura por momentos recuerda una especie de yunque (Captura de pantalla)

El mecenazgo, sin embargo, permite crear instituciones que enriquecen culturalmente a quienes asisten y con ello la sociedad es son solo más rica en valores, sino a su vez, más productiva.

En México hay un edificio de 46 metros de altura conformado por 46 mil placas de aluminio hexagonales. Su estilo arquitectónico es ultra vanguardista gracias a su asimetría y su valiente proyección de una imagen rompedora, diferente, única. Se trata del Museo Soumaya de México, una entidad de la Fundación Carlos Slim, que aprendí a conocer gracias a la influencia de amigos de Claro Dominicana.

Una vista parcial del edificio del Museo Soumaya (Foto de la web del museo)

Sesenta y seis mil obras de arte, de 30 siglos, en seis mil metros cuadrados alberga en su seno el Museo Soumaya de México, una institución de por sí monumental, situada en el distrito Polanco de la capital.

El edificio también incluye auditorio, biblioteca, oficinas, un restaurante, una tienda de regalos y una sala de usos múltiples.

La entrada es gratuita siempre.

Abre los 365 días del año. Durante la pandemia ha colgado visitas por Youtube donde se puede admirar el entorno en 365 grados.

El pensador de Rodin, en el interior del Museo Soumaya (Captura de pantalla)

Según se puede leer en su sito web, la estructura del edificio está compuesta por 28 columnas de acero curvado de diferentes diámetros, cada uno con su propia geometría y forma, ofreciendo al visitante una circulación suave no lineal durante todo el edificio. Y esto es un punto sumamente interesante, que el visitante pueda hacer su propio camino. Desconozco que tiempo se enemista para admirar toda la colección. Pero si calculamos a razón de 30 segundos (que siempre puede ser mucho más), estamos hablando de 1,980,000 segundos, lo que equivale a 33,000 minutos, que son 550 horas y 22.9 días que se necesitarían en su totalidad para admirar cada obra del museo.

Ubicados en cada nivel, siete anillos proporcionan el sistema que cubre la estructura y garantiza su estabilidad.

El piso superior, sin columnas (Foto tomada de la web del museo)

El piso superior es el espacio más generoso del Museo, su techo está suspendido de un impresionante voladizo que permite que la luz natural fluya libremente. Por el contrario, la cubierta del edificio es casi opaca, ofreciendo pequeñas y escasas aberturas hacia el exterior. Esto puede ser interpretado como una intención de crear un refugio para la colección de arte.

Sin dudas fue un reto para la arquitectura y la ingeniería, sin columnas. Su autor es el arquitecto mexicano Fernando Romero, yerno de don Carlos Slim, quien decidió un presupuesto sin límites para esta institución cultural que alberga obras de arte que él mismo ha ido atesorando desde los años 60.

El museo lleva el nombre de la esposa de Carlos Slim, fallecida en 1999. El museo se inauguró el 28 de marzo del 2011. Su presupuesto anual es desconocido. La colección está valorada en más de 100 millones de dólares.

Otra imagen del piso más alto (Captura de pantalla)

Piezas de arte precolombino, así como obras de Murillo, Dalí o Diego Rivera conviven en una exhibición variopinta con impresionistas y obras maestras del siglo XV.

Entre las más interesantes propuestas del museo se encuentra la segunda mayor colección de obras de Rodin en el mundo, según afirma el catálogo, que habla además de varios autores de literatura medieval y renacentista, así como el trabajo de diversos pintores impresionistas. Dialogan obras de Rodin con obras de Claude Monet, de la valiente Camille Claudel, una joven amante y alumna de Rodin que sufrió la desilusión de la envidia de su propio hermano (el poeta francés Paul Claudel), quien la encerró en una institución psiquiátrica por 30 años y quien más nunca pudo crear. Hay obras también de Pierre-August Renoir, de Edgar Degas, entre otros impresionistas franceses. También se pueden apreciar piezas de El Greco, Tintoretto, Tiziano, y muchos otros artistas visuales del mundo, de distintas épocas.

El director del Museo Soumaya es Alfonso Miranda, un joven y entusiasta experto y promotor cultural, que sabe comunicar. Él nos invita a visitar aunque sea de manera virtual este maravilloso proyecto cultural que sostiene la Fundacion Carlos Slim.

Si quiere realizar el recorrido virtual de las seis plantas del Museo Soumaya, puede hacer click en el siguiente link y ya se encontrará dentro de un maravilloso viaje, que, cuando se termine esta pandemia, si Dios quiere, quiero realizar en persona.

Recorrido virtual Museo Soumaya

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here