La boca de la cueva en la meseta de Altai, en Rusia (Fuente externa)

Un nuevo análisis del hueso de un dedo utilizado para estudiar a los denisovanos, un grupo de humanos antiguos identificados en 2010, ofrece pistas sobre un misterio de una década que rodea a uno de los fósiles de hominina más importantes que se hayan encontrado, dice un trabajo publicado por la revista Nature hace dos días.

El estudio describe la punta de un dedo meñique derecho, que se separó del resto del hueso del dedo después de haber sido excavado hace 11 años. Una reconstrucción digital del hueso del dedo completo, o falange, revela que los dedos de los denisovanos eran mucho más similares a los de los humanos modernos de lo esperado.

«Estoy feliz de que pudiéramos sacar algo», dijo a Nature Eva-Maria Geigl, paleogenética del Instituto Jacques Monod en París, quien dirigió el estudio. «Hasta ahora no había nada, como si la falange se hubiera perdido».

Su equipo secuenció el ADN del fragmento que faltaba para mostrar que coincidía con el resto del hueso de la punta del dedo, y usó fotografías para reunir las dos piezas digitalmente. El trabajo fue publicado el 4 de septiembre en Science Advances.

«No va a revolucionar nuestro conocimiento de la morfología de Denisovan, pero agrega una pequeña pieza», expresó por su parte Bence Viola, un paleoantropólogo de la Universidad de Toronto en Canadá que formó parte del equipo.

Otra imagen de la boca de la cueva, donde fueron descubiertos los restos denisovianos (Fuente externa)

Descubrimiento de Denisovan

El misterio que rodea la pieza perdida comenzó en un valle remoto al pie de las montañas de Altai, en el sur de Siberia, donde los arqueólogos rusos que excavaban la cueva de Denisova descubrieron un hueso de un dedo perteneciente a un grupo de humanos antiguos, en 2008. Anatoly Derevianko, quien es arqueólogo del Instituto de Arqueología y Etnografía de la Academia de Ciencias de Rusia en Novosibirsk y lideraba la excavación, decidió dividir el hueso y enviar las piezas a dos laboratorios para ver si se podía extraer ADN de cualquiera de las dos partes.

Uno de los fragmentos fue para Svante Pääbo, un genetista evolutivo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania. Su equipo secuenció el ADN y descubrió que el hueso pertenecía a un linaje distinto de los humanos modernos y de los neandertales. En enero de 2010, Pääbo y varios de sus colegas volaron a Novosibirsk.

Fue entonces cuando Derevianko le dijo al equipo de Pääbo que había dividido el hueso en dos y envió la otra mitad a Edward Rubin, un genetista del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (LBNL) en California, cuyo equipo había estado compitiendo con el de Pääbo para secuenciar el ADN de Neanderthal.

«Nos asustó un poco», recuerda Viola, quien se unió a Pääbo en el viaje. «No teníamos idea de que había esta segunda parte».

Falange del meñique del denisoviano (Fuente externa)

Preocupado por ser cogido alante, Pääbo y su equipo corrieron para informar su descubrimiento. Publicaron el genoma mitocondrial del fósil, un pequeño tramo de ADN heredado de la madre, en marzo de 2012. Varios meses después, revelaron el primer genoma nuclear completo de un Denisovan. Los estudios mostraron que los denisovanos eran un grupo de homínidos extintos que estaban más estrechamente relacionados con los neandertales que con los humanos modernos, y que vivían en la cueva siberiana, y probablemente en toda Asia, hace más de 30,000 años.

El hallazgo de 2010 transformó la cueva en uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo. Desde entonces, los investigadores han encontrado más huesos humanos antiguos en la cueva, incluido el sorprendente descubrimiento de un híbrido de primera generación, que tenía una madre neandertal y un padre denisovano.

Pero Viola, que ha analizado casi todos los fósiles de Denisovan de la cueva, dice que nunca se olvidó del segundo fragmento de hueso de dedo. «Me he estado preguntando todo el tiempo cómo habría sido la otra mitad», dice. «Todo lo que sabía es que estaba en Berkeley».

Los huesos encontrados arrojaron que correspondían a una niña derivada de dos especies diferentes de homínidos (Fuente: cortesía de Max Planck Institute for Evolutionary Antropology)

Revisitando huesos viejos

Según Geigl, Rubin, quien dejó el LBNL en 2016 para la industria y no pudo ser contactado para hacer comentarios, envió su mitad del fósil a su laboratorio en 2010. El equipo de Pääbo ya había publicado el genoma mitocondrial del fósil. Pero Geigl esperaba obtener ADN nuclear del fósil, lo que podría indicar mucho más sobre la relación del homínido con los humanos y los neandertales.

Los esfuerzos iniciales para extraer ADN del hueso fallaron, por lo que el equipo de Geigl trabajó en el desarrollo de otros métodos. Pero después de que el equipo de Pääbo publicara el genoma nuclear de Denisovan, Rubin le pidió a Geigl que devolviera el fósil. Ella devolvió el fragmento en 2011, pero pudo tomar muestras de su ADN y tomar fotografías detalladas primero.

Geigl estuvo sentada sobre los datos durante años, pero en 2016, decidió publicarlos, por sugerencia de Pääbo. Su equipo secuenció el genoma mitocondrial y descubrió, como era de esperar, que coincidía exactamente con la secuencia que el equipo de Pääbo había publicado en 2010. Pero una reconstrucción digital del hueso del dedo completo fue una sorpresa: el hueso era delgado y más parecido a los dedos de los humanos modernos, que los robustos dígitos de los neandertales, a pesar de que los denisovanos están más estrechamente relacionados con los neandertales. Los pocos restos de Denisovan que se han descubierto, incluidos los grandes dientes molares, tienden a no parecerse a los de los humanos modernos.

Trabajo de distintos especialistas en el interior de la cueva (Foto: cortesía de Max Planck Institute for Evolutionary Antropology)

«Dado que los esqueletos limitados permanecen definitivamente asociados con los denisovanos, este es un descubrimiento importante», dice Tracy Kivell, una paleontóloga de la Universidad de Kent, Reino Unido, que no participó en el estudio. La forma esbelta del dedo denisovano también sugiere que los dedos fornidos de los neandertales podrían haber evolucionado como resultado del uso extenuante de sus manos, agrega.

Aunque la historia del fragmento desaparecido se ha vuelto más clara, aún se desconoce su paradero actual. Según Derevianko, Rubin envió la muestra al laboratorio de ADN antiguo de Eske Willerslev en la Universidad de Copenhague y al Museo de Historia Natural de Dinamarca en 2011 o 2012. Willerslev no respondió a las solicitudes de comentarios del equipo de noticias de Nature.

Pääbo y su equipo tuvieron que moler una parte de su hueso para producir una secuencia del genoma de alta calidad y devolvieron el resto a Derevianko, pero Geigl no está seguro de si la mitad que analizó desapareció. «Es como una historia de Sherlock Holmes», dice ella a la revista científica.

Esperamos tu comentario