Foto del espacio cósmico, de Brett Ritchie

SD. Buscar vida extraterrestre es como buscar una aguja en un pajar. Eso es lo que se ha olido decir desde hace mucho tiempo. “Nuestra búsqueda actual es extremadamente baja, como si hubiéramos buscado algo como un gran jacuzzi o el agua de una pequeña piscina, en todos los océanos de la Tierra”, dice una parte de las conclusiones a la que ha llegado un equipo encabezado por Jason T. Whright, y que incluye a Shubham Kanodia y a Emily G. Lubar, científicos del Centro para Exoplanetas y Mundos Habitables del Departamento de Astronomía y Astrofísica, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, quienes el pasado 17 de septiembre publicaron un extracto de su investigación en la Biblioteca de la Cornell University y fue reproducido y comentado a su vez en el sitio Technology Review del MIT, en Boston, Massachussets.

La labor realizada por los astrónomos -buscar la aguja en el pajar- no ha dado resultados y eso ha hecho pensar a algunos, que definitivamente no hay nada que buscar, pues según ellos, estamos solos en el universo. A pesar de que las condiciones dadas en la Tierra bien pudieron darse en otras partes del universo infinito.

Uno de los más grandes y permanentes esfuerzos tiene que ver con el proyecto SETI o Búsqueda de Inteligencia Extra Terrestre.

La investigación de Jason Wright y sus colegas caracterizó el espacio en parámetros que los astrónomos necesitan para buscar signos de vida extraterrestre. Dicen que este espacio es tan vasto que las búsquedas de SETI hasta el momento no han hecho más que rascar la superficie.

El método de Wright y sus colegas es sencillo. Crearon un modelo matemático del espacio de búsqueda que los astrónomos necesitan explorar y luego calcularon qué fracción se ha investigado hasta ahora.

“Desarrollamos la metáfora del multidireccional pajar cósmico “… en un modelo cuantitativo de ocho dimensiones y realizamos una analítica integral para calcular la fracción de este pajar que varios programas grandes de radio SETI han examinado colectivamente”, dice el informe publicado en la Biblioteca.

Este espacio de parámetros es vasto. Las dimensiones relevantes incluyen las tres dimensiones del espacio, el rango de frecuencia de las señales potenciales, su tasa de repetición, polarización y modulación, el ancho de banda de transmisión y la sensibilidad de las búsquedas a esta potencia transmitida.

El volumen de espacio tridimensional que se puede buscar es el volumen del universo centrado en nuestro sistema solar a una distancia específica. Wright y sus colegas lo definen como 10 kiloparsecs, unos 30,000 años luz, o aproximadamente la distancia a los cúmulos globulares que orbitan la Vía Láctea.

La mayoría de los radiotelescopios pueden observar señales en ambas polarizaciones al mismo tiempo, pero esto no siempre ha sido cierto en el pasado. Así que esta es una dimensión que limita la exploración del espacio de parámetros.

Esquema del tamaño de la búsqueda realizada por SETI (Fuente Externa)

Otras dimensiones son complejas de caracterizar. La tasa de repetición de la señal, por ejemplo, es difícil de manejar en el modelo. Las señales continuas son fáciles de tratar, pero las señales que se repiten rara vez son difíciles. Un ejemplo relevante es el famoso Wow! señal grabada en 1977 en el radio telescopio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio. Se llama así porque los investigadores anotaron los datos escribiendo “¡Guau!” en los márgenes de la hoja.

Pero a pesar de varios intentos, esta señal nunca se ha vuelto a observar. Eso puede ser porque es completamente falso, pero puede ser porque la tasa de repetición es muy baja.

Definir el tamaño de este pajar cósmico es la tarea de agregar todos estos espacios juntos. Como lo explicaron Wright y sus colegas: “El volumen del pajar es entonces una integral de volumen definida en este espacio 8D, y la fracción buscada se puede calcular dada la función de sensibilidad para una encuesta determinada”.

El resultado es un espacio de proporciones verdaderamente gigantescas. “Esto lleva a un volumen total de pajar de 8D de 6.4 × 10116 m5Hz2 s / W”, dicen Wright y equipo.

¿Pero cuánto de esto han explorado los astrónomos? Wright y sus colegas dicen que las búsquedas hasta la fecha han cubierto solo 5.8 x 10-18 de este volumen.

Definitivamente es una muy pequeña fracción. Si el volumen total de los océanos de la Tierra es 1.335 x 1021 litros, la búsqueda total hasta la fecha es equivalente a la búsqueda de 7,700 litros de agua de mar. Dado que un metro cúbico es de 1.000 litros, es aproximadamente del tamaño de una bañera de hidromasaje grande.

En fin, es un trabajo interesante porque pone en contexto las búsquedas de inteligencia extraterrestre. La imagen de Wright y equipo sugiere no que SETI haya fallado, sino que apenas ha comenzado.

Claramente, hay muchas más búsquedas por hacer, aunque la tarea parece más desalentadora que nunca. Como lo dijeron Wright y los demás astrónomos: “Uno espera que el pajar cósmico sea rico en agujas”, según la revista.

(Para este articulo se utilizaron fragmentos del trabajo original publicado por la Biblioteca de la Cornell University, y de la Technology Review del MIT)

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones