SD. Acerca de las propiedades de la magnetita sabían los chinos desde hace más de dos mil años.

Muerto en 1603 a causa de la peste bubónica, el filósofo y científico Sir William Gilbert, médico de la corte de la reina Isabel I de Inglaterra, propuso por primera vez la existencia del campo magnético terrestre. En el tratado «De Magnete, magneticisque corporibus, et de magno magnete tellure» (Sobre los imanes, los cuerpos magnéticos y el gran imán terrestre) resumió la historia del magnetismo antiguo y presentó un sumario de experimentos y observaciones relacionados con imanes naturales.

El polo magnético de la Tierra tiene un papel fundamental como escudo protector frente a las partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol, además de influir en los sistemas de navegación y de comunicación y sirve como mecanismo de orientación para muchas especies de aves, mamíferos marinos, tortugas y hasta bacterias. Las vacas por ejemplo se alinean de norte a sur para descansar, a no ser que se encuentren cerca de líneas de alta tensión.

La intensidad del campo magnético fue medida por primera vez por Carl Friedrich Gauss en 1835 y ha sido medida en numerosas ocasiones desde entonces, mostrando un decaimiento relativo de alrededor del 10 % en los últimos 150 años. Pero lo de este año, es preocupante.

Mientras el cierre del gobierno de Estados Unidos influye en el funcionamiento de los parques de recreación, ha obligado a posponer el lanzamiento del World Magnetic Model (Modelo Magnético Mundial) para el 30 de enero, hay algo que preocupa a los geólogos y que puede trastocar la navegación tanto marítima como aérea en el mundo entero, de manera muy práctica para los humanos.

¿Qué sucede?

Según los geólogos, algo extraño está sucediendo en el polo norte magnético de la Tierra, que se ha estado alejando de Canadá y derivando más hacia la Siberia, impulsado por el hierro líquido que se extiende dentro del núcleo del planeta. El polo magnético se está moviendo tan rápido que ha forzado a los expertos en geomagnetismo del mundo a un movimiento inusual, dice un artículo publicado en la revista Nature.

El texto plantea que se hace imperante la actualización del Modelo Magnético Mundial, que inicialmente se iba a realizar el próximo día 15 y, como dijimos arriba, acaba de ser pospuesto por quince días más, debido al cierre del gobierno americano. El Modelo Magnético Mundial describe el campo magnético del planeta e influye en toda la navegación moderna, desde los sistemas que dirigen los barcos en el mar hasta Google Maps en los teléfonos inteligentes.

La versión más reciente del modelo salió en 2015 y se suponía que duraría hasta 2020, pero el campo magnético está cambiando tan rápidamente que los investigadores tienen que arreglar el modelo ahora. “El error está aumentando todo el tiempo”, dice Arnaud Chulliat, geomagnetista de la Universidad de Colorado Boulder y los Centros Nacionales de Información Ambiental de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

El problema radica en parte en la movilidad del polo y en otros cambios en las profundidades del planeta, dice Nature. La agitación líquida en el núcleo de la Tierra genera la mayor parte del campo magnético, que varía con el tiempo a medida que cambian los flujos profundos. En 2016, por ejemplo, parte del campo magnético se aceleró temporalmente en las profundidades del norte de Sudamérica y el Océano Pacífico oriental, justo cuando se acababa de actualizar el Modelo Magnético Mundial. Satélites como la misión Swarm de la Agencia Espacial Europea rastrearon el cambio.

A principios de 2018, el Modelo Magnético Mundial volvió a estar en problemas. Investigadores de la NOAA y el British Geological Survey en Edimburgo habían estado haciendo su verificación anual de qué tan bien el modelo estaba capturando todas las variaciones en el campo magnético de la Tierra. Se dieron cuenta de que era tan inexacto que estaba a punto de exceder el límite aceptable para los errores de navegación.

Mientras tanto, una reunión de la American Goephysical Union, realizada en diciembre en la capital de Estados Unidos, puso sobre relieve la confusión que cunde entre la comunidad geológica y física del mundo, donde impera la interrogante sobre qué estará sucediendo realmente en las profundidades de la Tierra que el polo magnético se ha movido de manera absolutamente anormal e imprevista.

Esperamos tu comentario