Yuan Zhiming rechaza las acusaciones del periódico The Washington Post (Fuente externa)

El director del Instituto de Virología de Wuhan, en China, que investigaba acerca del coronavirus en los murciélagos, rechazó de plano las acusaciones emanadas de un reportaje publicado por The Washington Post, donde expone que la embajada de Estados Unidos había alertado desde el 2018 al gobierno norteamericano de reforzar la ayuda en la seguridad de la institución, debido a las frágiles medidas de protección que supuestamente existían en ese laboratorio.

Yuan Zhiming, director del Instituto de Virología en Wuhan, respondió el sábado 18 de de abril que “Es imposible que este virus provenga de nosotros», aunque no explica por qué.

«Sabemos claramente qué tipos de investigación se llevan a cabo en el instituto y cómo se manejan los virus y las muestras», agregó en entrevista concedida a la cadena CGTN el director del instituto, que tiene un laboratorio P4, una instalación de muy alta seguridad que alberga las cepas de virus más peligrosas. conocido, como el ébola.

Este laboratorio es señalado por los medios estadounidenses como una posible fuente para este nuevo coronavirus, mientras que la mayoría de los científicos creen que fue transmitido a los humanos por un animal, en uno de los mercados de la ciudad.

La presencia de este Instituto de Virología en la ciudad ha estado alimentando durante meses las hipótesis de una fuga de sus instalaciones sensibles. «La gente no puede evitar hacer asociaciones», se lamentó Zhiming, acusando a los medios de «tratar deliberadamente de engañar a la gente» con información «por completo basadas en la especulación, sin evidencias».

Dijo que ninguno de los empleados ha sido infectado y que «todo el instituto lleva a cabo investigaciones en diferentes áreas relacionadas con el coronavirus».

Interior del laboratorio P4, de alta seguridad (Fuente externa)

Investigación estadounidense

El Instituto de Virología de Wuhan había rechazado estas teorías en febrero y dijo que compartieron información sobre el patógeno con la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de enero.

Esta semana que terminó resurgieron los rumores en Estados Unidos. El secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó que funcionarios estadounidenses realizan una «investigación completa» sobre cómo el virus «salió al mundo».

Según una nota de la Agencia Francesa de Prensa (AFP) las autoridades de Wuhan trataron inicialmente de encubrir el brote y hay interrogantes sobre el recuento oficial de infecciones porque el gobierno ha cambiado varias veces el sistema de cómputo. La semana que concluyó, las autoridades de la ciudad de Wuhan admitieron errores en el recuento de muertos y aumentaron la cifra un 50%.

«Si fue un error, un error es un error; pero si fueran conscientemente responsables, sí, entonces, debería haber consecuencias», señaló el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, al referirse a versiones de que la Covid-19 fue creado en un laboratorio chino.

Por otra parte, los nuevos casos de coronavirus bajaron el sábado en China hasta 16, nueve de ellos procedentes del exterior, frente a los 27 contagios del día anterior, ha informado este domingo la Comisión Nacional de Salud.

De esta forma, el país asiático continúa su tendencia a la baja entre los nuevos casos «importados» desde el exterior, después de que la semana pasada se registrase un significativo repunte provocado por nacionales chinos llegados desde Rusia.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here