Diego El Cigala (Fuente externa)

Diego el Cigala se encuentra en España donde ha tenido un inconveniente que le ha «nublado el alma», según dijo a Nota Clave durante una llamada telefónica, donde aseguró que quiere volver pronto a su casa para descansar pues la gira sigue.

El artista que se presentó los pasados 21 y 22 de mayo en el Teatro Nacional, reactivó las presentaciones en vivo en ese, el más importante recinto escénico bajo techo del país.

Una situación con su ex pareja de carácter económico, escaló hasta ser detenido en un hotel madrileño y pasó la noche en un calabozo de la comisaría, de donde fue liberado por el juez de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid, el pasado jueves 10 de junio, al estimar que el supuesto delito de malos tratos continuados no constaba con denuncias previas.

Entonces, a la salida del juzgado, Cigala dijo: «Las mujeres siempre quieren dineros», una infortunada expresión que el artista achacó -conversando con Nota Clave-, a la frustración y desaliento que sentía en el alma en ese momento.

El pasado viernes el artista envió un comunicado a los medios que Nota Clave reproduce a continuación:

«Antes que todo, y en medio de la polémica mediática que estoy atravesando, quiero pedir disculpas por mis declaraciones al salir del juzgado de Madrid la semana pasada, totalmente desafortunadas.

Después de pasar la noche en comisaría y verme, a mi juicio, injustamente denunciado, y en un estado de máxima tristeza y frustración, me expresé de manera totalmente errónea.

Pluralicé, en vez de hablar en singular; no me refería a las mujeres de mundo, sino a una sola, en concreto con la que tengo un desencuentro económico.

En estos momentos no puedo dar más detalles ni declaraciones ya que hay un proceso legal en curso, en el que tengo puesta mi total confianza. Una vez se solucione se podrá aclarar este episodio, para que no le quede ninguna duda a toda la gente que escucha mi música de mi respeto, admiración y amor por las mujeres.

También quiero agradecer a todas las personas que no me han juzgado y que esperan que la justicia se pronuncie. Sólo entonces sabremos quién ha actuado de mala fe, quién lleva la razón y quién no.

Esta mañana y por segunda vez, un juez me deja libre de manera incondicional con derecho a visitar a mis hijos y con un futuro favorable.

Yo no soy perfecto y he podido cometer errores a lo largo de mi vida. A mí me gusta cantar y celebrar que estamos vivos, pero Dios es mi testigo de que siempre he obrado de corazón y de buena fe.

Sin más, gracias por escucharme.

Cuídense.

Un abrazo,

Diego el Cigala»

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here