Ilustración sobre la epilepsia (Fuente externa)

La revista científica Proceedings, de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, ha publicado un estudio internacional donde se da a conocer el descubrimiento de tres moléculas que tienen el potencial de convertirse en nuevos medicamentos para tratar la epilepsia. El hallazgo es un paso importante hacia el descubrimiento de nuevos fármacos para los pacientes de esa enfermedad, cuyas convulsiones no pueden controlar los tratamientos actuales.

El estudio realizado por investigadores de FutureNeuro, Centro de Investigación SFI para Enfermedades Neurológicas Crónicas y Raras y la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud RCSI, en Irlanda, expone los resultados de siete años de trabajo, en el que participaron 35 científicos, con sede en ocho países europeos, en los campos de la neurociencia, la genética, la informática y la química sintética.

Uno de los proyectos de secuenciación más grandes de este tipo, permitió a los investigadores identificar y medir niveles de más de mil millones de hebras de microARN, pequeñas moléculas que controlan la actividad genética en el cerebro para analizar si se modificaron en la epilepsia.

Hallaron un pequeño conjunto de microARN, siempre elevado, en la epilepsia y diseñaron moléculas similares a las drogas, sintetizadas por los químicos del grupo, con el fin de atacarlas. Se descubrió que tres de ellas detuvieron las convulsiones en las pruebas preclínicas.

Simulaciones

Las simulaciones por computadora demostraron cómo los posibles tratamientos influyeron en las redes de moléculas dentro de las células cerebrales al cambiar la respuesta inflamatoria, parte del sistema inmune del cerebro que se cree que contribuye a las convulsiones.

«Nuestro enfoque para el descubrimiento de fármacos nos ha llevado a nuevos tipos de moléculas que pueden ser dirigidas para prevenir las convulsiones y, con suerte, menos efectos secundarios», explicó Cristina Reschke, becaria FutureNeuro Research, profesora honoraria en RCSI y coautora principal. «La mayoría de los medicamentos utilizados funcionan bloqueando las señales que usan las células cerebrales para comunicarse, lo que da como resultado muchos de los efectos secundarios», expuso.

Unas 65 millones de personas en el mundo padecen de epilepsia, una de las enfermedades cerebrales crónicas más comunes. Los pacientes son propensos a sufrir convulsiones repetidas, pero en la mayoría de ellos pueden controlarse bien. Hay más de 20 medicamentos disponibles para prevenirlas, pero el progreso se ha ralentizado y los nuevos tratamientos ofrecen pocos beneficios sobre los que han existido durante décadas.

Gareth Morris, becario de Marie Sklodowska-Curie en FutureNeuro y coautor principal del artículo, expresó por su parte que «al caracterizar y apuntar a una clase completamente nueva de moléculas en la epilepsia, esperamos desarrollar estrategias de tratamiento novedosas e innovadoras para la que afecta el lóbulo temporal».

David Henshall, autor principal y director de FutureNeuro y profesor de fisiología molecular y neurociencia en RCSI, destaca que “el proyecto es un gran ejemplo de ciencia de equipo, en la que grupos con diferentes áreas de especialización se combinan para crear soluciones innovadoras que mantienen a las personas con la epilepsia como foco central».

«Los descubrimientos pueden ser sólo la punta del iceberg para nuevas estrategias en el tratamiento de la enfermedad. Estoy optimista de que esto se pueda llevar a la práctica clínica», concluyó el científico.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here