Inyección de insulina (Fuente Externa)

SD. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de cada 11 personas padecen diabetes en el planeta. El número de casos de diabetes en todo el mundo se ha cuadruplicado desde 1990. 442 millones de adultos tienen diabetes, una enfermedad que puede provocar complicaciones en muchas partes del cuerpo e incrementar el riesgo de muerte prematura.

La ausencia de células beta productoras de insulina constituye el origen de la diabetes. Ahora un estudio publicado en la revista Nature Cell Biology, da cuentas de que un estudio realizado en ratones, sugiere que sus vecinas, las células alfa, encargadas de secretar glucagón, podrían transformarse y realizar su función.
El hallazgo es interesantísimo y altamente alentador, debido a que la diabetes es una de las enfermedades que más personas padecen en el mundo.

Aunque resulta un fenómeno poco frecuente, algunas células adultas y diferenciadas pueden convertirse en otro tipo celular distinto. Según un estudio publicado en octubre del 2018, por la citada revista ello ocurriría en el páncreas tras la muerte de las células productoras de insulina, también conocidas como células beta.

El estudio está suscrito por un equipo encabezado por Pedro L. Herrera e integrado por los científicos Valentina Cigliola, Luiza Ghila, Fabrizio Thorel, Léon van Gurp, Delphine Baronnier, Daniel Oropeza, Simone Gupta, Takeshi Miyatsuka, Hideaki Kaneto, Mark A. Magnuson, Anna B. Osipovich, Maike Sander, Christopher E. V. Wright, Melissa K. Thomas, Kenichiro Furuyama y Simona Chera, de la Universidad de Ginebra, y de centros de investigación estadounidenses, noruegos y japoneses, revela que, de forma espontánea, entre el 1 y el 2 por ciento de las células alfa, presentes en el páncreas de ratón, secretan insulina.

En condiciones normales, estas células producen glucagón, cuya acción, al contrario que la insulina, incrementa los niveles de azúcar en sangre. Es decir, la función de ambas hormonas resulta complementaria. Un tercer tipo celular, las células delta, regula la actividad de alfa y beta mediante la liberación de la hormona somatostatina, dice el citado artículo.

Sin embargo, el proceso de cambio de identidad de las células alfa podría revolucionar el tratamiento de la diabetes, dicen los científicos. A pesar de que ante la pérdida de sus vecinas beta todas ellas presentan la capacidad de producir insulina, el pequeño porcentaje de células alfa transformadas sugiere la existencia de un mecanismo molecular que inhibe dicho proceso.

En concreto, y de acuerdo con los resultados, la vía de señalización regulada por la proteína smoothened (SMO, por sus siglas en inglés), indica que la inactivación de esta molécula incrementaría el porcentaje de células alfa secretoras de insulina. Asimismo, Herrera y sus colaboradores observaron que la ausencia de las células delta también favorecía la conversión de un mayor número de sus compañeras productoras de glucagón. Así pues, concluyeron que la combinación de varias señales, originadas tanto en las propias células alfa como en sus vecinas, reprimiría la transformación y plasticidad celular de las primeras.

Hasta ahora, el estudio realizado en ratones brinda señales esperanzadoras para la solución de la diabetes, y de confirmarse en humanos, supondría que el páncreas podría recuperar la capacidad de producir insulina tras la inhibición farmacológica de las barreras moleculares y celulares que impiden la conversión de las células alfa.

Habría que ver qué piensa de esto la industria farmacológica, que dejaría de percibir pingues beneficios gracias a los fármacos de alto costo que día a día obtienen de millones de personas.

En abril del 2018, el Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN) y la Universidad Iberoamericana (UNIBE) presentaron su nueva línea de investigación con el estudio “Caracterización de la diabetes mellitus tipo 2 en República Dominicana”, con el cual determinaron importantes estadísticas sobre la situación de pacientes diabéticos en la población dominicana.

Para el estudio fueron evaluadas más de 10,500 personas de todas las provincias del país, determinando que 13.45% de los participantes tienen diabetes, de estos 11.10 % sabían que tienen diabetes (ya su diabetes está diagnosticada) y 2.35 % desconocían que tienen diabetes; además, 9.3 % de la muestra tiene pre-diabetes. Otro aspecto importante que se determinó fue que el 25% de la muestra saben que tienen hipertensión arterial, y 58% de las personas con diabetes tienen hipertensión arterial.

Periódicamente los laboratorios farmacológicos locales o foráneos asentados en el país, suben los precios de las medicinas recetadas contra la diabetes, sin que Proconsumidor ni ninguna otra entidad del país, como el Ministerio de Salud, pongan coto a esta situación.

Referencia: «Pancreatic islet-autonomous insulin smoothened-mediated signalling modulate identity changes of glucagon+ alfa-cells», de V. Cigliola et al., en Nature Cell Biology, 20:1267-1277, publicado el 22 de octubre de 2018.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here