Izquierda: escritura elamita lineal "Inscripción B" encontrada en una piedra grabada hallada en Susa, Irán, atribuida al soberano Puzur-Shushinak (2150-2100 a.C), Museo del Louvre. Derecha: "Inscripción K" en elamita lineal en un jarrón de plata Gunagi de 1900/1880 a.C.-Irán. (Fuente externa)

La revista científica Sciences et Avenir ha publicado el pasado 27 de noviembre el descubrimiento de la primera escritura fonética de que se tenga noticia en la historia. Se trata pues de una escritura que representa sonidos, en vez de conceptos como es el caso de los jeroglíficos. Un equipo de académicos encabezados por el profesor François Desset, junto a Pietro Báselo, Matthieu Kervran y Kambiz Tabibzadeh trabajó durante 15 años en descifrar la escritura.

Una conferencia virtual organizada el pasado 7 de diciembre desde Italia por el Departamento de Bienes Culturales de la Università degli Studi di Padova, en Padua, Italia, ha brindado detalles sobre esta primera escritura fonética denominada elamita lineal, que fue usada alrededor dela ño 2,300 antes de Cristo en la zona que ocupa el actual Irán por la civilización elamita. El Elam o imperio elamita se situaba al este de los antiguos territorios de Sumeria y Acad.

François Desset, arqueólogo del Laboratorio Archéorient (Lyon), profesor de la Universidad de Teherán (Irán), junto a columnas funerarias encontradas en tumbas del III milenio antes de Cristo, en el Baluchistán iraní. (Foto: colección de François Desset)

Excavaciones realizadas en Susa, que fuera la capital de Elam, han permitido encontrar numerosos documentos escritos con caracteres cuneiformes que permiten reconstruir la más antigua historia y religión de los elamitas. El idioma elamita ―según se ha establecido a partir de los registros cuneiformes― no está relacionado con los cuatro grupos lingüísticos vecinos: camito-semítico, sumerio e indoeuropeo (en concreto, del grupo iranio temprano). Desde hace tiempo algunos expertos creen que la lengua de los elamitas está emparentada con las actuales lenguas drávidas del sur de la India.

El profesor Desset anunció durante la conferencia virtual que “esta escritura fue descubierta por primera vez en la antigua ciudad de Susa (Irán) en 1901, pero hasta 120 años después no hemos conseguido leerla”. Un hito que algunos comparan con el de Jean-François Champollion, que en 1822 logró descifrar los jeroglíficos egipcios. En 2021 se publicará un artículo científico con las 40 inscripciones descifradas, que fueron halladas en una serie de recipientes de plata llamados “vasos Gunagi” que datan de alrededor del año 2.000 a.C.

La Biblia menciona en Génesis 5:32,10:22 que Elam fue uno de los hijos de Sem (hijo de Noé). Los versículos refieren el lector al hogar o patria de los semitas, Mesopotamia y Arabia oriental. Elam era la región fronteriza con el bajo Tigris en el oeste y con Media en el noreste. Susa, la antigua capital de Elam (cf. Daniel 8:9), llegó en tiempos posteriores a ser una de las capitales del Imperio persa. Elam posee su propia profecía -en Jeremías 49- del versículo 34 en adelante, donde Jehová manda males a este pueblo, jurando que lo reunirá de nuevo al final de los tiempos.

La historia elamita ha sido dividido convencionalmente en tres periodos. Sin embargo, debe considerarse que los restos y artefactos de las primeras etapas continúan siendo descubiertos en el centro y sudeste de Irán. A saber: Período protoelamita: desde la fundación de la ciudad de Susa alrededor de 4000 a. C., en la cuenca del río Karun. Se considera que es el sitio de formación cultural protoelamita, evidenciando una influencia de la Mesopotamia en Susa a partir de alrededor de 3200 a. C. Los textos en el sistema de escritura protoelamita aún no descifrada están presente hasta alrededor de 2700 a. C. El período protoelamita termina con el establecimiento de la dinastía Awan. La historia elamita sólo se puede seguir desde los registros que datan de principios del Imperio acadio, en torno a 2300 a. C. en adelante.

Mapa de la zona que muestra a Elam a la derecha en la parte central e inferior (Fuente externa)

Los arqueólogos han sugerido que una estrecha relación entre la civilización elamita y la civilización de Jiroft, evidenciada por sorprendentes similitudes en el arte y la cultura, así como por los escritos de lengua elamita se encuentran en Jiroft.

El descubrimiento, el elamita lineal se convierte en la forma descifrada más antigua de la escritura elamita, no detiene a los académicos, porque existe todavía una forma más antigua, el proto-elamita, que constituye el próximo objetivo de Desset. El lineal fue usado aproximadamente entre el 2400 a.C. y poco después del 2.000 a.C., mientras que el proto-elamita se remonta hasta el 3.300 a.C., colocándolo a la par con los jeroglíficos más antiguos jamás encontrados.

El recipiente de plata usado para el estudio, cuenta con una inscripción que reza: «Para la dama de Marapsha, Shumar-asu, yo he hecho este vaso de plata. En el templo que será célebre por mi nombre, Humshat, yo lo he depositado como ofrenda para ti con benevolencia».
(Foto: François Desset/Sciences et Avenir)

Los otros dos períodos son el elamita antiguo (del 2700 a C. al 1120 a C.) y el Neo-elamita hacia el 750 a C., siendo ocupada por los asirios en el 645 a. C., poniendo fin al Elam como estado independiente.

El idioma elamita fue una de las lenguas oficiales del Imperio persa en tiempos antiguos, y Susa una de las cuatro capitales del imperio.

Como afirmó Desset, se trata de un sistema de escritura y no de una lengua: la lengua elamita, de hecho, era representada por dos sistemas de escritura, el lineal y el cuneiforme, procedente de Mesopotamia. En palabras de Desset, no es que una sea la escritura madre y la otra la hija, sino que se trata de dos escrituras hermanas. Y de ahí otro motivo por el que este descubrimiento resulta tan importante: si el elamita lineal es nativo de la meseta iraní y no un derivado del cuneiforme, esto añade un nuevo espacio geográfico independiente en la historia del nacimiento de la escritura, el tercero en Oriente Próximo junto con Mesopotamia y Egipto. «Hemos descubierto que, en efecto, alrededor del 2300 a.C., existía un sistema de escritura paralelo en Irán, y que su versión más antigua, llamada escritura protoelamita (3300 – 2900 a. C.), se remonta a tiempos tan lejanos como los primeros textos cuneiformes mesopotámicos», afirma Desset.

Tableta de arcilla con texto elamita lineal. Museo del Louvre. Sb 9382. (Fuente externa)

«También puedo decir ahora que la escritura no apareció primero en Mesopotamia y luego en Irán: estos dos sistemas, el protocuneiforme mesopotámico y el protoelamita iraní, eran de hecho contemporáneos. No había una escritura madre de la cual la protoelamita sería hija, sino que había dos escrituras hermanas. Por otra parte, en Irán tampoco existían dos sistemas de escritura independientes, como han venido pensando los especialistas, con el protoelamita por un lado y el elamita lineal por el otro, sino una misma escritura que ha estado sometida a su evolución histórica y ha sido transcrita con variaciones en dos períodos distintos», agregó.

El cuneiforme presenta una diferencia importante, pues se trata de un sistema de escritura mixta que usa tanto fonogramas (signos que transcriben un sonido, como las letras del alfabeto latino) como logogramas (signos que representan un concepto, como los jeroglíficos). El elamita lineal, por el contrario, usa solamente fonogramas, “una particularidad única en el mundo en el tercer milenio a.C.”, hasta ahora conocido.

«Para trabajar sobre ellos, hemos dividido los cuarenta textos que teníamos disponibles en 8 ‘corpus’, en función de su procedencia y de su época, dado que el elamita linal fue usado desde el 2300 al 1900 a.C. bajo el reinado de varios gobernantes y dinastías y en diferentes regiones”, continúa el arqueólogo. «La mayoría de los textos son inscripciones reales bastante repetitivas, dedicadas a dioses antiguos, tal como ‘Yo soy [el nombre], el gran rey de [nombre], el hijo de [nombre del padre], hice este objeto para [nombre de dios o de una persona]'», explicó Desset quien desde el 2014 es profesor de la Universidad de Teherán.

«He trabajado en estos sistemas de escritura desde el año 2006, explica el investigador de Sciences et Avenir. No me desperté una mañana diciéndome que había descifrado la escritura elamita lineal, sino que me ha llevado más de 10 años hacerlo, y nunca estuve seguro de que llegaría a la meta», aclaró el académico.

«Hasta lograr su desciframiento, todo lo concerniente a las poblaciones que ocupaban la meseta iraní provenía de escritos mesopotámicos. Estos nuevos descubrimientos nos permitirán, finalmente, acceder al propio punto de vista de los hombres y mujeres que ocupaban el territorio que designaron como Hatamti, mientras que el término Elam, por el que los hemos conocido hasta ahora, en realidad corresponde sólo a un concepto geográfico externo formulado por sus vecinos mesopotámicos”, dijo durante el encuentro virtual con decenas de estudiosos.

El descubrimiento tiene importantes implicaciones en tres áreas, continuó François Desset: «Sobre la historia iraní; sobre el desarrollo de la escritura en Irán en particular y sobre el Próximo Oriente en general, con consideraciones sobre la continuidad entre los sistemas de escritura protoelamita y elamita lineal; y sobre el propio lenguaje hatamtita (elamita), ahora mejor documentado en su forma más antigua y también accesible por primera vez mediante un sistema de escritura distinto del cuneiforme mesopotámico».

El desciframiento de la escritura elamita lineal del profesor François Desset y su equipo, permite acceder a este lenguaje a través de un sistema de escritura probablemente desarrollado específicamente para ello, y, por lo tanto, refleja mejor que la escritura cuneiforme las sutilezas fonológicas del mismo. Todo gracias a la paciencia y talento investigativo del profesor Desset quien desde la arqueología filológica ha podido zambullirse en las aguas de los tiempos y realizar este importante descubrimiento de nuestro pasado, justo cuando la civilización humana estudia el planeta Marte e intenta colocar una base en la Luna.

https://www.sciencesetavenir.fr/archeo-paleo/archeologie/breaking-the-code-en-craquant-une-ecriture-non-dechiffree-vieille-de-plus-de-4000-ans-un-francais-remet-en-cause-la-seule-invention-de-l-ecriture-en-mesopotamie_149795.amp

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here