Una selfie de Curiosity
Una selfie de Curiosity

SD. Quizás esté mal llamarle robot, pero peor es llamarle rover (en inglés significa vagabundo), que en realidad tal y como le llama la Nasa es el Laboratorio Científico Marciano, o la misión espacial que incluye un astromóvil de exploración en el planeta Marte, que es dirigido por control remoto, muy remoto, desde la Nasa.

Aunque estaba programado para viajar antes, solo pudo ser lanzado hacia ese planeta el 26 de noviembre del 2011 y aterrizó en el cráter Gale el 6 de agosto del 2012, casi nueve meses después.

Este viernes 23 de marzo del 2018 la misión cumple 2000 soles (que son los equivalentes a los días terrestres) en funcionamiento a 225 millones de kilómetros de nuestro plantea.

Vale decir que el vehículo es tres veces más pesado y dos veces mas grandes que los anteriores que aterrizaron en Marte en el 2004. Y lleva en su interior instrumentos científicos más avanzados que los anteriores, algunos de estos proporcionados por España y otros países.

Una vez aterrizar lo primero que hizo el llamado rover fue tomar fotos para demostrar que había aterrizado exitosamente. Aquí no cabe la palabra aterrizar, en buena lid aterrizar se refiere al planeta Tierra, aunque es lo aceptado por la Real Academia de la Lengua. Me inclinaría más por el neologismo amartizar.

Curiosity, aún en Tierra, en su laboratorio.

La misión inicial era tomar docenas de fotos y muestras de suelo y polvo rocoso del planeta para ser analizados por su complejo sistema de herramientas e investigar la capacidad del planeta para albergar vida, tanto en el pasado como en el presente. Estaba previsto que la misión durara el equivalente a 1,88 años terrestres (686 días) o un año marciano. Este ingenio de la ciencia y la técnica humana ya lleva en el planeta Marte el equivalente a 6 años terrestres y sigue funcionando.

El Laboratorio Científico Marciano nombrado Curiosity ha descubierto antiguos ríos y deltas, así como lagos en el interior del cráter donde se encuentra desde que aterrizó. Se ha encargado de determinar cómo era la atmósfera primitiva allí y cómo es hoy su composición. Así mismo ha realizado diversos hitos, como las primeras perforaciones en la superficie de otro planeta, ocurrido en el sol 182.

Las primeras perforaciones, no muy profundas, obsérvese el color gris, casi en la superficie

Según las fotografías tomadas y sus análisis se ha demostrado que al menos donde se encuentra el rover, Marte es de color gris, pues al hacer esa perforación demostró que la capa de materiales oxidados que recubre Marte es de espesor milimétrico y es de color gris. Estas son noticias fabulosas para la búsqueda de compuestos orgánicos y de vida. El laboratorio, que cuenta con cinco diferentes tipos de cámaras, cuatro espectómetros, dos detectores de radiación y un sensor medioambiental, descubrió compuestos orgánicos en Marte, resolviendo un enigma del toda la vida.

Una de las fotos tomadas muestra un meteorito de hierro y níquel identificado por Curiosity, del tamaño de una pelota de golf. Su antecesor Opportunity ya había descubierto una buena colección de meteoritos en el extremo opuesto del planeta.

Un meteorito en Marte

Según un artículo de Wikipedia, a lo largo de la historia ha habido cuatro Mars Rovers (vagabundos marcianos en su traducción literal) que han operado con éxito. Jet Propulsión Laboratory gestionó la misión Mars Pathfinder con el rover Sojourner, que está inactivo. Hay una segunda inactiva, la misión del rover Spirit. Actualmente gestiona las Opportunity y Curiosity, que buscan evidencias de vida antigua, aunque sea orgánica, en el planeta Marte.

En el caso de Oportunitty el plan inicial de 90 días en el planeta Marte (amartizó en enero del 2004) se ha alargado por más de 5,000 soles. Y todavía está en funcionamiento.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones