Félix Mirabal en su despacho (Foto cortesía de Testigo Uno)

SD. Uno de los “triunfos” del pasado ministro de Cultura, de triste recordación, fue que la Sociedad General de Autores, Compositores y Editores Dominicanos de Música (Sgacedom) terminara huyendo y saliera de la égida de esa cartera, y ahora se encuentren bajo el ala del Ministerio de Industria y Comercio, gracias a la positiva gestión del Dr. Trajano Santana, actual director de la Oficina Nacional de Derechos de Autor (ONDA). De cualquier manera y quiéranlo ellos que no, las recaudaciones forman parte necesariamente de lo que aportan al Producto Interno Bruto las industrias culturales, y así deberían consignarse por parte de la Cuenta Satélite del Banco Central.

Desde hace años el funcionamiento de Sgacedom ha estado bajo sospecha debido sobre todo a que es mucho lo que se recaudaba y poco lo que se repartía. Ahora acaba de ocurrir lo contrario: poco lo recaudado y mucho lo repartido.

No obstante, Félix Mirabal, presidente del Consejo Directivo de la Sociedad General de Autores, Compositores y Editores Dominicanos de Música (Sgadecom), informó a través de una nota de prensa, que han establecido un plazo de dos semanas para que todos los usuarios de música a nivel comercial, que no estén al día con la institución, se regularicen.

Acotó que serán notificados por incumplimiento a la Ley 65-00: “No más tácticas dilatorias ni misterios para el pago de este derecho, ya hemos dado mucha tregua. Para que los autores puedan vivir dignamente de su trabajo, los usuarios tienen que estar al día”.

Mirabal explicó que la institución tiene varias gestiones sin notificar a los usuarios que no han querido obtemperar de acuerdo a lo que manda la Ley 65-00 de derechos de autor en el país, cuyos lineamientos están a la par de las sociedades de autores más avanzadas del mundo y bajo el amparo de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC), a quienes Sgacedom rinde cuentas de gestión y efectividad.

“En este momento estamos en un punto importante de las recaudaciones, ya que hemos llegado a acuerdos con importantes usuarios, permitiendo distribuir la suma más alta de la institución y a la vez, bajar el coste operativo”, expresó.

Mirabal informó que están listos para repartir entre los socios de Sgacedom unos 11 millones de pesos, correspondientes a las recaudaciones del primer trimestre del año 2019.

“Nosotros tenemos que lograr una mejor posición para hacer que los usuarios paguen, pero ya. Si no aumenta la recaudación fija, Sgacedom no será sostenible nunca”, acotó el presidente del Consejo Directivo de Sgacedom (2018-2020), hasta ahí la nota, a grosso modo.

La nariz de Pinocho crece

Según supo Nota Clave, ese reparto ya se realizó este viernes 29 de marzo, y fue un buen reparto, digamos que generoso. En general, los repartos deben realizarse cada tres meses. Y Sgacedom, que anda con números rojos desde hace algunos meses, de pronto, realiza una repartición absolutamente inusual.

¿A que se debe esto? Vaya Ud. a saber, porque los gastos fijos de empleomanía en Sgacedom, eran de 901,000 pesos y Félix Mirabal ha llevado esos gastos, quizás impelido por la necesidad, a la friolera de RD$1,400,000 mensuales, lo que significa medio millón más de gastos al mes, equivalentes a seis millones de pesos al año.

Esto lacera las finanzas de la institución de manera profunda. Pero el viernes se hizo esa repartición de dinero entre los socios, aunque ese dinero no pudo haber salido de la cuenta de Reparto, sino de otra cuenta, seguramente la de Espectáculos, cuya recaudación va dirigida a las sociedades madres de los numerosos espectáculos que se han realizado en el país en estos seis meses, como por ejemplo el Golden tour de Romeo, El Dorado tour de Shakira, Lo niego todo de Joaquín Sabina, Circo Soledad de Ricardo Arjona, Love and Dance World tour de Luis Fonsi, Una vida tour de Ednita Nazario, entre otros. La ley establece el 7% de lo recaudado por taquillas, esta cifra siempre es por debajo y se negocia.

Pero, si en vez del pagar a la sociedad madre a la que pertenecen esos artistas, se toma ese dinero para repartirlo nacionalmente entre los compositores criollos, se genera una deuda que caiga en barrena, y esto puede llevar a que la CISAC cancele el IPI (o código internacional para representar sociedades).

Actualmente, en Sgacedom, corre una auditoría. Y para quienes la realizan debe ser fácil establecer la verdad. Porque si la sociedad opera en rojo durante varios meses, e incluso hay algunas provincias que no están casi tributando, ¿de qué manera va a tener un superávit que permita pagar de manera generosa ese reparto que se acaba de hacer el viernes?

¿No será acaso que ese reparto quiere tener un efecto mediático para dar la falsa imagen de que la sociedad anda bien?

Esperamos tu comentario