Alvaro Arvelo y Rafael Solano (Composición fotográfica Notaclave.com)

SD. Los rumores de que el tema Por Amor no era de Rafael Solano nacieron poco después de que la canción ganara el festival de la Canción Dominicana, en el mismo año 1969. Tanto es así, que el propio Manuel Troncoso a los pocos meses envió una carta a un importante medio de la época refiriéndose al tema.

El fenecido compositor y abogado Manuel Troncoso hoy sigue siendo el centro de la disputa que enfrenta al compositor Rafael Solano y al periodista Álvaro Arvelo Hijo, debido a que éste último ha dicho en más de una ocasión que la antológica pieza Por Amor, es de la autoría de Troncoso y no de Solano.

Un gran amigo me escribió un mensaje: «Eso no pasará de ahí. Alvarito en cualquier momento se retracta, elogia a Rafael Solano, y ahí termina el show. Ya lo verás que será eso lo que al final ocurrirá en los tribunales».

Tengo entendido que la parte acusatoria cuenta con varias pruebas irrefutables de la autoría de Solano. Habría que ver cuáles son las pruebas de la defensa. Que no bastarían con haber oído hablar de esto o aquello, sino con una carta de puño y letra de Troncoso donde se desmienta a sí mismo de la carta publicada el 1 de mayo del 1969.

Prueba irrefutable es por ejemplo, que quien se encargaba de inscribir las obras de Rafael Solano en la Peer International era justamente su abogado e íntimo amigo… Manuel Troncoso. Como consta en la siguiente instantánea, donde éste rubrica en calidad de testigo.

Para inscribir las obras había que viajar fuera del país, pues en República Dominicana, por aquel entonces no habían oficinas de la Peer International. Y el encargado de hacerlas era el propio Troncoso, pues él era quien tenía los contactos y tenía el know how. Si era él quien hacía esta labor de registro, donde firmaba en calidad de testigo, ¿era lógico que inscribiera Por Amor como de Rafael Solano, si hubiese sido de él? ¿Era lógico que firmara como testigo una obra que hubiese sido propia?

La carta fechada el 16 de abril de 1969 por el propio Manuel Troncoso responde al periodista de espectáculos Arnulfo Soto (Miñín), de Radio Universal, sobre la controversia, y lo hace de una manera tan decente como prístina.

«16 de abril de 1969.

Señor Arnulfo Soto, Radio Universal, Ciudad.

Querido Miñín:

Correspondiendo al llamado que tú me formularas en el espacio que cubrió tu excelente programa en el mediodía de ayer, me complace dejar formal constancia mediante esta carta, a la que te ruego darle la publicidad que creas más oportuna, que tanto los versos como la melodía de la canción titulada «Por amor» son totalmente inspiraci[on de nuestro fraternal amigo Rafael Solano.

Tal vez hayas tenido razón al extrañarte que yo a esta fecha no le haya dado un mentís a los rumores que desde hace meses han venido circulando, en el sentido de que la letra de la citada canción fue escrita por mí.

Sin embargo, debo confesarte que no lo hice antes porque mi tiempo lo dedico en su mayoría a mi ejercicio profesional, que es de lo que dependen los míos y yo, y el poco que me queda no me gusta dedicarlo a alimentar ningún género de publicidad negativa ni a debatir en la prensa, en cualquiera de sus formas, temas que tienen una importancia muy relativa para mí.

Además, me resultaba como me resulta ahora sencillamente absurdo que fuera yo, un simple aficionado en materia de música como en otros órdenes más, quien tuviera que confirmar la capacidad y el talento de Rafael, reconocido hoy por hoy en todo el ámbito internacional como el magnífico compositor e instrumentista que es.

Quiero hacer provecho de esta ocasión que exoneres de culpa a todos aquellos que por atribuirme la paternidad de la letra de Por Amor, en una forma u otra hayan podido contribuir a crear esta infortunada confusión, en la que, como bien dijiste en tu programa, se pone en tela de juicio el prestigio profesional de Rafael y la honestidad del jurado que rindió la última palabra en el Festival de la Canción Dominicana, ya que estas personas, sin duda alguna, lo que han pretendido, de la mejor buena fe y en nombre del afecto, es reivindicar un derecho en favor de un amigo como justamente estamos tú y yo haciendo en esta ocasión.

Afectuosamente,

Manuel A. Troncoso»

Hasta ahí la carta publicada en la columna Artes y Espectáculos de Miguel A. Hernández, en la página 7 de El Nacional, el 1ro de mayo de 1969. Dentro de dos meses hará de eso 50 años. 

 

No obstante, y para subsanar todo tipo de dudas, lo recomendable sería hacer lo que se hace en estos casos. Lo que es la práctica internacional para dirimir casos de derechos autorales.

Insisto en que una comisión de expertos musicólogos internacional serían quienes deberían emitir una evaluación acerca de la autoría de la obra, comparando estilo de otros temas del autor, así como otros autores de la época incluyendo a Manuel Troncoso.

Que la verdad sea dicha para siempre. ¡¡¡No más palabras, Magistrado!!!

Esperamos tu comentario