Luisanna Grullón (Captura de pantalla)

SD Luisanna Grullón, de Divas by Jimenez, demostró sus extraordinarias dotes para el canto en un concierto ofrecido la noche de este jueves en el espacio Como en Casa by Cavada.

Conocida por su presencia en la última camada de Las Chicas del Can, luego estuvo tratando de salir adelante en solitario, y ahora es parte de Divas by Jiménez, donde se le ve cantar merengue a ese tempo imbailable de la excelente agrupación. Pero allí, lamentablemente, no se le puede apreciar en su justa dimensión.

Así que ha sido Como en Casa by Cavada, donde Luisanna ha demostrado sus gustos, sus capacidades y sus posibilidades.

Lamentablemente pude llegar a verla en el último tramo. Porque había comenzado cantando A tan solo una hora, una canción que pertenece al repertorio de Gabriel.

Siguiendo con Alguien de Kany García y Cama vacía, de La Insuperable, para elevarse hasta Disfruto de Carla Morrison, como quien va del azafrán al lirio.

Ya en la coda hizo Carmesí, de Vicente García. Y para rematar, de Tite Curet Alonso, el clásico del repertorio de La Lupe Qué te pedí, preámbulo de Cómo quieres que te quiera, de Rosario Flores.

Alguien del equipo de Como en casa cumplió años, así que ella le dedicó un Happy Birthday to you.

Tueska y Luisanna (Captura de pantalla)

Y cerró con un popurrí al que invitó a Tueska, su amiga y confidente. Juntas hicieron Sin pijama, de la inefable Natty Natasha, grabado con Becky G. y No me acuerdo de la misma Patty Natasha pero que fuera grabado originalmente con Thalía.

Hasta ahí las clases.

Luc Days es el culpable de la arquitectura musical con esa banda excelente de jóvenes músicos, que van del jazz, el bossa nova, el bolero, al trap o lo que haga falta sin inmutarse y gozándoselo.

Pudiera decirse que las joyas del concierto fueron Disfruto, Carmesí y Qué te pedí, siendo este último el tema mejor logrado por la colocación de la voz, el amplio registro demostrado, la seguridad en los sostenidos, y la forma de interpretar, haciéndolo suyo, más allá de la tradicional versión de La Lupe.

El repertorio de Luisanna es hirsuto, da para pensar el hecho de que se inclina más, con ese vozarrón de que es dueña, hacia temas muy actuales que no se caracterizan precisamente por demandar voces como la de ella. Luisanna es una mujer joven, claro está, pero sus capacidades son tales que parece un desperdicio. Ojalá que para el año próximo se organice un concierto con canciones de valía, esas que pertenecen a todos los tiempos, donde un público más exigente y formado pueda deleitarse con su calidez y su calidad.

Esperamos tu comentario