Todo extremo es contagiosamente terrible e inadmisible. Tanto la hipersensibilidad de una parte como el macartismo de la otra. La Política de la Cancelación en Estados Unidos ofrece al mundo ejemplos de una bajeza moral terrible, como si del medioevo y las hogueras de la Iglesia por herejía se trataran.

Nadie en su buen juicio puede estar de acuerdo con el asesinato de personas de raza negra, ni de ninguna raza.

Siete tiros por la espalda a alguien no tienen justificación, ni uno, ni dos, ni herido grave ni muerto. Los gatillos alegres andan envalentonados, como si se trataran de pasajes de una película rodada en Moab Utah o Kanab. También andan hordas delincuenciales quemando negocios y atacando personas desvalidas por las calles… solo por ser blancos.

El tema del racismo en Estados Unidos no es nuevo, ni se resuelve con la Política de Cancelación, porque su rebote será peor. Siempre hay que tener en cuenta la ley física de la pendulación.

No se puede estar de acuerdo con las lapidaciones que están ocurriendo ante la más leve sospecha de no andar por los muy exigente carriles de lo políticamente correcto. Esta lapidación me recuerda el caso del hijo del escritor soviético Andrei Platonov, que escribió una cuarteta humorística en el mural de la clase, y a alguien le pareció que podía ser una alucinó a Stalin. El joven estudiante de secundaria fue enviado junto a su padre a Siberia, a los campos de trabajo forzado soviéticos, a uno de los campamentos del Gulag, como resultado a los seis meses el muchacho murió de pulmonía. Al cabo de los años su padre, el mejor escritor soviético que existía, fue ‘recompensado’ y colocado como guachimán ( guarda de portería) de la Unión de Escritores Soviéticos.

Que sí, que los extremos se dan la mano.

Ahora acaba de ocurrir otro hecho de lapidación moral, esta vez contra un académico norteamericano de la comunicación, debido a la hipersensibilidad racial. Así lo describe un intercambio de correos electrónicos sobre los acontecimientos ocurridos en la University of Southern California (USC), justamente en la Marshall School of Business.

«Estimado curso de MBA a tiempo completo de 2021:

Gracias por su interés y participación en la situación actual relacionada con la Clase de 2022 y su experiencia GSBA-542. Este asunto es de gran importancia para todos nosotros. En consecuencia, quiero informarles de la acción que estamos tomando. Esta acción se describe en el correo electrónico adjunto * que se acaba de enviar a todos los estudiantes de la promoción 2022.

Sinceramente,

Geoff Garrett
Decano

[* ver el siguiente elemento a continuación]

———

El jueves pasado en sus clases de GSBA-542, el profesor Greg Patton repitió varias veces una palabra china que suena muy similar a un vil insulto racial en inglés. Es comprensible que esto haya causado un gran dolor y malestar entre los estudiantes, y lo lamento profundamente. Es simplemente inaceptable que los profesores usen palabras en clase que puedan marginar, herir y dañar la seguridad psicológica de nuestros estudiantes. Debemos y lo haremos mejor.

La profesora Marion Philadelphia, presidenta del Departamento de Comunicaciones Comerciales, se hará cargo de la enseñanza del resto de GSBA-542, a partir de mañana martes 25 de agosto.

Durante las próximas semanas y meses, no tengo mayor prioridad que trabajar con la vicedecana Sharoni Little, la vicedecana Suh-Pyng Ku y los demás miembros del equipo de liderazgo de Marshall para identificar y corregir prejuicios, microagresiones, desigualdades y todas las formas de racismo asociado con la identidad de cualquier persona en nuestra escuela. Cada uno de nosotros debe crecer y aprender siempre a relacionarnos respetuosamente con los demás mientras fomentamos y ejemplificamos el conocimiento y las habilidades necesarias para liderar y dar forma a nuestro mundo diverso y global, como el coraje, la empatía, la compasión, la defensa, la colaboración y la integridad.

Me entristece profundamente este episodio inquietante que ha causado tanta angustia y trauma. Lo que sucedió no se puede deshacer. Pero sepa que Sharoni, Suh-Pyng y yo, junto con todo el equipo del Programa de MBA a tiempo completo, estamos aquí para apoyar a cada uno de ustedes. Agradecemos la oportunidad de tener conversaciones con cualquiera de ustedes individualmente.

Sinceramente,

Geoff Garrett
Decano

———

Sr. Patton,

Soy un estudiante de su clase de comunicación en el trimestre 1 del año pasado. Recibí un correo electrónico del decano con respecto a su retiro de la clase de comunicación de enseñanza debido a su uso de la palabra 那个 (nà ge) en chino como parte de un ejemplo de comunicación. Estoy disgustado con la respuesta de la administración y su falta de apoyo de un colega que no hizo nada malo. Si los estudiantes intentan interpretar mal la palabra como un insulto racial y afirman que su «salud mental se ha visto afectada», que así sea. Por favor, sepa que hay muchas personas que lo apoyan y están hartas de este entorno hipersensible, parecido al macartismo, que se está fomentando en todo el país «.

xxxxx

Aquí hay un video, con transcripción, del profesor Patton pronunciando el equivalente en mandarín de «eso, eso, eso …» como una partícula de pausa:

Gramaticalmente, «nèige 那个» comienza como demostrativo, pero con frecuencia se atenúa para convertirse en una partícula de pausa o una palabra de relleno. A menudo se pronuncia muchas veces seguidas, por lo tanto, «nèige nèige nèige …», y las personas que tienen tendencia a tartamudear pueden quedarse atascadas en él durante un tiempo vergonzosamente largo. Incluso las personas que en realidad no son tartamudos pueden tener una adicción excesiva a tales palabras. También se puede decir «zhèige zhèige zhèige … 这个 这个 这个 … (esto esto esto …)». Incluso he escuchado a gente decir «zhèige zhèige zhèige…… nèige nèige nèige…» y viceversa.

A un pariente cercano mío chino le gustaba llenar su discurso con una verborrea vacía como esta: «Zhèige rén zěnme nàme nèige? 这个 人 怎么 那么 那个? (¿Cómo puede esta persona ser tan [así]?)», Aunque dibujaba emitir esas frases y pronunciarlas de tal manera, llena de insinuaciones e insinuaciones, que uno podría sospechar que en realidad estaba diciendo algo de gran importancia. También le gustaba decir «zhèige zhèige zhèige …» y «… nèige nèige nèige …» – «esto esto esto» y «eso eso aquello».»

«That, that, that…», part 2

Los ejemplos que está dando Estados Unidos a las nuevas generaciones de sus ciudadanos y sobre todo al resto del mundo, son peligrosos. Una cosa es estar contra el racismo asqueroso y otra contra la tontería. El caso expuesto es un caso de tontería tan insoportable como arbitraria, donde quienes deberían ser reeducados son los que se hayan sentido lastimados, y sobretodo el rector.

Definitivamente, vivimos el mundo de la antiutopía. Bienvenidos a Religión en la Granja y 1984, de Orwell, al Chevengur, de Andrei Platonov, al Nosotros de Evgueni Zamiatin… Todo esto ya estaba escrito. Falta más.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here