El Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020 a los compositores John Williams y Ennio Morricone, no hace otra cosa que reconocer no solo la importancia de ambos en la historia del cine, sino remarcar la importancia que tiene la música como arte dentro de una obra cinematográfica.

Desde el cine mudo, acompañando el silencio que emitía la pantalla y los letreros, con un piano vertical en la sala, hasta la más reciente de las películas está presenta, de una o de otra forma la música. Aunque sea en los créditos. O en un segundo plano, desde un radio casero o de un auto, o alguien que pasa silbando. La música es al cine, casi como la luz.

Las bandas sonoras de los filmes pueden contener música de distintas maneras: música creada especialmente para la obra, que es lo que han hecho Williams y Morricone, de manera ejemplar.

También está el uso de la música clásica incorporada a las imágenes, como investigación musical y en forma de film ópera.

Asimismo música clásica (o incluso la música popular) preexistente para «ilustrar» la obra cinematográfica, como por ejemplo fragmentos etiquetados previamente y de manera automática para determinadas escenas. Por ejemplo: para una escena bucólica en una noche de luna… la primera frase de la Sonata para piano n.º 14 en do sostenido menor «Quasi una fantasia», Op. 27, n.º 2, más conocida como Claro de luna, compuesta por Beethoven en 1801.

O la Claro de Luna de Claude Debussy que ha sido usada en decenas de películas, series de televisión, comerciales, muñequitos. Un buen ejemplo es la interpretación de la London Simphony Orchestra, conducida por Stanley Black.

Claude Debussy fue considerado el creador de la música moderna y máximo representante del llamado impresionismo musical. En 1890 compuso la Suite bergamasque, que es una suite para piano en varios movimientos, compuesta por las piezas: Prélude, Minuet, Clair de lune y Passepied. Y de aquí es de donde sale su famosa pieza ‘Claro de luna’, que ha sido utilizada en numerosas películas, comerciales, etc.

La pieza fue utilizada por primera vez (según IMDB) en el filme Límite (1931), del brasileño Mario Peixoto; fue usada muchas veces más, incluyendo Nijinski (1980), dirigida por Hebert Ross; así como en la significativa película georgiana Arrepentimiento (1984), de Tumbad Abuladze, que tan importante rol jugó previo a la perestroika y la glásnost de la desaparecida Unión Soviètica. En Un loco suelto en Hollywood (1986) una comedia de Paul Mazursky con Nick Nolte. También en Siete años en el Tibet (1997), con Brad Pitt, donde suena a modo de cajita de música. En Dog Soldiers (2002), película de terror británica escrita y dirigida por Neil Marshall. Fue usada también en una de las escenas claves de Man on fire (2004), dirigida por Tony Scott y protagonizada por Denzel Washington y Dakota Fanning, aquella del intento de suicidio.

Claro de luna, de Debussy, forma parte igualmente de Eclipse (2010), perteneciente a la saga de películas de Crepúsculo; del filme Ocean’s Eleven o La gran estafa (2001), y en Ocean’s Thirteen o La nueva gran estafa (2007), ambas de Steven Sodenberg. Como es de suponer ha aparecido en Los Simpsons, y en series como Raymond (1998), True Blood (2008), Phineas y Ferb (2013), The God Wife (2013), Hannibal (2013), y The Blacklist (2016), entre muchas más.

Para la escena de una carga a caballo, o de una escena victoriosa, llena de grandilocuencia, nada como los primeros compases de la Obertura de la ópera Guillermo Tell, de Rosini, de 1829. El fragmento ha sido utilizado también en cortometrajes, series de televisión y hasta en los cómics.

En el western spaghetti de 1981 La Leyenda del Llanero Solitario, cuando por primera vez aparece el personaje asumido por Klinton Spilsbury, nombrado John Reid convertido ya en el Llanero solitario, que se pone de pie de la tumba de su viejo amigo comanche, se escuchan los primeros compases de la Obertura de Guillermo Tell. Ocurre en el minuto 55 del filme. Los niños que la vieron entonces todavía lo recuerdan.

A continuación se puede escuchar en el Concierto Voces para la Paz (2010), en el Auditorio Nacional de Música, con una orquesta sinfónica dirigida por el maestro Miguel Roa.

Ah, pero si se trata de una tormenta, el viento aullando, el agua soplando duro, nada como la segunda parte de esa misma Obertura de Guillermo Tell, esta vez en la versión de la Filarmónica de Berlín bajo al dirección de Hebert Von Karajan, sobre todo a partir del minuto 3:48 cuando comienza el crescendo.

De Rossini se ha utilizado en el cine, la televisión y audiovisuales más diversos, mucha otra música, como por ejemplo de El Barbero de Sevilla, Tarantella Napolitana, la Obertura de La Gazza Ladra.

Los premiados con el Princesa de Asturias 2020

A los 88 años de edad John Williams es sin dudas uno de los compositores más significativo que ha tenido el arte cinematográfico. Nominado a los premios Oscar en 52 ocasiones y ganador de 5 estatuillas, es imposible concebir la historia del cine sin su música. Se pudiera decir que si existe un músico nativo de la musica de cine, ese ha sido John Williams.

En 1959 compuso la primera música para un filme, se trata de aquella maravillosa comedia de Bylly Wilder, Con faldas y a lo loco, protagonizada por Marilyn Monroe, Tony Curtis y Jack Lemmon. Su primera nominación al Oscar fue por Valley of the Dolls (El valle de las muñecas), un drama de 1967 dirigida por Mark Robson y protagonizada por Barbara Parkins, Patty Duke y Sharon Tate. La primera estatuilla la obtuvo en 1971 por la música compuesta ara el filme El violinista en el tejado, dirigida por Norman Jewison.

Por solo mencionar algunas de las decenas de obras hechas para cine, baste mencionar al azar la comedia Una yanqui en el harén (1965), de J. Lee Thompson, con Shirley MacLaine, Peter Ustinov y Richard Crenna; Un largo adiós (1973), de Robert Altman; el Supermán (1978) de Richard Donner con Christopher Reeve en el protagónico; Tiburón (1975) de Steven Spielberg, a partir de cuyo momento, excepto en tres filmes, no dejó de trabajar con el director (Indiana Jones, E.T, El imperio del sol, Parque Jurásico, Salvando al soldado Ryan, La lista de Schindler, Munich,), pero sobre todo ha sido el creador de todo el universo musical de La Guerra de las Galaxias, la saga creada por George Lucas, para la cual compuso una estructura conformada por motivos de personajes únicos, cuyas creaciones constituyen un vademécum de estudio de quienes quieran hacer música para cine.

Por su parte Ennio Morricone con 91 años de edad, inicialmente trompetista, se involucró en la creación de música para cine en 1960 (según IMDB) con el filme Muerte de un amigo, de Franco Rossi, y tras componer para 14 filmes en solo cuatro años, tocó la tecla necesaria con Por un puñado de dólares (1964) dirigida con Sergio Leone y protagonizada por Clint Eastwood y Gian María Volonté, convirtiéndose en el creador de la música por excelencia del western spaghetti de la mano del director Sergio Leone. También dentro de ese subgénero creó la música de Una pistola para Ringo, de Duccio Tessari, considerada una película clave. También hizo la música de Pajaritos y pajarracos (1966), de Pier Paolo Passolinni, de La batalla de Argel (1966), de Gillo Pontecorvo, de La Biblia (1966) de John Huston; de El bueno, el feo y el malo (1966) de Sergio Leone, con Clint Eastwood; de Teorema (1968) de Pier Paolo Passolini; del drama Quemada, de Gillo Pontecorvo (1969); La tienda roja (URSS, 1969), dirigida por Mijail Kalatózov; del docudrama Sacco y Vanzetti (1971), del director Giuliano Montaldo y del largo Maddalena (1971), una coproducción entre Italia y Yugoslavia, dirigida por el polaco Jerzy Kawalerowicz y el largo Los cuentos de Canterbury (1972), dirigida también por Passolini, así como su Las mil y una noches (1974) y Saló o los 120 días de Sodoma (1975).

Morricone es dueño de la música de más de 500 largos de ficción, documentales, cortos, obras para la televisión, eventos, etc. La música del filme Novecento (1976) de Bernardo Bertolucci, protagonizada por Robert de Niro y Gerard Depardieu, es suya; como lo es la de Exorcista II: el hereje y Orca, la ballena asesina, ambas de 1977. La década del 80 la inicia con El profesional (1981), del francés George Lautner, con Jean Paul Belmondo. Igualmente escribió la música de La cosa (1982), la famosa película de terror dirigida por John Carpenter; y de Érase una vez en América (1984), de Sergio Leone, con Robert de Niro.

En 1986 compuso la banda de filme La misión, de Roland Joffé, con Robert de Niro y Jeremy Irons, que le  ganó una nominación al Oscar, música considerada una obra maestra, por demás.

En 1987 compuso la música de Los intocables, de Brian de Palma, con Kevin Costner.En 1988 Roman Polansky lo buscó para la banda sonora de Frenético, con Harrison Ford. ese mismo año compuso la música de la muy recordada Cinema Paradiso, de Giuseppe Tornatore. Allí compartió créditos con su hijo Andrea Morricone quien compuso el tema de amor. En 1990 hace Hamlet, dirigida por Franco Zeffirelli. Tres años después compone la música de En la línea de fuego, dirigida por Wolfgang Petersen con Clint Eastwood, John Malcovich y Rene Russo. También compone la música de U Turn (1997), de Oliver Stone, con Sean Penn, Jennifer Lopez, Nick Nolte y Joaquin Phoenix.

La inacabable lista de películas en las que ha puesto su música Ennio Morricone incluye en el año 2000 Mision a Marte, de Bryan de Palma; la española La Luz prodigiosa (2003), de Miguel Hermoso, con Nino Manfredi; Guardianes del cielo (2004), de Luciano Odorisio; la película húngara Sin destino (2005), de Lajos Koltai; La desconocida (2006), dirigida por Giuseppe Tornatore y protagonizada por Kseniya Rappoport y Michele Placido. Del mismo modo Kill Bill I y II, de Quentin Tarantino (2003, 2004); con el mismo director Inglorious Bastards (2009) con Brad Pitt y Christoph Waltz; Django desencadenado (2012) y The Hateful Eight (2015), con Samuel L. Jackson, con la que el compositor italiano ganó su más reciente Oscar.

Su obra se caracteriza por su profusión y su versatilidad, siendo muy diversa en estilos y en géneros, asumiendo lo mismo un documental de tipo religioso dedicado al Papa que una comedia ligera, que una película de terror, que un wetsern spaghetti o un filme de ciencia ficción. Si bien ha sido llamado en varias ocasiones por Hollywood ha realizado la mayoría de su obra en Italia, muchas de cuyas obras no han gozado del tipo de distribución que ofrece la meca del cine.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here