Franklin Mirabal en el estadio (Fuente externa)

Aquella tarde, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Franklin Mirabal habría de recordar la mañana en que su padre lo llevó a conocer la pelota.

Nunca antes las gripes eran tan fuertes como en Macondo. Salido de unas fiebres macondianas, me encuentro con que la Liga de Béisbol, a través de su presidente, don Vitelio Mejía, ha anunciado la suspensión por dos juegos y una multa de 25 mil pesos al narrador de los Tigres del Licey, quien ha apelado la sanción.

Dijo don Vitelio, que el coronel Mirabal había violado el numeral 2 del artículo 53 del reglamento de la Liga, que castiga a cualquier jugador, apoderado, entrenador, miembro del cuerpo técnico o persona relacionada a un equipo, que dentro o fuera del terreno de juego, que durante la temporada, emita algún comentario que afecte los intereses de la Liga o de cualquiera de sus equipos.

El coronel Franklin Mirabal había expresado en el programa “El Show del Mediodía” que los Toros del Este en la Final representan “Un colapso para el Béisbol”.

Fue Mirabal quien salvó la pelota nacional. La sacó del marasmo, de la mediocridad del sopor en que se encontraba, de la inercia con los estadios vacíos, y le insufló espíritu novedoso, alegría, frescura y creatividad al deporte nacional. Le devolvió el público a los estadios. Y eso, la Liga no solo no lo ha reconocido, sino que ahora busca la manera de sancionarlo, de castigarlo.

Pero lo mas grave de todo: la Liga se convierte en un organismo censor de la peor calaña, rancio y fatal. Ningún periodista que se respete puede estar de acuerdo con una sanción semejante, debido a que trata de censurar la libre expresión, lo cual es una violación constitucional. Porque opinar es un derecho humano inalienable.

La suya fue una opinión, tal vez errada. No es de eso que se trata. Pero además se trata de un periodista de reconocida solvencia profesional dentro del periodismo deportivo.

Lo mejor que podría pasar es que el público abucheara la Liga al comienzo de cada evento deportivo, hasta que se retracten.

Por el camino de la censura se llega rapidito a las dictaduras. ¿Será don Vitelio un pichón de dictador en Macondo?

La Liga ¿ejecutó? a Franklin Mirabal… Pero creo que el tiro les podría salir por la culata.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here