Walter Kolm en su oficina (Fuente Externa)

SD. La música latina ha recobrado bríos en el mercado internacional del entretenimiento, gracias a éxitos como Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, gracias al impacto de la bachata, y a la innegable incidencia de la música urbana en fusiones casi siempre a través de los featurings, y a la aparición de nuevas estrellas como Bad Bunny, Ozuna y J Balvin.

Así más o menos lo refleja la revista Billboard en su edición impresa donde da a conocer cuáles son los líderes de la industria de la música latina, encabezada por un argentino con nombre para nada latino.

Así, el empresario Walter Kolm lidera la lista anual de influencias de género de Billboard. Con 50 años de edad, Walter Kolm, presidente y fundador de WK Entertainment, salió corriendo en el 2011 de su puesto de presidente de Universal Music Latino, en un momento en que la industria se estaba debilitando. Dos años después fundó su empresa dedicada al manejo de artistas y diseñó el regreso del colombiano Carlos Vives, quien, tras 10 años de sequía, regresó a la cima.

Según Billboard en la actualidad, WKE es la mayor empresa de servicios de administración y manejo de artistas con sede en los Estados Unidos dedicada a los eventos latinos, con una lista que incluye a estrellas contemporáneas como Wisin, que obtuvo cuatro de las 10 mejores canciones en la lista de canciones latinas populares de Billboard el año pasado; Maluma, cuyo álbum F.A.M.E. ha registrado 319 millones de transmisiones de audio de sus pistas, a solicitud; así como la banda latina CNCO; Silvestre Dangond; y el ya mencionado Carlos Vives.

Kolm, un argentino con estilo que es conocido como un diplomático inteligente y un negociador despiadado, describe a su empresa como un «servicio 360» optimizado para la era de la transmisión que «proporciona A&R, marketing y oportunidades comerciales, desde espectáculos en vivo hasta patrocinios».

Kolm, que cuenta con una plantilla de 20 empleados a tiempo completo, muchos de ellos ex ejecutivos de sellos disqueros, dijo a Billboard que WKE finalizará en 2018 con un aumento del 40% en los ingresos brutos en comparación con 2017, gracias en gran parte a las giras, que es la principal fuente de ingresos para la firma y sus artistas. En 2018, por ejemplo, la primera gira de Maluma por los Estados Unidos recaudó más de $15 millones de dólares. En diciembre, después de una pausa de cinco años, el dúo de reggaetón Wisin & Yandel iniciará una gira de reunión con ocho fechas en el Coliseo de Puerto Rico en San Juan, y en 2019, CNCO, cuyo segundo LP ha generado 219 millones de transmisiones, lanza su primera gira por Estados Unidos.

La televisión y los acuerdos de marca también han resultado lucrativos. Wisin y Carlos Vives han servido como jueces en el concurso musical de televisión La Voz (la versión en español de The Voice) en varios países y volverán a asumir sus roles cuando se estrene una versión estadounidense en 2019. Vives y Maluma también tienen acuerdos con Pepsi y Coca-Cola, respectivamente.

Todos los artistas de Kolm están firmados con Sony porque, dice, «Afo [Verde] tiene la mejor A&R de la industria», aunque agrega que sus años en Universal también fueron valiosos, «especialmente en cuanto a cómo trabajar juntos con un sello, de modo que uno más uno es igual a 10».

El recurso del método

Parafraseando a Descartes y sus cuatro puntos de la razón en su Discurso del método, que inicia con «no admitir jamás cosa alguna como verdadero sin haber conocido con evidencia que así era», el comité de selección de Billboard integrado por editores y reporteros de la revista como Justino Águila, Trevor Anderson, Pamela Bustios, Tatiana Cirisano, Griselda Flores, Adrienne Gaffney, Jenn Haltman, Lyndsey Havens, Taylor Mims, Gary Suarez, Desire Thompson, Andrew Unterberger, Christine Werthman y Xander Zellne, evaluó una variedad de factores para determinar la lista de Latin Power de 2018.

La lista incluye, entre otros, los rankings de Top Artists y Top Tours de 2018 de Billboard; nominaciones de pares, colegas y superiores; impacto en el comportamiento del consumidor medido por gráfico, ventas y rendimiento de transmisión, impresiones en redes sociales y audiencias de radio / TV alcanzadas utilizando los últimos datos disponibles a partir del 18 de octubre. La trayectoria profesional y el impacto en la industria, especialmente en el mercado latinoamericano.

Cuando están disponibles, se consideran los resultados financieros. Cuando fue necesario, se consultó la participación de mercado del sello discográfico de los EE. UU. Utilizando la participación de mercado actual de Nielsen Music para el álbum más el equivalente de pista y unidades de consumo de álbum equivalentes a la transmisión y las 10 mejores clasificaciones trimestrales de Billboard.

A menos que se indique lo contrario, Billboard Boxscore y Nielsen Music son las fuentes de los ingresos brutos de la gira y los datos de ventas / transmisión, respectivamente. Nielsen también es la fuente de las métricas de audiencia de radio. A menos que se indique lo contrario, las cifras de transmisión de álbumes citadas representan totales colectivos de audio a pedido de los EE. UU. Para las pistas de un álbum, y las cifras de transmisión de canciones / artistas representan totales de audio y video a pedido de los EE. UU.

¿Por qué ningún dominicano?

Llama la atención cómo en la extensa lista de Billboard que incluye sellos disqueros, Managment, empresarios multisectoriales, agencias, música en vivo, Publishing, digital streaming, asociaciones profesionales y empresarios de medios, no aparezca ni un dominicano.

El país ha emergido durante las dos últimas décadas como un mercado atractivo para la industria, si bien no en ventas de discos (que ya no se venden), si debe haber subido las ventas en streaming. Eso por una parte. Y por otra, y quizás la más importante, como una plaza que paga bastante aceptablemente las giras de las grandes estrellas, a pesar de que en el último lustro ha caído drásticamente la política de patrocinios de las grandes marcas que ayudaron a levantar el mercado.

Empresarios de larga data, como César Suárez Pizano y Luis Medrano y otros jóvenes de gran empuje, como Saymon Díaz, Gamal Haché, Cesar Suárez Jr., Pedro García y Pablo Pou han asumido giras de primer nivel, no solamente de artistas latinos, sino de súper estrellas mundiales. Y algunos, como es el caso de Saymon han proyectado su labor más allá del país, con empresas en Centroamérica o asumiendo las giras internacionales de artistas como Romeo.

¿Dónde está probablemente la razón de la no inclusión de algunos de los dominicanos que merecerían estar en una lista donde figuran empresarios o productores de Puerto Rico, México, España, etc, incluso algunos hasta con menos resultados? En la transparencia.

No hay modo que uno pueda saber cuánto cobra de caché o cuántos se le paga a este o aquel. Cuánto cuesta una puesta en escena de una superproducción o cuáles fueron los verdaderos números de este o aquel concierto. Cuánto se pagó a los proveedores, cuánto se aportó al fisco, cuántos fueron los beneficios. Algo que en otros países es absolutamente transparente. Y eso sí cuenta ante la industria.

Esperamos tu comentario