El agradecimiento al público, la orquesta, Pavel y sus invitados (Foto servida)

Cuando Ariel Núñez cantó Alma mía, de María Greever, y repopularizada por Natalia Lafourcade, supe que habíamos llegado a la almendra del concierto Bing Band Nuñez Oratoria Mode. El joven cantautor no se podía creer que fuera él a quien habían coreado cuando cantaba Es amor, un tema propio, acompañado con la orquesta entera, donde no faltaron el set de cuerdas de la sinfónica, y los metales de la Big Band conformada por varios de los mejores músicos de cada instrumento en particular en República Dominicana.

Pavel y su hijo Ariel, juntos en escena (Foto: NC)

Un concierto así se trabaja con tiempo y se degusta como un vino de colección. La noche del sábado Pavel Núñez demostró que la madurez, el buen gusto, la calidad y el respeto van de la mano.

El teatro la Fiesta del Hotel Jaragua estaba lleno de fans de Pavel, quien arrancó con Mil primaveras. Después habló «Al corazón con cicatrices que han de sanar con aplausos. A la guerra interna de cada uno de ustedes que busca La Paz en cada canción, a todos les recuerdo que Platón dijo que solo los muertos han visto el fin de la guerra». Y puso sobre la mesa Agonizando,la más exitosa de sus canciones del anterior disco.

Pocas canciones estuvieron arregladas de manera que las cuerdas tuvieran mayor protagonismo, o realizaran diálogos interesantes con los metales. Dime si lo ves fue quizás de los mejores arreglos, con excelentes cuerdas contrapunteando con guitarras eléctricas. Y detrás Pavel cantó Sin ti es mejor, puede que la más sentida de aquella clarinada del desamor.

Carlos Luis y Pavel

El primer invitado fue su canchanchán de Grammys y del disco más reciente Carlos Luis, ese raro espécimen de trovador de las esencias, un hombre que parece salido de una escena del renacimiento, con quien hizo Sentimientos. Después, Pavel invitó al español Danny Royo con el que cantó Tengo, acompañados por la guitarra de Carlos Luis. El segmento terminó y Pavel regresó a la Big Band con su Santiago de frente, un tema que compuso de un tirón y que finaliza con la alegoría del son de Adalberto Alvarez A Bayamo en coche, que aqui fue versionado hace muchos años por Maridalia como A Santiago en Coche.

Dentro del público

Me desarmo fue el próximo número. De Oratoria incluyó Eres parte de todo. Y fue el momento de llamar a Obrien Luna, llegado desde Nueva York, con quien cantó Sigo aprendiendo a vivir. También hicieron juntos de él invitado Te me perdiste. Aquí el arreglo con las cuerdas se siente más sobre relieve.

Miguel Insunsa, Pavel y Ariel

Después que saliera muy aplaudido Ariel Núñez, antes de terminar invitó a escenario a Miguel Inzunza de México con quien hicieron él y su padre, acompañados de la Big Band, La ciudad sin ti. Solo Miguel Insunsa hizo con la Big Band De vez en Cuando.

Con BIlma Olivencia

De Santiago se trajo a Samuel Gonzalez para cantar la bachata Tu regreso. Otro mundo, es el titulo de una bachata que cantó Pavel, en esta el arreglo pudo tener más de sinfónico. Sustituyendo la voz de Milly Quezada, Bilma Olivencia, corista y Pavel cantaron a dúo Te quiero querer. El concierto terminó cerca de la 1:00 de la madrugada con la canción “Viene gente”.

“Big Band Núñez Oratoria Mode”, se presentará el próximo 29 de Noviembre en el Gran Teatro del Cibao.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here