Diseño de luces adecuado (Foto: Alfonso Quiñones)

Que Perales se está despidiendo. Y había que ir a verlo cantar por última vez.

Ocurrió en el Teatro la Fiesta del hotel Jaragua la noche del jueves y acontecerá la noche de este viernes 14 de febrero del 2020, Día de los Enamorados.

Todo comenzó como siempre, con la banda dando los primeros acordes, hasta que aparece el artista, que sale enseguida con pantalón oscuro y camisa negra, y el paso un poquito más cansino que la última vez. Ahora las canciones antiguas han recibido un lavado de cara, gracias al gusto renovador en los arreglos del hijo de José Luis Perales que ha sido el productor de su más reciente álbum, salido en el 2019, el año que terminó hace mes y medio, que incluye recopilatorio, Mirándote a los ojos, constituido por tres discos y el documental Algo nuevo que contarte.

Que canten los niños es su aporte a Aldeas infantiles (Foto: Alfonso Quiñones)

Hace menos de un mes -el 18 de enero- Perales ha cumplido 75 años. Antes dijo en una entrevista que ya es hora de irse a casa, aunque pretende seguir trabajando en lo que más disfruta probablemente: escribir canciones, crear.

El concierto comenzó con Un velero llamado Libertad, coreado y aplaudido, y claro, mezclado con nuevos colores. Siguió con Me llamas de 1979. «Y aquel vestido que nunca estrenaste lo estrenas hoy y sales a la calle buscando amor…» le canta el coro de mujeres al artista -tímido de gestos, sencillo de ansias-, en la víspera del Día del Amor.

El artista ha sido fiel a César Suarez Pizano. Oficio casi inexistente el de artista fiel. Un equipo que se ha ido reduciendo año tras año en el mundo, cuando la industria ha cambiado en sí misma y ha cambiado a los hombres.

La banda que le acompaña trae teclados, bajo, guitarra eléctrica, guitarra española, percusión menor, batería y maderas, en el talento de un músico todoterreno que toca saxo, clarinete, flauta y acordeón.

“Preguntaba cuánto tiempo hacía que no venía y hace tres años. He venido 16 o 17 veces. Me atrae la calidez de esta gente que me hace sentir tan bien”, ha sido la forma más sincera de saludar Perales.

«Que vale más una caricia que la esperanza lenta de algún beso», dice en Sí, una canción afirmativa y coreada. Aquí el arreglo va del clarinete a la guitarra clásica. Alguien le trajo un ramo de flores a sus pies. Los recogió, sonrió conmovido. Aplausos.

Canción de otoño, de 1982 fue muy coreada por el Teatro La Fiesta repleto. El del saxo hace colores con una flauta.

De 1986 regaló Yo también tuve 15 años. Y seguidito Cosas de Doña Asunción una canción de 1973, ahora revisitada con aires actualizables -flauta de por medio. Una canción también muy aplaudida.

Las cuerdas de la guitarra lo delatan: El amor, uno de sus himnos, tema lanzado en 1979, que el año pasado cumplió más de 40 años. Ahora entre flauta y unos bongóes que la arrastran hacia el bolero que después se rockea en el monólogo de la guitarra prima, producción de su hijo. Una de esas canciones que persisten en la nube de la permanencia.

«Bravo Perales, eres el mejor» le gritaba una doñita dos filas más atrás. «Bello, el más completo» le gritaba otra mujer en la zona del centro.

Perales se casó en los años 70 con Manuela Vargas con quien aún permanece y tienen dos hijos (Foto: Alfonso Quiñones)

Del álbum Para vosotros canto, de 1975, rescató Y tú te vas. Definitivamente, de las más coreadas. Ahora el todo terreno del saxo, clarinete y flauta ha tomado un acordeón que apunta un acento a bosque de norte español. El vals primer va rápido y luego se ralentiza para ir poco a poco tomando tempo. Acelerando la danza y por primera vez José Luis Perales va al fondo del escenario. Se pone de espalda y cuando se devuelve él mismo aplaude.

«Estoy pensando en buscar un coro generoso y me da la impresión de que lo acabo de encontrar aquí está noche», dijo el artista, natural de la localidad de Castejón, en Cuenca. Recuerda que también hizo canciones para otros artistas. Y contó la historia de la canción que escribió para Jeannette en la película Cría cuervos de Carlos Saura: Por qué te vas (1987). En determinado momento el pianista le apuntó la letra que iba. Y Perales sonrió cómplice. Aplausos y grititos.

«Nunca había yo escrito una canción a medias con otro artista», contó. Y presentó la que hizo con Miguel Bossé a cuatro manos: Creo en ti.

Como el sol que cree en cada amanecer
Como en mi evolución
Como el miedo en el valor
Creo en ti, mi estrella, creo en ti

Perales narra historias en sus canciones. Y fue justo lo que hizo con Le llamaban loca, que fuera grabada por Ana Belén; solo que el arreglo de ahora es rockeado.

«Eres único». «Eres el mejor», gritaban al hombre que además de hacer y cantar canciones, escribe novelas. Suyas son: La melodía del tiempo (Plaza & Janés, 2015) y La hija del alfarero (2017).

La banda salió del escenario y Perales tomó su guitarra para cantar una canción que le hizo a Raphael. «Escribí para él esta canción y la verdad, suena pobremente, pero es la que nació originalmente…» Y cantó: “Prefiero ser así, a ser lo que eres tú, un cuerpo que no tiene corazón un alma con el frio del cristal un paso por el tiempo sin dejar ninguna huella”.

Después del momento íntimo donde le gritaban ‘te amo, te amo». Perales reconoció que pasa el tiempo y las musas se niegan a aparecer. Y a veces sin esperarlo… Aquí comienza a sonar la flauta de por medio. Del álbum Amaneciendo en ti (1984) para cantar Melodía perdida.

Foto del escenario (Foto; Alfonso Quiñones)

Siguió con un tema de 1987 perteneciente al álbum Sueño de libertad, titulada Amada mía. Una canción que mejor no podía ser para el día antes del dia del amor. «Luna de media, noche y sol de mediodía…»

A esas alturas presentó a sus músicos., para cantar Gente maravillosa y Ella y él. No obvió Que canten los niños. Y cerró falsamente con Balada para una despedida. Regresó con Y como es él, su himno mas preciado, siguió con Te quiero, para rematar con una canción que la gente no domina: Me iré calladamente. Y se fue.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here